La manzana y el electron (por Luis Mazas)

Ante la pregunta sobre si una manzana es tan real como un electrón, la primera sensación que tengo es que la respuesta no es sencilla. Esto es porque, según creo, hay en esta pregunta una confusión entre ontología y epistemología, derivada del Realismo “Fuerte” en el que son lo mismo lo que podemos conocer y lo que existe. Primero tenemos que saber qué se entiende por la frase que afirma que “un objeto es real”. En el sentido que se le aplica en el Realismo Fuerte (y creo que éste es el que está en juego), es la existencia del objeto independientemente de la conciencia humana (o del observador). Si partimos de la presuposición metafísica de que tenemos dos mundos, el nouménico y el fenoménico, podemos afirmar que el mundo exterior existe, para Kant compuesto de objetos, y para el Budismo compuesto de procesos relacionados entre sí. Eso es porque ambos pensamientos son Realistas Ontológicos. Pero no son Realistas Epistemológicos, i.e. no piensan que podemos conocer el mundo tal cual es. Para Kant no se puede conocer las esencias de los objetos en sí (nóumenos); mientras que para el Budismo, no existen “objetos” con “esencias”. Sin embargo, ambos están de acuerdo en que nosotros nos movemos en el mundo de las apariencias, según Kant, fenoménico. Éste es el mundo que, de acuerdo a la Doctrina de las Dos Verdades del Budismo, tenemos que tomar en cuenta en el día a día. En él experimentamos objetos y de ellos podemos conocer sus propiedades, dentro de los límites de un marco que está dado, según Kant, por las estructuras funcionales de la intuición sensible y del entendimiento. En otras palabras, de los nóumenos sólo podemos conocer los “objetos” fenoménicos que nuestra capacidad sensorial y racional nos permite. El modo intersubjetivo más desarrollado por los seres humanos de conocer ese mundo fenoménico, a esta altura del siglo XXI, es la Ciencia Occidental. Su exponente paradigmático es la Física, asistida por la Matemática y la Lógica. Tanto la experimentación, la matemática y la lógica, son productos de la mente humana. Ni el orden ni el lenguaje matemático son partes del mundo nouménico. No existe una Naturaleza cuya esencia en sí está “escrita en el lenguaje de las matemáticas”. En resumen, según el Kantismo y el Budismo, el Realismo Ontológico, i.e. la existencia del mundo exterior a nuestra conciencia, se da a nivel nouménico, mientras que el Realismo Epistemológico, i.e. la forma que tenemos de conocer ese mundo y sus “objetos” componentes, sólo podemos realizarla a nivel fenoménico.

La manzana

Una manzana es uno de esos objetos fenoménicos. Cualquier persona adulta que viva en una región del mundo adonde llegan los frutos del manzano (y eso es una gran proporción de la población mundial de seres humanos – no hablaremos de los no humanos), reconoce un objeto tal. Todas las personas que han experimentado sus propiedades y que han sido educadas para nombrar a todos los objetos que tienen estas propiedades como “manzana”, al ver un objeto similar van a decir: “eso es una manzana”. Es un juicio de experiencia necesario y universal, diría Kant. Les han enseñado socialmente a nombrar eso que todos experimentan con el nombre de manzana.

Como se forma el fruto, es una respuesta que en nuestra sociedad occidental estamos acostumbrados a obtener de la Biología. En forma muy resumida: se fecunda la flor, se forma la semilla y alrededor de ella se desarrolla el fruto, que luego de madurar cae a tierra, se desintegra y sus componentes son absorbidos por la nueva semilla y/o se funden con la tierra o son digeridas por algún mamífero. Nosotros estamos acostumbrados a llamar a ese “objeto” transitorio “fruto” y, en especial, el del manzano, manzana. Es una parte de un proceso del que, en cierto momento, experimentamos ciertos atributos que toman una apariencia particular unitaria en forma de objeto, a la que le llamamos manzana. Es decir, en cierto punto en la línea del tiempo (tanto subjetivo como intersubjetivo), la vemos como un objeto aislado con sus propiedades: forma, color, sabor, consistencia, peso, etc. Detengámonos un instante a considerar el origen de todas esas propiedades: 1) Forma y Color. Es lo que experimentamos con la vista. 2) Sabor. Es lo que experimentamos con el gusto. 3) Consistencia y Peso. Con el tacto. Y el resto no nombrado, puede ser analizado de forma similar. Con el pasar del tiempo el proceso sigue avanzando hasta que desaparece esa apariencia, i.e. desaparecen esas propiedades. ¿Es que lo que compone la manzana (sea lo que sea) desapareció con ella? No; pasó a ser parte de otros “objetos” fenoménicos. Por otro lado, siguen habiendo en el mundo otros objetos fenoménicos con similares características que llamaremos manzanas, al igual que los primeros que vimos desde el día que nacimos y aprendimos a identificar con ese nombre. Y no sólo tienen las mismas características sino que esperamos que tengan el mismo comportamiento en el tiempo (¿inductivismo quizás?).

El electrón

No todo ser humano conoce qué es un electrón, eso es algo muy obvio. Mucha gente, sin embargo, habla de electrónica y de electricidad, y sabe que el llamado “electrón” tiene algo que ver con eso, pero no sabe cómo. Es que mucha más gente sabe lo que es una manzana que lo que es un electrón. Ese objeto llamado electrón, es muy conocido en ambientes científicos y tecnológicos, y también es un objeto fenoménico, al igual que la manzana. Es una parte de un proceso que está ocurriendo en la naturaleza y que en cierto tiempo, si se lo aísla y se lo hace interactuar en ciertos experimentos con otros objetos determinados, se pueden observar (directa o indirectamente) ciertas propiedades que se le atribuyen a él por las teorías científicas en las que su concepto participa. El científico es educado para reconocer bajo el nombre de “electrón”, a un objeto producido por la conjunción de esas propiedades: i.e. donde se producen esas propiedades hay un electrón. En este sentido funciona muy parecido a ese fenómeno que llamamos manzana, pero con más restricciones: no es algo que cualquier ser humano pueda experimentar o reconocer. Debe ser educado para ello, y no todo el mundo tiene la capacidad y el interés de serlo. Vemos brevemente el origen de este “objeto”. Joseph John (“J.J.”) Thomson fue premiado con el Nóbel de 1906 por la conclusión a que llegó en 1897 de que los haces de partículas negativas (rayos catódicos) de los experimentos realizados en Inglaterra por él, estaban constituidos por partículas ligeras con carga eléctrica negativa, a las que se conocen actualmente como electrones. Sus experimentos lo llevaron a realizar una proposición osada: estos misteriosos rayos son haces de partículas mucho más pequeños que los átomos, de hecho son minúsculos pedazos de átomos. Les llamó “corpúsculos”, y sugirió que ellos componen toda la materia de los átomos. La mayoría de la gente pensaba que el átomo era indivisible, la unidad fundamental de la materia, por lo que fue sorprendente imaginar una partícula residente en el átomo. Sin embargo, su especulación no estaba indiscutidamente apoyada por sus experimentos. A él y a otros, les llevó más trabajo experimental el poder superar la confusión. Ahora se sabe que el átomo, a su vez, contiene otras partículas. Por lo que la osada sugerencia de Thomson de que los rayos catódicos son componentes materiales de los átomos resultó ser correcta. Los rayos están “hechos” de electrones: muy pequeñas partículas, cargadas negativamente, que son las partes fundamentales de cada átomo. “Elektron” es la palabra griega usada para designar el ámbar, la resina amarilla fósil de los árboles de hoja perenne, un “material plástico natural” que ya era conocido por los antiguos griegos. Es sabido que cuando se frota el ámbar con un paño seco, se produce la que hoy es conocida como electricidad estática, que puede atraer objetos ligeros como trozos de papel. William Gilbert, un médico que vivió en Londres en la época de la reina Isabel I y de Shakespeare, estudió la atracción producida cuando se frotan materiales como el ámbar, la denominó atracción “eléctrica”. De esto proviene la palabra “electricidad” y todas sus derivaciones. Durante el siglo XIX se mostró que la carga eléctrica tenía una unidad natural que no se podía subdividir más, y en 1891 Johnstone Stoney le propuso el nombre de “electrón”. Cuando J.J. Thomson descubrió la partícula ligera que transportaba esa carga, se le aplicó el nombre de “electrón”. Y al conjunto de las muchas aplicaciones de electrones moviéndose en el casi vacío o en semiconductores se le llamó “electrónica”. Conclusión Casi todos los seres humanos, i.e., los que han experimentado las propiedades de ese objeto fenoménico llamado “manzana”, afíliense al sistema metafísico que se afilien, cualquiera de las religiones existentes, teorías científicas, teorías metafísicas, etc., pueden estar de acuerdo en que en el mundo fenoménico (por lo menos) existe esa clase de objeto. Por otro lado, una parte muy menor de la población humana, la que tiene formación científica, está de acuerdo con la existencia del objeto llamado “electrón”. También debemos decir que ese objeto llamado manzana, según las teorías científicas están compuestos de átomos, y éstos contienen electrones. Es decir, una manzana está compuesta de partículas, y algunas de éstas son electrones. Según esto, si los electrones no existieran, tampoco las manzanas existirían. Tanto si los objetos son sólo apariencias de los que no se conoce como son en sí o que, en realidad, no tienen una esencia que podamos conocer, ese conocimiento al que podemos acceder, es individual (subjetivo) o es colectivo (intersubjetivo). El único conocimiento “objetivo” es a nivel fenoménico, son proposiciones universales y necesarias (i.e. válidas para todos los seres humanos en todo tiempo y lugar) sobre las apariencias. Según este punto de vista, la ciencia es objetiva fenoménicamente hablando; en otras palabras, es intersubjetiva. El conocimiento del objeto fenoménico llamado “manzana” es poseído por más seres humanos, en comparación con el conocimiento del objeto fenoménico llamado “electrón”. De esto, ¿se podría concluir que uno es más real que otro? Parece ser una antinomia, un planteamiento teórico sin sentido. Es que el problema no es ontológico: manzanas y electrones en sí deben existir por igual, pero no como las experimentamos, de cómo son en sí no podemos afirmar nada. Es un problema epistemológico, de cómo los podemos conocer. En un sistema metafísico como el de la Física, los electrones son reales; mientras que en uno distinto, inclusive en de la física aristotélico-tomista o aún el Atomismo de Leucipo y Demócrito (por ejemplo), el proponer su existencia no tiene sentido.

Mientras tanto un objeto llamado manzana existe en un gran porcentaje de todos los sistemas metafísicos alguna vez construidos por seres humanos. Sin embargo, se le podría enseñar a la gente que no estuviera formada científicamente esta forma de ver el mundo. Si todos tuvieran la capacidad y el interés en aprender, es decir, en creer en estas afirmaciones, la manzana y el electrón podrían tener masivamente el mismo status epistemológico. Para quien conoce y cree en las teorías científicas y se afilia al Realismo Fuerte, i.e. un científico realista, sí lo tienen. Para quien no cumple con estos requisitos, no.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Red Filosófica del Uruguay

    Click aquí para visitar la RFU

    Pulse sobre la imagen para conocer la R.F.U.

  • ¡Síganos en Facebook!

    Pulse aquí para participar de los debates públicos de la Red Filosófica del Uruguay en Facebook.

  • Archivo

  • Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 135 seguidores

  • Estadísticas del blog de Ariel

    • 207,296 hits
  • Contacto

    Para comunicarse con nosotros usted puede hacer comentarios debajo de los artículos o escribir un correo electrónico al R.Responsable de Ariel. Muchas gracias.
  • Cómo publicar en Ariel

    Lea aquí las pautas de publicación de la revista.
A %d blogueros les gusta esto: