LA RAZÓN RAZONABLE (VAZ FERREIRA) (por Agustín Courtoisie)

Los grandes sistemas filosóficos son como una pirámide al revés, sostenida por un vértice. Al procurar deducirlo todo a partir de unos pocos principios fundamentales, un pequeño hecho adverso permite echarlos por tierra. Las doctrinas de inclinación empirista, en cambio, reposan sobre una segura superficie. Y esta base puede permitirse muchas fallas antes de acarrear el derrumbe general.

Esa imagen de Bertrand Russell puede aplicarse a la obra de Carlos Vaz Ferreira, porque fue construida sobre una multitud de sólidas Ideas y observaciones (1905). Y por ello si algún tema o contenido ha perdido vigencia, son muchos más los que perduran o vuelven a cobrar inesperada actualidad.+ Como lo entendía Bacon, por otra parte, algunos filósofos sacan telas de sí mismos como las arañas, otros amontonan datos como las hormigas, pero el proceder correcto es intermedio y consiste en tomar el material del exterior y transformarlo como las abejas. Por eso permanece intacto también su equilibrio entre razón y experiencia, entre la penetración y los matices del análisis y la solícita atención por los datos de la realidad.

Los pasos sobre las huellas

Arturo Ardao señaló alguna vez el notable paralelismo vital e intelectual entre Bertrand Russell -el mismo que prestó la metáfora inicial de la pirámide- y Carlos Vaz Ferreira. Nacidos ambos en 1872, ambos producen sus obras de plenitud mental hacia 1910 y son atraídos por los mismos grandes problemas de las relaciones entre el pensamiento y el lenguaje. Más allá de las divergencias de mentalidad y formación, más allá de que Russell avanzó en el sentido de la lógica matemática y Vaz Ferreira en el de una psico-lógica, resultan idénticos en su espíritu analítico y en cuanto a la preocupación radical que obedecen. Resultan muy afines sus respectivas críticas al pragmatismo -las conferencias de Vaz son de 1908, la publicación de Russell de 1909-. También el hecho de que después de 1914 pasan a ocupar un primer plano en la bibliografía de uno y otro los temas sociales, políticos, educativos, éticos, y los de la problemática histórica de la época. Y lo que confiere al paralelismo todo su alcance, es su empirismo humanista – aunque cuesta muchísimo etiquetarlos- y la circunstancia clave de que ambos se juzgaran hijos espirituales de John Stuart Mill.

A estas extraordinarias similitudes anotadas por Ardao, cabe agregar un par de diferencias capitales. Russell sabe ser claro -engañosamente claro, igual que Vaz- aún en temas técnicos, pero también soberbio y desdeñoso. Sus libros están llenos de sonrisas voltaireanas. La obra de Vaz Ferreira, en cambio, sin resentir jamás la racionalidad, suele ser cálida y hasta conmovedora, especialmente a propósito de temas sociales y educativos.
Impregnaron ambos, por cierto, el ambiente y la época que les tocó en suerte, contribuyendo así a la formación de muchas conciencias, pero su radio de influencia fue harto desigual. Uno provenía de una nación imperial y el otro de un pequeño estado, cuyos orígenes habían sido vistos con buenos ojos por embajadores de aquélla. A esta altura podría sospecharse que los dos filósofos no se encontraron nunca y jamás hicieron referencia uno del otro. Y que eso no tiene nada que ver con la calidad de la producción intelectual que los acerca -a menos que pueda ser bueno solo lo que el mundo conoce o lo que proviene del jet-set de la historia-.

Igual que una ciudadNo surge lo anterior, sin embargo, de torpes compensaciones nacionalistas: otros tienen a Beethoven, Shakespeare y Descartes, los uruguayos a Fabini y Quiroga, a Vaz Ferreira y la flor del ceibo. Porque existe una vasta obra, surgida del afán de explicar y de responder a problemas concretos -y que acaso por eso mismo perdura más allá de su circunstancia-, que se defiende sola y permanece a disposición para quien desee visitarla. Problema del mundo si el mundo no la conoce.

Para comprobarlo, el turista filosófico puede comenzar por las avenidas principales como Moral para intelectuales (1909), Lógica Viva (1910) o Fermentario (1938). Si el guía es confiable, seguramente advertirá que cualquier parecido con la filosofía del lenguaje común -o con ciertos desarrollos de la semiótica- no es mera coincidencia. Como lo ha podido mostrar Jorge Liberati en “Vaz Ferreira, filósofo del lenguaje”, en decenas de oportunidades Vaz se adelanta en el tiempo diez, veinte, treinta años. La diferencia reside en que, al caminar por sus páginas serenas, no importunan vendedores ofreciendo pedantes trivialidades, adornadas a veces con citas de Peirce o Eco.

Cada vez que un suelto en un diario, una simplista polémica radial o televisiva, un enredado libro de moda, o una confusa discusión cotidiana, hieran el entendimiento del testigo – a veces sin saber de qué modo-, se aconseja remontar algún capítulo de Lógica Viva. Esto restañará las heridas de la inteligencia vulnerada, dará nuevo aliento para encarar al prójimo discutidor, y hará sospechar que la lógica formal -el esprit de géométrie- ayuda poco en estos casos y mucho el esprit de finesse. Esta “ciudad”, que tiene de todo menos alma tutorial y mentalidad de sistema, no respeta planes rígidos y sigue suaves ondulaciones. Aparenta cierto desorden pero jamás es caprichosa.

Los platos fuertes metafísicos pueden encontrarse en una calle céntrica, desconocida para muchos taximetristas de la cultura (Emilio Oribe en “Poética y Plástica” decía que menos de seis personas habían entendido el libro): Los problemas de la libertad y los determinismos. El esfuerzo es desproporcionado con las nueces de las conclusiones, pero la originalidad -casi como siempre- de la propuesta, y los matices de las observaciones, justifican el árido trayecto. Recomendable solo para pasajeros con varios días de estadía.

Los interesados en epistemología encontrarán en Trascendentalizaciones matemáticas ilegítimas y falacias correlacionadas (1940) una pieza ejemplar, y deben animarse a traspasar sus umbrales a pesar del título. Pero existen zonas disfrutables para cualquiera que tenga la mente despejada, como las del breve fragmento que viene a continuación. El mismo fija toda una perspectiva epistemológica y condensa como ninguno las complejas relaciones entre ciencia y filosofía: En medio del ‘océano para el cual no tenemos ni barca ni velas’, la humanidad se ha establecido en la ciencia. La ciencia es un témpano flotante. Es sólido, dicen los hombres prácticos, dando con el pie; y en efecto, es sólido, y se afirma y se ensancha más cada día. Pero por todos sus lados se encuentra el agua; y si se ahonda bien en cualquier parte, se encuentra el agua; y se analiza cualquier trozo del témpano mismo, resulta hecho de la misma agua del océano para el cual no hay ni barca ni velas. La ciencia es metafísica solidificada. (Fermentario).

Otra callecitas son las conferencias de 1920 sobre Nietzsche -visto bajo el ángulo de sus geniales ocurrencias a-sistemáticas, y haciendo a un lado los ases del eterno retorno y el superhombre, con que la colorida baraja de su pensamiento ha sido empobrecida y vulgarizada-, y los “Cuentos Intelectuales”. De entre éstos, “Ultra” (1894) muestra hasta que punto los temas del psiquismo inconsciente estaban en el aire de la época. Estos y aquellas no se hayan especialmente vinculados, excepto que pueden ser adquiridos con la misma edición de “Inéditos” (tomo XX, 1963) y eso viene a ser como pagar dos viajes divertidos con el mismo boleto.Los baldíos de la educación y la política+ Hasta el más frívolo paseante se sentirá llamado a recogimiento cuando encuentre varios inmensos lugares donde se interrumpió la construcción, pese a la impecable arquitectura de los pliegos: el proyecto de Parques Escolares y las propuestas Sobre la propiedad de la tierra y Sobre los problemas sociales. Del primero, incluso Jesualdo, el temible acusador de “Vaz Ferreira, pedagogo burgués”, admitió las enormes implicancias progresistas, que trascenderían rápidamente lo educativo: las escuelas -y quizá más adelante los liceos- abandonarían para siempre su insalubre ámbito urbano para funcionar en el campo, los niños serían transportados en tranvías hacia los parques y aprender sería un paseo. Respirarían aire puro y no polvo de tiza, habría aleros para los días de lluvia, habría grandes mapas pero también herramientas, y el mundo del trabajo y el saber de las manos comenzaría a ser igual para todos -y tan respetable como el saber intelectual-, y estudiar ciencia sería más agradable porque la naturaleza estaría cerca. El país se dividió en dos bandos y el proyecto fracasó, pese a las ventajas de orden económico e intelectual profusamente demostradas.

En cuanto al ideario político-social de Vaz Ferreira, cabe advertir que es una regla fecunda interesarse por aquellos que izquierda y derecha han denigrado mucho tiempo. La distinción entre tierra de producción y tierra de habitación y el reconocimiento del derecho humano a ésta última sin pagar precio ni permiso, llevó a Vaz Ferreira al diseño de un plan muy concreto -y realizable- de reparto de tierras de habitación. El parlamento nacional tiene ya redactado, sin saberlo y desde hace décadas -puede presumirse en ello la participación de Eduardo Vaz Ferreira y Sara Vaz Ferreira de Echevarría-, el Proyecto de Ley de Tierra de Habitación. Acaso no sean muchos los ajustes que el proyecto requiere.

Resulta aleccionador, en estos tiempos de desamor, que el filósofo de la sensatez y la razón razonable, haya encontrado un buen argumento en favor de las utopías. Ese argumento consiste en atreverse a imaginarlas, basándose en que el propio orden actual socio-económico – que resultará inconcebible, decía Vaz, para los hombres del futuro-, parece una utopía. Está lleno de tanta injusticia y tanto dolor, que haber llegado hasta él es lo absurdo (Progresistas y retardatarios, en Moral para intelectuales). Claro que se oponen al camino de las utopías buenas y humanas, como lo afirma en Fermentario, aquellos que son liberales para todas las libertades ya adquiridas y formidables conservadores para las que aún hay que adquirir.

Un ideario para estos tiempos

El ideario de Vaz Ferreira -y conviene llamarlo así, antes que doctrina o cerrado pensamiento-, concebido pocas décadas después del 1900, posee además innegable actualidad. La misma historia que el ilustre montevideano miró tantas veces con desconfianza, hoy señala con una guiñada el formida- ble cambio de espíritu que trae este fin de siglo y tardíamente parece darle la razón. Con dolor sabemos ahora que había que buscar la justicia sin dejar de lado la libertad y no comparar ideales con realidades. Que debíamos llevar adelante todos los valores aunque fatalmente ellos entraran en conflicto. Que la democracia, como la racionalidad, no era todo pero era mucho.

Que no era malo enseñar a dudar y que ningún daño hubiera causado el escepticismo dulce, el escepticismo con esperanza, en vez de lo que provocaron las creencias rígidas de las almas tutoriales de uno u otro signo. Que hubiera sido mejor pensar por ideas a tener en cuenta que pensar por sistemas. Que la ciencia se ocupaba de cuestiones explicativas pero no admitían solución perfecta las normativas. Que podían estar muy cerca las personas de pensamiento o convicciones diversas si los planos mentales, la amplitud y la sutileza en la forma de sostenerlos, era similar.

Que la lógica estaba viva. Que sería algo raro estar muertos pero no más natural el seguir vivos y que no había que caer en falsa precisión al hablar de esas cosas. Que de todos modos podía desnudarse hasta la vaguedad de sus velos, mediante el estudio de las falacias verbo- ideológicas. Que se podía ser filósofo sin tener una visión omnicomprensiva. Que habíacuestiones de hecho pero si queríamos llegar a Dios, contruir una Torre de Babel y decir lo indecible, seríamos castigados por cuestiones de palabras. Que eso sucedería también a diario porque son turbias las relaciones entre el lenguaje y el pensamiento y porque cada palabra, sostenía Vaz junto con Nietzsche, es un prejuicio.

Que no se terminaría la historia cuando todo esto se supiera. Habría bastado con escuchar a los hombres de pensamiento -es decir, los de acción a largo plazo- para que hubiera comenzado de otro modo. Siempre hay tiempo.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Red Filosófica del Uruguay

    Click aquí para visitar la RFU

    Pulse sobre la imagen para conocer la R.F.U.

  • ¡Síganos en Facebook!

    Pulse aquí para participar de los debates públicos de la Red Filosófica del Uruguay en Facebook.

  • Archivo

  • Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 135 seguidores

  • Estadísticas del blog de Ariel

    • 221,268 hits
  • Contacto

    Para comunicarse con nosotros usted puede hacer comentarios debajo de los artículos o escribir un correo electrónico al R.Responsable de Ariel. Muchas gracias.
  • Cómo publicar en Ariel

    Lea aquí las pautas de publicación de la revista.
A %d blogueros les gusta esto: