mateodieste@gmail.com

für die überraschende Widerlegung

Quien escribe padece sensaciones análogas a miles de diversas situaciones
de la vida, eso está claro. Pero, naturalmente, las que más le atraen —
perogrullesco es decirlo— son aquellas que le provocan placer. El escritor ha
podido encontrar en su «oficio» ciertos deleites (parecidos a la vida, aunque sin
serlo) que despiertan en su ánimo el deseo repentino de volver a disfrutarlos una y
otra vez. Sin estas experiencias, tal vez sería imposible su persistencia en esta
maravillosa forma del arte. [ Leer más… ]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.