En el artículo anterior denunciamos que las personas no somos capaces de ver los movimientos demasiado lentos, cortos o breves. Por ello, a lo que tiene una velocidad más lenta que la perceptible, lo concebimos como entidad quieta, aún cuando por su acción nos esté afectando.
En tal caso, la quietud es una bio-ficción, una herramienta, peligrosa y útil.
Pero, hay hechos tan extremadamente demasiado lentos, cortos o breves que no nos producen efectos en vida nuestra. No sólo no los notamos, sino que no tienen modo de afectarnos, nos resultan tal cual inactivos. Hay quietud funcional. El movimiento y la quietud son relativos a la proporción entre las escalas de los hechos en interacción. No son absolutos.
Lo que, en un nivel, se mueve y cambia, en otro nivel está en reposo y es. [ Leer más… ]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .