Ariel Nro. 2 – (parte 2) – 09/2009

Ariel, revista filosófica
Nro. 2 (parte 2)
Red Filosófica del Uruguay
http://filosofiauruguaya.spruz.com

Para descargar la versión PDF [ pulse aquí ]


Esta es una publicación de Red Filosófica del Uruguay Imagen portada: Calle de los Suspiros, Colonia del Sacramento Redactor Responsable: Fernando Gutiérrez Almeira

Nota editorial: El presente volumen de la revista Ariel, último de los dos que aparecerán en Setiembre de 2009 se construyó a partir de los contenidos del blog del sitio de la Red Filosófica del Uruguay, del mismo modo que lo hecho con respecto al volumen editado en Agosto de 2009 tratando de mejorar la presentación de los textos, la imagen de portada, etc. En tanto se realiza esta publicación ha sido anunciada como primera fecha de cierre efectiva de la revista Ariel el 31 de octubre de 2009. A partir de esa fecha la revista Ariel será una publicación bimestral, siendo su lanzamiento en el bimestre Noviembre-Diciembre, con la condición no existente aún y que se cumplirá a partir de esa fecha, de que sus textos serán INÉDITOS. Por lo pronto la revista Ariel ya cuenta con un staff importante, los nombres y datos de cuyos integrantes pueden encontrarse en el sitio de la Red (http://filosofiauruguaya.ning.com ). Además, se sabe ya que en su lanzamiento a la categoría de revista basada en textos inéditos, en NoviembreDiciembre 2009, tendrá como creador de su portada a Marcelo Falcón Vignoli y como diseñador gráfico a Leandro Vieira, ambos miembros de Red Filosófica del Uruguay. Importante: Los textos que aparecen o aparecerán publicados en Revista Ariel son de la autoría EXCLUSIVA de miembros de la Red Filosófica del Uruguay. Por lo tanto, quien desease publicar en Ariel deberá registrarse como miembro de la Red. La dirección existente para enviar textos INÉDITOS a ser publicados en revista Ariel con fecha límite el 31 de octubre de 2009 durante el período NoviembreDiciembre es la siguiente:

atalamantis@gmail.com

Gracias por compartir esta experiencia.

ÍNDICE

  1. Género y Equidad: en busca del tiempo perdido (Nancy Chenlo)
  2. La razón razonable: Vaz Ferreira (Agustín Courtoisie)
  3. La filosofía y las ciencias en el siglo XXI: un nuevo contrato epistemológico (Alicia Poderti)
  4. El intelectual (Pedro Subirats Camaraza)
  5. La verdad es opaca (Guillermo Uría)
  6. Algunas reflexiones sobre la doctrina constructivista de Joaquín Torres García (Claudia Vázquez Reinaldo)
  7. Las raíces de los pueblos (Daniel Ruiz)
  8. Contribución a una ontología digital (Rafael Capurro)
  9. Silencio activo en la educación (Marcelo Falcón Vignoli)
  10. Educar para superar la pobreza: una mentira idealista conservadora (Andrés Núñez Leites)
  11. El cadáver de Dios (Fernando Gutiérrez Almeira)
Anuncios

EL CADÁVER DE DIOS (por Fernando Gutiérrez Almeira)

1
Las palabras con que podemos hablar sobre el infinito, la palabra para nombrarlo, son instancias finitas, nacen y mueren en nuestra voz o en nuestra mente. De modo que al lanzarlas tras este concepto encontramos de inmediato la restricción a su acceso: somos finitos, nuestras palabras empiezan y terminan, nuestra voz será acallada tarde o temprano y entonces la voz del infinito tendrá la palabra en lugar de nosotros. El concepto de infinito tiene pues como esencial característica el hecho de que nos alude indirectamente cuando lo aludimos directamente, esto es, si nos referimos a él hacemos autorreferencia, pero mientras que nuestra referencia es franca la autorreferencia con que el nos devuelve sobre nosotros es solapada, sutil…el infinito pues nos autorrefiere como lo haría un persuasor oculto que nos quiere corromper el alma, como un Sujeto absoluto de nuestra subjetividad. ¿Y qué nos dice cuando lo decimos? Nos dice que somos finitos pero no solo eso, nos dice que hemos dado un paso fuera de nuestra finitud al pensar justamente en él, el Infinito. Así pues, pensarlo es desde el inicio un trascender, un ir más allá de la finitud que somos y que se nos revela con claridad cuando lo pensamos, por contraste. Trascender que solo tiene, en principio, el vacuo procedimiento de la palabra, pero que por la palabra se vuelve un trascender del pensamiento, que por el pensamiento se vuelve un trascender del alma y por lo tanto de todo nuestro ser. Decir y pensar el infinito es entonces, de un modo inmediato, salirse de si, realizar un gesto de extrañamiento respecto de nuestra finitud esencial y por lo tanto salirnos de nuestra esencia. El Infinito es un extraño que nos convoca cuando lo convocamos, un extraño que nos tienta a ir más allá, a salirnos de la órbita de nuestra potencia y de nuestra conciencia. ¿En qué nos corrompe? Si lo pensamos bien, todos los seres anteriores al ser humano se encontraban conformes con su finitud, eran la finitud que vivían y vivían la finitud sin que esto les pesara ni con el peso de una pluma ni con el peso de una lágrima. Todos los seres vivos, y así también los entes inertes, existen sin realizar ningún gesto de trascendencia, sin siquiera atisbar a ir más allá de si mismos saliéndose fuera de sí , rebasando los límites de su propia existencia. Esto parece justo, sensato, pues evidentemente lo finito no puede hacerse infinito y su volcadura hacia lo infinito no puede ser más que su destrucción, pues lo finito solo puede confundirse con lo infinito cuando lo infinito lo absorbe. Nos corrompe, entonces el Infinito, cuando tienta a nuestra alma con secreta autorreferencia a salirse fuera de si procurando una infinitud que sueña posible por el alarde de haber pronunciado y pensado la palabra, pero que solo le puede ser abierta como abismo absorbente. El Infinito nos tienta a tratar de ser por completo más allá de lo que somos y esto solo puede serla destrucción y el triunfo del Infinito sobre nuestra finitud, a la que finalmente absorberá y anulará. Nos corrompe como un tentador actuando desde dentro de nuestro propio pensamiento, ofreciéndonos el absoluto que porta, la infinita riqueza, el infinito poderío,…apela pues a nuestra vanidad, a la grandiosidad con que nos queremos ensalzar…ser infinitos, no tener limites, tener todo el poder, toda la riqueza, que se cumplan todos nuestros deseos, ser inmortales, no envejecer, no tropezar, saberlo todo, tener el control absoluto de los acontecimientos,…y si nuestra vanidad florece con la tentación del Infinito entonces hemos sido corrompidos y luego ya solo nos queda salirnos fuera de nosotros mismos, justamente, entusiasmarnos, enloquecernos, y al intentar sobrepasar los limites en que nos encontramos, nuestra finitud esencial, destruir y autodestruirnos, hundirnos por obra y arte del corruptor, del Infinito.

2
¿Cómo hemos llegado a pensar el Infinito? Hemos llegado por medio del dolor o de la carencia o de la insatisfacción pues solo el carente, el dolorido, el insatisfecho puede encontrarse fácilmente inconforme con su finitud, con su ser limitado. Es el inconforme, es decir, el que se resiente de su propia manera de existir, y se resiente de ella incluso en lo esencial, en el hecho de existir determinadamente, esto es, de estar determinado, limitado, el que primero emocionalmente, luego imaginativamente y al final conceptualmente querrá la absoluta conformidad, soñará con paraísos para su voluntad y dirá la palabra infinito. Esto dirá: -No quiero esta finitud que soy, QUIERO SER INFINITO. El Infinito entonces es ya la autorreferencia cuando lo nombramos y no la tiene como una mera consecuencia. El Infinito es una negación que nosotros hemos hecho, una AUTONEGACIÓN DE NUESTRO SER. Así pues el Infinito somos nosotros mismos al pensarnos negativamente, en un sueño de omnipotencia, a causa de nuestra sentida impotencia. ¿Quién es el corruptor? El corruptor es el corrupto y el tentador es el tentado. Nosotros, seres finitos, que bebemos insatisfacción, muerte y limitación en cada instancia de nuestra existencia, somos los que proclamamos el Infinito sobre nuestras propias cabezas y nos apelamos y pensamos como seres finitos desde la infinitud que pretendemos ser. Pensar el Infinito es, en principio, pensarse negativamente, ser el Sujeto de la propia tentación y corrupción del pensamiento. Así pues, la palabra Infinito expresa nuestra capacidad de autonegación, y exhibe la vanidad con que solemos afrontar una existencia que no se nos ofrece tal y como quisiéramos que fuera.

3
Esta claro a pesar de todo que aún cuando no debamos aspirar al Infinito por ser esta una manera vanidosa de aspirar a la destrucción, destrucción como indeterminación, como desgarramiento de los limites, aún así esta claro que debemos ser un poco vanidosos, solo un poco, en la medida en que somos seres que pueden pensar el Infinito, o mejor, que pueden pensar, y en el pensar tener ante sí el concepto de Infinito. Somos seres pensantes y esto quiere decir que podemos tomarnos como objetos de nuestra propia atención, autoobjetivándonos. Somos autoconciencias que se autoidentifican y cuando lo hacen se conocen como existencia separada y limitada, midiendo su propia potencia con la potencia del pensamiento. Nos pensamos y esto significa que podemos distinguir entre lo que somos y lo que podemos ser, y entre lo que podemos ser y lo que nos es imposible. Ahí esta: somos seres pensantes que tienen ante si no solo sus posibilidades sino la oportunidad de conocer sus condiciones de posibilidad llegando a distinguir en su camino aquello que le es imposible, aquello que le es en vano, justamente, vanidad. De modo que pensar el Infinito es una instancia necesaria previa para el ser pensante que somos si es que queremos ajustarnos a esta condición de nuestro ser con claridad: somos finitos y no hay manera de que no lo seamos. Si no hay tentación infinita, la cual incluye una profunda meditación sobre la muerte, sobre el dolor, sobre la miseria, si esta tentación no se produce, no veríamos las consecuencias de nuestra nefasta aspiración al Infinito, a ser absorbidos o a absorber en nuestro pecho el infinito, a ser caóticos y exclamar con fúnebre voz que no somos nada o con voz exaltada que lo somos todo…vistas estas consecuencias nefastas lo suficiente es que podríamos desprendernos de la pretensión de infinitud y conformarnos anuestro ser como ser de lo posible y no de lo imposible, conformarnos a nuestra finitud. Pero el precio a pagar por la renuncia al Infinito parece muy grande, pues por este expediente parece que nos resignaríamos a la precariedad, a la carencia, al dolor, a la miseria, y que abandonaríamos toda esperanza. El Infinito tiene esta última apariencia, la de ser redentor, la de salvarnos de todo sufrimiento, tal es la apariencia que el Infinito adquiere en la mas elaborada religión del Infinito, el cristianismo…pero para necesitar esa redención, para tener que salvarnos primero debemos sentirnos perdidos o al borde de la perdición, primero debemos sentir nuestra finitud, fugacidad, precariedad, como una fatalidad horrorosa. Ahí esta: el Infinito nos redime de ser un ego cuando sentimos, con toda la emoción, que ser un ego es vivir en un continuo sufrimiento y sacrificio, pero no solo eso, sino no poder vivir aquí y ahora de ninguna otra manera, estar condenado, lo cual quiere decir que la fatalidad nos domina. El tiempo discurre para quien se obsede con el Infinito en su trascendencia atemporal como una maquina de picar carne, con un transcurrir monótono y sin sentido, sin alternativas ni misterios, sin salidas ni resoluciones. Por supuesto que una temporalidad fatal, lineal, determinista es el necesario complemento de la visión del Infinito como redención, pues si el tiempo no fuera lineal y fatal no podría ser vivido como una condenación. La idea de Apocalipsis del cristianismo exige un tiempo lineal sin derivaciones cuyo transcurso esta determinado por completo a su final destructivo, es un tiempo para condenados y condenado a su finiquitación. La visión apocalíptica es la mas elaborada e intensa visión de la imposición del Infinito sobre la finitud de lo temporal y de lo humano, pues el Apocalipsis no es otra cosa que la llegada del Infinito en busca de las almas que han de sumirse en el, sumirse en el en medio de una total destrucción y purificación, en medio de la condena total del tiempo y de sus criaturas. El Infinito acude apocalípticamente como la negación no solo del ego que ha vivido sin fijar el pensamiento en el, sin tratar de redimirse, sino también como la negación misma del tiempo, del devenir, de una temporalidad auténtica.

4
Se podrá entender a esta altura que me estoy refiriendo al dios cristiano de manera confusa y equívoca identificándolo subrepticiamente con el Infinito pues afirmo por un lado que el Infinito se presenta como redentor, como salvador de las almas perdidas en la finitud, en el mundo de lo que no permanece y se corrompe, y por el otro afirmo que el Infinito se presenta como tentador, apelando a nuestro inconformismo con la muerte y con los frutos de la vida. Estaría confundiendo de este modo a Cristo y a Satanás en una misma entidad, el Infinito, cayendo en un error evidente. Pero el error no es tal si admitimos que el cristianismo presenta inverso el fundamento ético y que es necesario invertir su valoración de la vida para poder comprender la confusión a que nos arrastra.

En efecto, si nos conformamos a nuestra finitud hallando en ella regocijo y oportunidad, gozo y alegría, abandonando nuestro renegar y temer a la muerte, si nos pensamos finitos contra ese Infinito exterior que nos tienta, que nos quiere abrir sobre si y lanzarse dentro nuestro, si nos aplacamos en lugar de extender infinitamente el sueño de nuestras pretensiones halagados en nuestra vanidad por el Infinito, entonces ya no hay argumento que sustente la inconformidad aquella que nos lleva ante el Dios cristiano y comprendemos que se trata de un Dios de la desmesura, que oferta mucho mas que vida, oferta inmortalidad y participación en la omnipotencia, es decir, nos tienta. La tentación de la serpiente en el Génesis judío no es la misma que en el Nuevo Testamento cristiano, pues en el Génesis el que condena es directamente Dios y nos condena por exceder los limites de lo permitido mientras que en el Nuevo Testamento los que nos condenamos somos nosotros por no aceptar la oferta divina de extralimitarnos en lugar de permanecer adheridos a la tierra y a esta vida finita. Aquella serpiente simbolizaba una exigencia perteneciente al pensamiento mítico, que giraba alrededor de la finitud de la vida y el retorno cíclico de las generaciones, esta exigencia pertenece a la exaltación monoteísta.Para percibir con claridad la inversión que se ha producido en el camino leamos primero el Génesis: “Polvo eres y al polvo volverás” y luego en el Apocalipsis: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor.” El dios apocalíptico no es un Dios que nos exige limites y conformidad con los frutos de esta tierra sino que nos tienta a extralimitarnos y nos invita a la inmortalidad, la misma que el Dios del Génesis quería impedirnos: “De modo que expulsó al hombre, y al este del jardín del Edén apostó a los querubines y la hoja llameante de la espada que continuamente daba vueltas para guardar el camino al árbol de la vida” Mientras que así el Dios genésico nos impide la inmortalidad, el Dios apocalíptico se presenta a sí mismo como el Infinito en persona, clamando ser el origen y el fin del tiempo, es decir, la fatalidad personificada, y tentándonos con una vida sin límites: “Yo soy el Alfa y el Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.” Incluso más explícitamente y directamente en contradicción diciendo: “Bienaventurados los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida”.

5
Para entender en que momento de la historia se ha producido esta inversión en la valoración de la vida, en el abandono del viejo precepto de la aceptación de la muerte y de los límites de la vida debemos considerar dos cosas. En primer lugar, el pasaje del politeísmo al monoteísmo y en segundo lugar el ofrecimiento de redención completa.

El politeísmo, que corresponde al viejo pensamiento mítico, colocaba al tiempo y a lo comunitario por encima de toda individualidad incluyendo la de los propios dioses, de modo que era religión en un sentido originario, en el sentido de colocar al individuo en el circulo de lo social, de modo que este no podia mas que aceptar su finitud. Pero, y en esto tomo la logradísima investigación de Freud al respecto, el faraón Amenhotep IV autoproclamado Akhenaton, en un acto de vanidad sin precedentes proclamo un Dios Único, el dios Atón, y procedió a derribar todo rastro de politeísmo en Egipto. Por supuesto que este acto terminó con una fuerte reacción del pueblo egipcio, que reconstituyó su mundo y aniquiló la memoria de Akhenaton, pero el comienzo de la inversión ya se había producido y no tendría vuelta atrás pese a la minuciosidad con que los egipcios trataron de evitarlo. De acuerdo siempre con la investigación freudiana Moisés fue un discípulo de Akhenatón que viendo perseguida sus ideas al interior de Egipto decidió propagarlas entre los judíos. De modo que Moisés llevó la doctrina del Dios Único a los judíos, iniciando a través de ellos la conquista del mundo por parte del monoteísmo. Los judíos no pudieron comprender por completo la doctrina que se les trataba de inculcar, seguramente, y por ello no pudieron conectar la idea de unicidad con la idea de infinito. El Infinito es Único, Omnipotente, y Akhenaton esperaba sin duda de el, como solían esperar todos los faraones egipcios de una u otra manera, la inmortalidad de su alma vanidosa. Los judíos no tenían esa obsesión por su inmortalidad que anegaba la mente de tantos momificados egipcios pero comprendieron claramente lo que significaba la omnipotencia de su Dios: significaba ser un favorecido por la fatalidad irresistible, significaba tener que obedecer sin duda ninguna, significaba negar todo otro dios, toda otra identidad divina como falsa y de este modo llamarse a si mismo el pueblo de la Verdad. Una verdad omnipotente e indiscutible, y por lo tanto una verdad infinita se apodero del pueblo judío como consecuencia de la prédica de Moisés y de este modo la maldición de Akhenatón hizo presa sobre ese pueblo no sin que su propia vanidad egocéntrica hubiera tenido algún papel en ello. El pueblo judío fue tentado y cayó en tentación. La tentación de que se trata se invistió de moralidad pero no dejó de ser la tentación de identificarse, sumirse mediante obediencia en la posesión de un poder total, un poder sin límites, un poder infinito. Moisés mismo sabía que el bien con que se donaba a si mismo y a los judíos era, en el fondo una invocación al mal, entendido el mal no solo como la desobediencia sino como cualquier intento de apartarse de la obsesión del dios Único. En el Deuteronomio constan estas palabras atribuidas a Moisés: “Vean que estoy poniendo ante ustedes hoy bendición e INVOCACIÓN DE MAL; la bendición a condición de que obedezcan los mandamientos de su…Dios; y la invocación de mal si no obedecen los mandamientos…” Elmal, la vanidad en esencia, ha sido puesta por este seguidor de Akhenatón como el supremo bien en una inversión engañosa y seductora…y el ofrecimiento tentador es el de compartir la omnipotencia: “Ningún hombre se mantendrá firme contra ustedes…su Dios pondrá el pavor de ustedes y el temor de ustedes ante la haz de toda la Tierra sobre la cual pisen, tal como les ha prometido.” Lo que nunca dijo Moisés al pueblo judío es que el terror con que su Dios lo ampararía de las demás naciones sería fácilmente rebasado por el odio, el odio a los judíos…y que por lo tanto el terror seria vivido antes por los judíos que por ningún otro pueblo…y ese es el precio de la vanidad a que fueron tentados. El dios puro y exclusivista, el dios sin limites, el dios infinito, es el Infinito mismo y cuando la finitud humana pretende extralimitarse hacia el su finitud termina destruida. La invocación del Dios Único es desde el principio la invocación de la destrucción de la finitud a manos del Infinito. “Deben destruir POR COMPLETO todos los lugares donde las naciones que ustedes están desposeyendo han servido a sus dioses…Y tienen que demoler sus altares y hacer añicos sus columnas sagradas y deben quemar sus postes sagrados en el fuego y cortar las imágenes esculpidas de sus dioses y tienen que destruir los nombres de ellos de aquel lugar” Guerra de exterminio pues, exterminio que los judíos mismos acabaron sufriendo a manos de un pueblo, como el alemán, que fue educado vastamente en la doctrina del Dios Único. La intolerancia, es decir, el no soportar lo que nos excede o nos contrasta, lo que se nos opone o simplemente coexiste con nosotros, la intolerancia todopoderosa…el ansia de infinito como infinitud de la voluntad y del poder se expresa desde la raíz mosaica. “En caso de que tu hermano, o tu hijo o tu hija o tu esposa estimada o tu compañero que es como tu propia alma trata de atraerte en secreto diciendo: -Vamos y sirvamos a otros dioses…no debes acceder a su deseo ni escucharle sino que DEBES MATARLO SIN FALTA. Y TIENES QUE APEDREARLO CON PIEDRAS Y TIENE QUE MORIR, PORQUE HA TRATADO DE APARTARTE DE TU DIOS.” El fanatismo cruel que una larga historia de monoteísmos sangrientos ha llevado como una plaga sobre el mundo nacen aquí, en la doctrina mosaica. Y si a un hermano, si a un amigo amado se lo asesina a pedradas y sin compasión solo para conservar la obediencia al Dios Único…¿cuanto más no se hará contra el que no consideramos nuestro hermano?. Ante la posibilidad de que una ciudad judía renegara del Dios Único este sería su castigo: “Dala por entero y todo lo que hay en ella y sus animales domésticos, a la destrucción, a filo de espada. Y debes juntar todo su despojo en medio de la plaza pública, y tienes que quemar en el fuego la ciudad y todo su despojo como ofrenda entera a tu Dios, y tiene que llegar a ser un montón de ruinas hasta tiempo indefinido.” La destrucción total, pues, es decir, la destrucción infinita como inmolación en las aras del Infinito.

La doctrina cristiana perpetúa la adoración del Infinito en la forma del Dios Único pero abandona la mera idea comunitaria de obediencia…el Dios cristiano ya no es solo un dios amenazante, transfigura de manera definitiva su rostro maligno, aquel que invocaba Moisés ante la posibilidad de la desobediencia. El Dios cristiano es un dios persuasivo que espera a sus seguidores, que no intenta forzar sino que ofrece la Redención. Así el Infinito, el Omnipotente, Único, Irresistible, deja libres a sus criaturas para que se rediman o no se rediman. Una máscara de amor infinito reviste ahora al Invisible, y esa mascara amorosa es el rostro de Cristo asumiendo toda nuestra impotencia, nuestro dolor, nuestra miseria, nuestra muerte, para transformarla en omnipotencia, felicidad total, inmortalidad. Sin embargo, aun entre los velos de tanto y tanto amor, la doctrina cristiana no puede dejar de lado la oscura faz maligna que se presenta aquí y allá, entre líneas…de nuevo amenazante, de nuevo exigiendo la obediencia absoluta y esta vez la condena que se nos anuncia si no creemos, si no obedecemos pura y exclusivamente al Dios Único no es la simple destrucción sino una destrucción eterna, una destrucción infernal, la asfixia infinita en un dolor sin término… “…y serán atormentados dia y noche para siempre jamás” La tortura, esa crueldad que se ensaña con los limites de la carne, la tortura es invocada como tortura eterna, como tortura infinita en nombre del Infinito Dios que de este modo revela su verdadero rostro y no aquel amoroso y compasivo, imposible. El exclusivismo es mas atroz, mas exigente con el advenimiento del cristianismo, que constituye por lo tanto una profundización, una agudización de la enfermedad espiritual mosaica. La vida humana misma en su realidad terrena ha quedado negada, la autonegación yoica se ha consumado contaminando de manera intensa el espíritu y todo a favor de esas pretensiones deadherirse al Infinito, de entregarse a el, de sumirse en el para experimentar omnipotencia e inmortalidad. La consolación resultante de nuestras penas, de nuestros instantes de impotencia es el apocalipsis, es decir, la negación absoluta de todo lo que en verdad somos y podemos. Por eso el rostro de Cristo cuando manifiesta su inhumanidad no es mas que el rostro de un monstruo: “…su cabeza y su cabello eran blancos, como lana blanca, como nieve, y sus ojos como una llama de fuego y sus pies eran semejantes al cobre fino cuando fulgura en el horno; y su voz era como el sonido de muchas aguas. Y en su mano derecha tenia siete estrellas y de su boca salía una aguda espada larga de dos filos y su semblante era como el sol cuando resplandece en su poder. Y cuando lo vi caí como muerto a sus pies”. 6 A pesar de la lúgubre esterilidad y destructividad del monoteísmo no es cierto que su esterilidad haya sido absoluta. Al presentar a su Dios Único como un dios redentor la doctrina cristiana tuvo que reintroducir la opcionalidad genésica, es decir, tuvo que dar a la finitud humana el atributo de una cierta potencia, la capacidad de elegir, el libre arbitrio, aunque esta capacidad solo le rindiera finalmente para optar entre la infinita destrucción y la eterna felicidad, es decir, una electividad forzada y ridícula. Pero con ello el cristianismo puso la semilla de su propia decadencia, de su propia negación, ya que el concepto de libre arbitrio, el concepto de libertad, por lo tanto, dio lugar a una profunda reconsideración acerca de la naturaleza humana, revisión que concluyo en la convicción de que el ser humano no es un miserable impotente condenado a un vía crucis terrenal que solo puede ser rescatado por la intervención infinita de un Dios todopoderoso. Se llego a la viva conclusión de que el ser humano es libre y que su libertad es lo que lo convierte en el hacedor de su propio destino. Pero la trampa del infinito surge aquí y allá, en todas partes, y no satisfechos algunos con la libertad encerrada en los estrechos limites de una existencia finita prefirieron soñar con que esa libertad, sintetizada en la libertad del pensamiento, podia conducir a la mente hacia la nacionalización completa, hacia la conquista completa de la totalidad exterior, y que por medio de su libre determinación pensante podia el ser humano dominar sobre el mundo de manera completa, llevando esta dominación in crescendo hasta los limites del universo. Una libertad sin límites, un poder sin límites, que la vía del conocimiento abriría de manera progresiva pero indefectible. Así los racionalistas y los utopistas que colocaron la libertad individual por encima de toda restricción, se endiosaron a si mismos, creyeron hallar en si mismos la potencia infinita que ya no esperaban de una exterioridad desencantada. El ser humano, faro de la naturaleza, iria a conquistar hasta el ultimo rincón del orbe para ponerlo bajo el todopoderoso influjo de su obrar y de su intelecto. Por supuesto que los filósofos que así forjaron una nueva época a partir de las ruinas del cristianismo tuvieron de cierta manera que extraer esa omnipotencia humana racional y libertaria que así consagraban de las fuentes mismas de la divinidad a la que poco a poco harían morir. Así Descartes pide permiso diciendo al Infinito: “En primer término, la regla general que afirma la verdad de las cosas que concebimos muy clara y distintamente, se funda en que Dios existe, en que es un Ser Perfecto y en que todo lo que hay en nosotros procede de El, de donde se sigue que nuestras ideas y nociones, puesto que se refieren a cosas reales y proceden de Dios, en lo que tienen de claras y distintas, no pueden menos de ser verdaderas” No pueden menos, dice Descartes, y por lo tanto, lo pueden todo, pueden, claro que si tener, ante si la Verdad Absoluta. Aquí surge sin embargo, una dicotomía que la vanidad renovada no puede salvar. Si se afirma la libertad en el ser humano, puesto que este es parte del mundo, se afirma asimismo la libertad en el mundo y la captación racional del mundo, que depende del grado de necesidad y de control con que los acontecimientos se producen, queda en entredicho. Por otro lado, si la necesidad racional gobierna al mundo, puesto que el ser humano es parte de ese mundo racional, entonces su libertad no existe y su omnipotencia es una ilusión. Esta es la contradicción del racionalismo en el que aún permanece atrapada la ciencia moderna. Como dice Hume, “la libertad, cuando se la opone a la necesidad, no a la restricción, es la misma cosa que el azar, respecto del cual está universalmente reconocido que NO TIENE EXPERIENCIA.” Kant intenta resolver esta paradoja ante los ojos de su época con un esfuerzo intelectual de grandes proporciones pero su fracaso es estridente porque para ello debe exhibir, por la distinción entre noúmeno y fenómeno que la razón se encuentra irremediablemente limitada. Si se ha de conservar la libertad como existente de manera autentica, entiende Kant, deberá admitirse la impotencia de la razón. La vanidad del ser humano, que alentaba su pretensión infinita en la doctrina cristiana y luego en ladel racionalismo divinizador, queda, por medio del mazazo kantiano, en tela de juicio, en un impasse entre un intento de retornar al viejo refugio religioso y sumirse en el nihilismo mas feroz. Dice Kant: “Así pues no puedo siquiera admitir Dios, la libertad y la inmortalidad para el uso práctico necesario de mi razón, como no CERCENE AL MISMO TIEMPO A LA RAZON ESPECULATIVA SU PRETENSIÓN DE CONOCIMIENTOS TRASCENDENTES” Posteriormente Hegel haría su intento de reconstruir la racionalidad misma para evitar este sacrificio y conservando la libertad absoluta del espíritu conservar al mismo tiempo su omnipotencia. Pero poco importo a la nueva época desgarrarse entre las depresivas meditaciones de un nihilismo creciente, que colocaba al ser humano en medio de su impotencia con rigor cínico, y las eufóricas exaltaciones de la racionalidad rediviva y triunfante en cada nuevo logro técnico. Todo siguió adelante, y la vanidad incluso se alimento del nihilismo, pues el cinismo del pensamiento que todo lo degrada a cosa fútil es también una forma de extralimitarse con soberbia.

7
Al comenzar el siglo XXI deberíamos haber superado por fin aquellas ansias de extralimitación, sobre todo teniendo en cuenta que poco a poco nos encontramos con los límites de la Madre Tierra, que si bien es pródiga, no lo puede ser infinitamente. Pero el impulso de omnipotencia persiste ya sea en la forma de un expansionismo capitalista que poco a poco encuentra su ataúd terrestre o en la forma de un retorno a los rezos matinales, a las ansias de escape de las limitaciones que nos conforman y nos esfuerzan. Si, hay que admitirlo, se respiran en el aire redivivos aromas de incienso y se quiere levantar de su tumba, despreocupándose de la tumba que sería la Tierra si no nos decidimos a abandonar este panorama de soberbia, se quiere levantar de su tumba, digo, al Dios Infinito, y no sin proclamar mientras se lanzan bombas de uranio (empobrecido o enriquecido, quien lo sabe), con viejos aires monoteístas que solo hay dos opciones: estar de nuestro lado o estar contra nosotros, en cuyo caso el exterminio será nuestra manera de dialogar. Pero no solo estos aires de justicia infinita quieren volver a brotar de la pútrida ciénaga, sino que se vuelven a pasear a sus anchas los predicadores llevando la buena nueva de que Dios todavía no ha muerto sino que quizás agoniza. No ha sido la moderación de los ateos sino la falta de insistencia de los filósofos en reconsiderar la muerte del Dios Infinito lo que ha permitido que los rezadores regresen con renovadas fuerzas. A ello se agrega una cierta nostalgia y deseo de volver a obedecer mientras a impulsos de la vanidad del capital parecen desmoronarse no solo los glaciares. Pero ni lo uno ni lo otro son mas que un retorno a la extralimitación, a la decisión profunda de no darse por vencido y aceptar los límites, y tanto si seguimos adelante como si nada nos detuviera ni siquiera la carne chamuscada y tasajeada de medio millón de iraquíes, o si retrocedemos sin recordar las asfixiantes imágenes de la tortura inquisitorial, solo damos un paso más hacia el abismo de la autonegación. Dice Nietzsche: “Valores falsos y palabras ilusorias: ésos son los monstruos peores para los mortales. La fatalidad duerme y aguarda en ellos largo tiempo. Mas al fin llega, despierta y devora a aquel que construyó cabañas sobre ella. ¡Mirad las cabañas que se han construido los sacerdotes! Iglesias llaman a sus antros de empalagoso aroma. ¡Qué luz tan falsa la suya, qué aire con olor a moho!…¿Quién creó para sí tales antros y escaleras de mortificación? ¿No sería alguien que quería esconderse del cielo puro?” Todavía más enfáticamente dice Nietzsche: “¡Y no supieron amar a su Dios como no fuera crucificando al hombre!” No detendremos la máquina de nuestra soberbia volviendo a rezar, eso debe quedar bien claro. “Rezar es una vergüenza. Bien lo sabes: ese demonio cobarde que llevas dentro, a quien complace juntar las manos y cruzar los brazos, y sentirse más cómodo- ese demonio cobarde te dice: ¡Hay un Dios!” Antes de volver a rezar es preferible leer palabras que nos purguen de semejante infamia, como estas de Mencken: “La convención social mas curiosa de esta época es aquella en virtud de la cual se deben respetar las opiniones religiosas. Cualquiera debe estar en condiciones de percibir sus efectos nocivos. Solo sirve para: a) echar un velo de santidad sobre ideas que ofenden todo decoro intelectual. b)convertir a cualquier teólogo en una especie de libertino amparado por la ley. Sin duda dicha convención es la responsable de que las ideas realmente sensatas progresen en el mundo con una lentitud tan aterradora.” Decía el olvidado Max Nordeau: “Cada acto religioso particular seconvierte en una comedia culpable y en una indigna sátira cuando se ejecuta por un hombre culto del siglo XIX” ¡Y hablaba del siglo XIX!. ¿Cómo hacer entender que la estupidez es solo el disfraz de la soberbia más atroz y amante del horror? Tal vez no alcancen todas estas palabras de modo que solicito a quien tenga disposición inteligente que considere esta cita de la Biblia como síntesis de lo que trato de rechazar aquí, extraída de 2Reyes, capitulo 2 y referente al profeta Eliseo: “Y procedió a subir allí a Betel. Mientras iba subiendo por el camino, hubo unos muchachitos que salieron de la ciudad y empezaron a mofarse de él y subieron diciéndole: – Sube calvo, sube calvo. Por fin el se volvió y los vio e invocó el mal contra ellos EN EL NOMBRE DE DIOS. Entonces dos osas salieron del bosque y se pusieron a despedazar a cuarenta y dos niños del número de ellos.”
Aun quiero agregar algo EN NOMBRE DE ESOS NIÑOS DESCUARTIZADOS: – Sube calvo, sube calvo, sube, sube y no vuelvas a bajar nunca más.

EDUCAR PARA SUPERAR LA POBREZA: UNA MENTIRA IDEALISTA-CONSERVADORA (por Andrés Núñez Leites)

Se trata de una vieja promesa que despierta un consenso automático. Una “inversión idealista” diría Gramsci: tomar la consecuencia (bajos niveles educativos) como causa (de la pobreza). Ese slogan típico de las derechas es hoy asumido también como dogma de los nuevos gobiernos de izquierda en América, justo cuando en su mayoría juran su fe en el desarrollo conservador. Sin embargo la pobreza, tanto cultural como material, sigue allí, tan dura y tan amplia como siempre -o como nunca-, y su superación es imposible en el marco del capitalismo.

La perspectiva individualista-idealista

Todo actor social tiene una “estructura de opciones” en cualquier posición social en que se encuentre: un hombre de una casa precaria de cartón puede optar por asaltar a otros de mejor fortuna, mendigar en una esquina o clasificar residuos. Del mismo modo, en el otro extremo de la división de clases, un burgués acaudalado puede optar por inversiones en producción directa o en especulaciones financieras, entre una miríada de opciones. Y es que precisamente los márgenes de acción son mucho mayores cuanto más ventajosa -en términos de capital financiero, social y cultural- sea la posición social de una persona o un colectivo. La educación, en cualquiera de esas y de todas las otras posibles posiciones en la sociedad, aumenta las posibilidades de una mejor intelección del entorno, y de una toma de decisiones más ventajosa, con arreglo a ciertos criterios axiológicos.
Vayamos de vuelta a los estratos más bajos de la sociedad: la educación aumenta la capacidad de elegir con fundamento racional y en los hechos mejora las posibilidades de “salir de la pobreza”: un padre y una madre pueden desinvertir en recreación o consumo de ropa y transporte para invertir en la educación de sus hijos, al lograr percibir las zonas de mayor empleo en el mercado laboral, y así ganar posibilidades para que sus hijos puedan “salir de la pobreza”.

Sin embargo, ese manejo de la estructura de opciones tiene un límite que es la propia estructura. Es decir: el mercado de técnicos en informática tiene un límite preciso de acuerdo a las necesidades de producción de las empresas y los posibles nichos de mercado. Por más que todos los niños reciban un laptop de bajo costo para familiarizarse con esa tecnología, esto está muy lejos de garantizar nada. Esto se nota claramente en las clases medias bajas, donde proliferan los hijos abogados, escribanos, médicos, maestros, que no logran una adecuadainserción laboral y por lo tanto mantienen un vínculo de dependencia con la generación de sus padres. En el momento de la toma de decisiones de estudio, quizás la opción fue la más adecuada, pero los lugares posibles para la inserción profesional se vieron limitados por el devenir propio del mercado laboral dentro del sisema capitalista.

Estrategias de acumulación capitalista

Por un lado, juegan el azar y la habilidad individual y familiar, pero por otro juegan las estrategias de acumulación políticamente hegemónicas a cada paso.

Dentro del capitalismo, asumiendo una gran variedad de matices, hay dos grandes estrategias para orientar el desarrollo del ciclo ampliado del capital: una estrategia de desarrollo endógeno y una estrategia de desarrollo exportador. En sus formas típicas, la primera se identifica con el keynesianismo y la socialdemocracia: tipo de cambio alto, alta inflación, sustitución de importaciones, alta demanda interna, aumento de salarios y prestaciones sociales, desarrollo de leyes laborales abarcadoras, fortalecimiento del sindicalismo, proteccionismo. La segunda, con el neoliberalismo, en que se invierten las decisiones recién mencionadas porque la producción se orienta a la exportación. El primer modelo hace soñar a las clases populares y medias bajas, pero las hace despertar cuando los precios internacionales de la producción primaria hacen imposible la cuantiosa transferencia del sector primario al secundario en que este modelo se sustenta, lo que puede matizarse si se da el paso clave del desarrollo capitalista modélico del norte: pasar a producir bienes de capital y exportarlos en cantidades respetables – pero esto también se ha revelado como un sueño en América, y sin entrar en detalles, digamos que los países que lo han logrado han visto fragmentada su sociedad en subzonas “tercermundistas” y “primermundistas”-. El segundo modelo genera un grado muy alto de exclusión social del consumo de elementos básicos para la vida. Ello porque el costo del trabajo se vuelve un peso para la “competitividad” de los productos exportables, generalmente pobres en valor agregado intelectual; así, se desinvierte en los sectores productivos más inclusores de mano de obra, como la industria, y se da preferencia a los proyectos extractivos y de baja elaboración (agricultura extensiva y minería, clásicamente). Esta última es la realidad de los años 1990s en América.

En la actualidad, aparece con mucha fuerza en nuestros países la opción “tercera vía”: ante la dificultad contextual para sostener un modelo socialdemócrata, las izquierdas llegan al poder y llevan adelante políticas macro-económicas neoliberales (de “derecha”), pero matizan el golpe con políticas de asistencia social a los sectores más marginados por esta estrategia. “Fome zero” en Brasil, “Planes Trabajar” en Argentina, “Plan de Emergencia” en Uruguay, y siempre algún “Ministerio de Desarrollo Social”, siguiendo la receta de los grandes centros financieros. Y es que esta política es antes que nada una política social de seguridad: controlar la violencia de los pobres dándoles un minimum de subsistencia, que no modifique su lugar social pero que atenúe su hambre. De más está decir que la carga impositiva que financia esta política social cae sobre las clases medias y los trabajadores con mejores ingresos, y nunca sobre los grandes capitales trasnacionales que son precisamente el corazón de esta estrategia, mal que le pese a muchos, neoliberal.+ La educación en el contexto neoliberal clásico

En el caso de los gobiernos de derecha, la educación es un asunto fundamental. Por un lado se limitan las autonomías y se ataca a los espacios generadores de pensamiento autónomo. Esto se realizó con gran éxito en la década de los 1990s, neutralizando a las universidades públicas, por ejemplo, que pasaron de ser núcleos del pensamiento revolucionario a ser palancas de la acumulación empresarial, vía el sometimiento de sus elites a través de la lógica del anzuelo de la financiación de proyectos orientados a la mejora de la producción. “Una universidad útil para la sociedad”, se decía y se dice, o sea, sin pensamiento propio, sin acciónde cambio del sentido del sistema político. En términos generales, los gobiernos de derecha limitan la inversión (“el gasto”) en educación, porque no es necesario para el aparato productivo generar mayores cantidades de personas con niveles educativos medios. Como dicen Fernández y Uría en su “Arqueología de la escuela” hay una verdadera política de control y concentración (expropiación) del capital lingüístico, principalmente del manejo de los medios simbólicos altamente especializados. Así, se tiende a la privatización de las escuelas y universidades, y se genera una gran mayoría con un pésimo nivel educativo, un margen mínimo de clases medias (administradoras de la dominación) y una elite técnicamente capacitada para dirigir la explotación de recursos y personas.

Al mismo tiempo, proliferan los planes educativos focalizados. Con abundante financiación internacional y de deuda interna (que pagan los asalariados, obviamente), se promueven “escuelas de tiempo completo” para evitar que los hijos de los marginados estén delinquiendo en las calles, becas para los estudiantes pobres destacados (la educación media y superior se vuelven un privilegio para los mejores de los pobres, y no para todos los pobres), categorización de “escuelas de contexto crítico” que reciben apoyo multidisciplinario para contener la violencia estudiantil y familiar. Los planes educativos, el currículum, se vuelve tecnicista: se borra la pretensión de propagar la cultura general, porque ya no hay una necesidad de integración de todos y sólo es necesario formar gente con “comptetencias laborales”. Junto a esta “mano izquierda” golpea fuerte la “mano derecha” a través de una decidida represión policial y judicial contra los pobres, favorecida por la generación de una sensación de inseguridad a través de los medios de comunicación.

Se genera también dialécticamente la contraparte: una acumulación de fuerzas sociales contra el “modelo neoliberal” que, de la mano de los partidos de izquierda piden políticas de desarrollo “hacia adentro”, siempre con añoranzas de los felices años 1950s, y de la mano de los sindicatos de la enseñanza más inversión en educación. Estallan conflictos sindicales, ocupaciones de centros de estudio y desafíos al gobierno, siempre con el apoyo -oportunista, como se ha visto- de los partidos de izquierda.

La educación con la izquierda en el poder

No soy experto en las realidades de Bolivia, Venezuela ni Ecuador. Allí, en un marco de contradicciones y desaciertos, pero también de grandes aciertos, las relaciones de fuerza quizás estén permitiendo el pasaje conflictivo -no hay otro modo conocido- hacia alguna forma de socialismo pluriétnico. Sin embargo en el Cono Sur, los gobiernos de izquierda se parecen mucho más a los gobiernos de izquierda de la Europa que traicionaron a las clases sociales que los llevaron al poder, en los 1970s y 1980s. Y el devenir político -el vaivén izquierda “light” / derecha dura- parece perfilarse de modo similar. Para captar el electorado de “centro”, que no quiere cambios sociales dramáticos y sólo aspira a un buen nivel de vida no amenazado por los marginales ni por la voracidad burguesa, los partidos de izquierda se deshacen de sus aristas revolucionarias, incluyendo la purga de los izquierdistas irredentos. Junto a las loas a Cuba y evocaciones vacías al folklore revolucionario, practican políticas económicas neoliberales y políticas sociales de origen neoconservador, ya mencionadas más arriba, y a la vez que hablan de desarrollo social abren las puertas del país a la explotación de la naturaleza y de los trabajadores por parte del capital trasnacional, lo cual arroja actualmente buenos incrementos del PIB. Esta política de mentiras tiene patas cortas: el límite aparece por dos frentes simultáneos. Por un lado la crisis internacional -las contracciones cíclicas de la demanda de las economías centrales- hacen caer la tranferencia de recursos para las políticas sociales de seguridad. Por otro lado, la imposibilidad de contener la delincuencia (que claramente no se explica en términos de pobreza absoluta sino relativa, es decir en términos de expectativas defraudades y falta de perspectivas) abren la brecha para que pasen a un primer plano las promesas de “mano dura” de los partidos de derecha. Una vez que estos regresan, mantienen el corazón de la política económica neoliberal, pero sustituyen las políticas sociales por represión policial y judicial, según su clásico enfoque de la seguridad a palos.Pero mientras los gobiernos de izquierda logran sostenerse y presentarse como los adalides del éxito empresarial y profesional, la educación tiene un momento de discreto brillo. El gasto en educación aumenta, llegando a duplicarse y triplicarse. Este aumento generalmente es devorado por la burocracia, pero reconozcamos que llegan más recursos a lo más bajo del subsistema educativo, mejorando los salarios docentes y las condiciones materiales de los establecimientos escolares. En Uruguay, por ejemplo, el golpe de gracia que ha dado una legitimidad y una popularidad inusitada a la política educativa del gobierno izquierdista vino de la mano del “Plan Ceibal”, implementación local de una millonaria compra de computadoras de bajo costo a la ONG de la derecha norteamericana de la era Bush One Laptop Per Child (OLPC); a pesar de tratarse de hardware aún en desarrollo y de proliferar las fallas técnicas en la ingeniería de comunicaciones para la conexión a internet, esto generó un consenso casi unánime por su fuerte impacto simbólico: poner en las manos de los niños un claro símbolo de ascenso de clase. Los padres, en su asentamiento precario, en el desempleo o los planes de empleo basura, agradecidos. Nadie mencionó que no es un proyecto local sino un plan global que nace muy lejos de cualqueir intención socializante. En Uruguay mucha gente -la que sólo se informa por TV- cree que se trata de una idea y un regalo del presidente.

Hablar hacia la izquierda, educar hacia la derecha

Sin embargo la pobreza continúa. La llegada de cuadros de origen marxista a los mandos medios y altos en la administración educativa permitió matizar las aristas más empresariales del discurso tecnicista de la educación de los años 1990s. Sin embargo, no basta con realizar nuevos planes educativos que mencionen a Habermas o a Giroux: el discurso se vuelve encubridor y legitimador de una política conservadora cuando en términos de la administración del sistema educativo se siguen los carriles del neoliberalismo: desarticulación de la autonomía de la educación, focalización del gasto educativo en los sectores más marginados, dejando de lado a los sectores trabajadores y a las clases medias bajas. Y de a poco, preparando las nuevas tandas de gobiernos de izquierda, comienzan a volver las propuestas que se creían olvidadas en los 1990s: premios por productividad docente, premios por productividad de los centros educativos, orientación de la educación hacia el trabajo. Esto tiene un agregado brillante en términos de manipulación de masas -algo que sólo los técnicos con gran manejo de los medios simbólicos de reproducción del capital y legitimación de la democracia liberal podrían llevar adelante-: la generación de falsos espacios de participación orientados a domeñar el discenso. “Comisiones de participación” en los centros educativos, “Debate educativo” y “Congreso Nacional de Educación” para padres y docentes, que sin embargo no ven recogidas en las leyes salvo las propuestas ya previstas por los gobiernos. Y es que en lineas generales la educación en la era de los nuevos gobiernos de izquierda no difiere de la de los derechistas años 1990s: formar para el trabajo y no para la emancipación, y sobre todo, responsabilizar al sistema educativo de los resultados educativos -como si estos no dependieran de los factores sociales de las comunidades donde están insertos los establecimientos educativos- y responsabilizar al sistema educativo en última instancia de los males sociales. La delincuencia creciente y acrecentada por TV viene de la mano de gritos neuróticos de derecha e izquierda por una “educación en valores”.

Límites de la incidencia de la educación en el problema de la pobreza

Pensemos tanto en los sectores beneficiados por la inversión educativa focalizada de los gobiernos de derecha, como de la educación algo-menos-focalizada de los gobiernos de izquierda, en los beneficiados por los gastos generales acrecentados en educación por parte de los últimos mencionados. Los sectores marginados por el neoliberalismo son el foco de la inversión educativa. Sin embargo el resultado es, perdónese la expresión, pobrísimo. Es decir, las cifras de pobreza pueden mejorar, porque hay una política de salud más abarcativa, o porque las personas desempleadas logran trabajos vía ONGs subvencionadas por los gobiernos de izquierda, trabajos de 3 ó 4 meses al año, además de pensiones para la infancia y otrasprestaciones sociales. Si se mide la pobreza en términos de niveles de ingreso económico, esta se ve levemente reducida por la intervención de los gobiernos de izquierda. Pero si se mide la pobreza en términos de la ubicación en la estructura del modo de producción capitalista, no se modifica en nada. Personas que antes no tenían ingresos propios ahora tienen empleos sumamente precarios en el mejor de los casos o una vianda diaria y acceso a la salud gratuita en el peor. El problema es que no se modifica en lo sustancial la estrategia de acumulación capitalista. Gobiernos percibidos como “de izquierda” reciben de brazos abiertos la especulación financiera internacional, o las grandes industrias de la celulosa, y se muestran alegremente dispuestos a ser lugar de inversión de la decadente industria nuclear, o permiten la destrucción ambiental y social por parte de las mega plantaciones de agrocombustibles y soja, por poner ejemplos.

Estamos diciendo entonces que, en términos generales, la pobreza de amplias capas de la sociedad, no se modifica. ¿Por qué? Porque el mayor nivel de gastos en políticas sociales y mejores medios y modos (siendo generosos en la evaluación de los mismos) de educación no modifican -volvamos al nivel de los actores sociales luego de una mirada sistémica- las “estructuras de opción” de los pobres. Estos siempre estarán a merced de los propietarios de los medios de producción, cuya riqueza, mal que les pese a los revolucionarios arrepentidos, se genera a partir del plusvalor del trabajo. El hombre pobre, la mujer pobre, en todo caso, al aumentar el gasto en políticas sociales focalizadas puede tener algunas opciones más dentro de su estructura de opciones, y si a esto se suma una educación mejor sostenida económica y técnicamente, puede hacer un uso mejor de esas opciones. Sin embargo, ese margen tiene como límite duro y aparentemente inexpugnable la propiedad privada de los medios de producción, y el estado como guardián del derecho de propiedad; allí donde las fuerzas productivas podrían emplearse para satisfacer las necesidades humanas, la ley y el orden estatal, junto al discurso político de la derecha y (ahora) de la izquierda, están para asegurar que las mismas se orienten exclusivamente al lucro. Tendríamos que detenernos a pensar si es necesario aumentar la producción de energía o el PIB, o si es realmente imprescindible la inversión extranjera, por ejemplo… Es increíble que hayamos asumido como obvio el camino capitalista: el incremento al infinito de la productividad y del volumen y valor de producción como único medio para -via sacrosantos impuestos estatales- “luchar contra la pobreza”.

El sistema capitalista necesita a los pobres y a la pobreza. Desde una mirada funcionalista actual podría decirse que el vaivén derecha-izquierda dentro del marco del modo de producción capitalista se parece a una operación autopoiética de la sociedad, una adaptación autogenerada para evitar su disolución -la disolución del capitalismo- y perpetuar la dominación del capital sobre los seres humanos y sobre la naturaleza. Decir que se va a “luchar contra la pobreza” entregando computadoras portátiles a los niños escolares, o aumentando llanamente el gasto en educación (de modo focalizado o universalista) sin tocar en lo más mínimo el modo en que se produce la pobreza, se parece más bien a una lucha contra los pobres.+ Las políticas sociales orientadas a la seguridad fijan a los pobres en su condición de tales, de necesitados y dependientes económica y políticamente. Las políticas económicas neoliberales generan una enorme acumulación de riqueza sobre la base de la explotación de los trabajadores y de la naturaleza, generando un “ejército de reserva del proletariado”, como diría Marx, cuya función es mantener a la baja el salario. Pero además su función, señalaba Foucault combatir la idea de los tribunales, es permitir la división de la población en proletarizados, no proletarizados y fuerzas de seguridad, trinomio que se combate y neutraliza y que reactualiza permanentemente el orden del capitalismo. Finalmente, el discurso explícito de las políticas educativas de la derecha y de la izquierda neoliberal, combinadas con la falsa bondad de la “tercera vía” y las políticas sociales focalizadas en los más pobres en aras de la seguridad de los más ricos, junto a toda la perorata de la “distribución de la riqueza” sin modificar la propiedad y el modo de gestión de los medios de producción, así como la orientación, el sentido de la producción, sobredimensionan la capacidad de los sistemas educativos para incidir en la disminución de la pobreza, desplazan la responsabilidad desde el modo de producción hacia las instituciones educativas y fomentan el conformismo.Discutamos si queremos caminar hacia un socialismo estatal o libertario. Discutamos los caminos y la posibilidad de la paz o de conflictos controlados. Discutamos si queremos un “Socialismo del Siglo XXI” en la senda de Venezuela, Bolivia y Ecuador, pretendiendo domar el capital limitándolo por el bien común. Discutamos si queremos crecimiento o decrecimiento económico, si queremos una economía planificada o economías de subsistencia autónomas basadas en el trueque. Discutamos luego una educación que acompañe el rumbo elegido. En Uruguay, desde donde escribo, es esandaloso el silencio de los intelectuales ante el viraje neoliberal de la izquierda en el poder, los mismos que gustosos rentan su voz para repetir obsecuentemente que la educación es el camino, posponiendo infinitamente la transformación de la economía y más en general el modo de producción, mientras vemos al capitalismo matar a millones y arrasar con la vida en la Tierra.

SILENCIO ACTIVO EN LA EDUCACIÓN (por Marcelo Falcón Vignoli)

Abstract: Silencio activo en la educación. Comunicación que presenta la actividad del educador que pasa por diferentes estadios del proceso proyectual educativo, en los cuales se deben de tener en cuenta la emanación, la manifestación, entretejido, experiencia y nuevamente la emanación. Todas estas instancias participan de los fines educativos, en donde es posible destacar como trascendente la realidad del silencio activo, como fuerza germinal.Silencio y palabra (experiencia).

Introducción.

Podemos encontrar un silencio actuante, en el instante posterior a la palabra dicha, como también, en el momento anterior a que ésta sea pronunciada, presentada, aparecida. Silencio que puede hacerse diciente, debido a un yo que lo ofrece, que en definitiva es el verdaderamente diciente. La palabra dicha, la experiencia vivida, también puede manifestar un silencio diciente, porque al nombrar lo que nombra, también podemos encontrar que nombra lo que calla o que ofrece lo que no nombra. En este sentido, aparecería tanto silencio significativo, como significado en lo pronunciado. El silencio emanado, es un decir manifestado, que es posible ofrecer debido a la existencia de una emanación silente, gestora. En definitiva, la emanación silente, gesta toda manifestación, toda experiencia con ella.

El origen, como realidad que emana, puede ser considerado como un silencio absoluto, en el cual no hay manifestación. El silencio es absoluto, se encuentra gestando toda manifestación que va a experimentarse, y ambos, pueden entenderse como indecibles absolutamente. No puede expresarse lo aún no manifestado, no puede expresarse a través de ningún medio, nuestras experiencias con lo manifiesto. Todo silencio que podemos percibir, vivenciar, podemos entenderlo como un silencio diciente, encarnado a una determinada experiencia, como puede ser la palabra manifestada. El silencio aparecido con posterioridad, con anterioridad, con simultaneidad a cierta manifestación, es diciente. Y quién percibe estas situaciones, es porque está conciente, alerta y despierto en relación a su propio ser conectado al todo existencial en el que está inmerso, ligado, unido. En este sentido, la palabra diciente y el silencio, tendrían la misma potencia en cuanto a manifestación comunicativa. El silencio transportado por manifestaciones positivas, sería un medio sin medio, un sentido aparecido en tal silencio, y por ello, es diciente, es existente, es presencia negativa que dice. Entonces, la palabra no manifiesta positivamente, puede aparecer a través del silencio, a causa de no ser pronunciada, y ser así, existencia, acción viva. La ausencia de sonido verbal, puede lograr igualmente que emerjan contenidos y sentidos más o menos complejos, por ello, podríamos decir que tal ausencia es presencia, es manifestación paradójica, es un eco retumbante en el interior de todo individuo alerta. Y es en esta dirección, que podemos hablar de un silencio activo, vivo, existente, lleno de sentido, que se manifiesta, que se hace presente paradójicamente, durante la ausencia perceptiva, y de medios expresivos.
Si pensamos, que es una realidad la comunicación a través del silencio, podremos entender que no todo lo comunicable sé vehiculiza a través de la palabra, de la manifestaciónpositiva. Es decir, la comunicación a través del camino negativo, debe ser tenida en cuenta. El sendero, camino o vía negativa para decir, debe desarrollarse concientemente. Según lo dicho, estaríamos pues ante el medio sin medio y el decir sin decir, como una realidad paradójica para la comunicación. Es decir, que luego de la emanación inicial, que puede detonar un proceso proyectual, o simplemente una proyección comunicativa, tal manifestación silenciosa-negativainmaterial, estaría encarnada-relacionada en algún acontecimiento, para poder ser manifestada como ausencia. Tal ausencia comunicativa, tal indecibilidad positiva, tal inmaterialidad debe diferenciarse sustancialmente del silencio de la emanación, porque ésta aun no está unida a ninguna manifestación, es aún in-manifiesta . Por lo tanto, podríamos convenir, que no todo podría ser dicho con la palabra emitida, percibida, dirigida, enviada, no todo es comunicable a través de la manifestación, cualquiera sea ésta. Y en esta dirección de análisis, habría todo un universo, ínfimo o infinito de conocimientos, que escaparían al propio verbo, a la propia manifestación. Conocimiento, que fluiría independientemente del camino positivo, y para relacionarse con él, se deberían utilizar el silencio, se debería renunciar a decir, para decir por la vía negativa, por el camino de la paradoja.

Es pensable que si el lenguaje verbal, es una manifestación positiva esencialmente diciente, por todo lo establecido, tendría límites en presentar todo conocimiento. Y fuera de esos límites, solamente la vivencia, sólo es silencio, sería la forma de comunicar, de decir. Quizás, ambos juntos serían los encargados de presentar todo cuanto puede comprenderse. Quizás, también, el silencio, esté siempre unido a la manifestación, como su quinta esencia. Nuestra reflexión, nos lleva a atender todas aquellas situaciones, que puedan traspasar los confines de la manifestación positiva, y cruzar así, las fronteras del conocimiento nombrable. Por ello, estaríamos entrelazándonos con el conocimiento no nombrable, existente y más no decible.
Si nos situamos en silencios unidos a comunicaciones verbales, orales-escritas , textuales e hipertextuales, podríamos entender que éstos, los silencios, emergen a partir de aquellas, las manifestaciones verbales; como también, podemos pensar que el sentido del silencio, es decir, lo que se pretende conocer a pesar de ser incomunicable verbalmente, es también, la fuerza que dirige al texto, al hipertexto, a la comunicación verbal, aunque nunca sea manifiesta perceptivamente. En esta segunda opción, la del sentido comunicable, toda manifestación verbal, toda realidad hipertextual, toda manifestación, estaría dirigida por lo inmanifestable.

Ésta realidad de no poder decir directamente, ésta limitación, puede asimismo ser vista como virtud, porque puede permitirnos llegar hasta las propias fronteras del lenguaje, como una situación de fuera de conjunto de toda manifestación, en la que podemos llegar a descubrir, todo conocimiento inmanifestable. Solamente la posibilidad de encontrar conocimiento más allá de lo manifestado, merece toda acción de búsqueda. Desde esta posibilidad, quizás realidad, puede entenderse, todo intento por lograr traspasar limitaciones, condicionantes, para lograr comunicarnos y generar-transmitir conocimiento. Aunque siempre podemos conservar la duda de sí realmente todo esto es posible, si realmente logramos comunicarnos con sentido, o simplemente nos relacionamos siempre entre aproximaciones e ilusiones. Si, esto fuera así, los silencios comunicativos no serían una vía exacta de comunicación, pero igualmente trascendente.

Podemos entender desde esta realidad tramada entre lo positivo y lo negativo, la importancia de las relaciones que establecemos con los demás, para realizarlas en un estado de atención, de alerta, que permitan una comunicación real, dentro de lo manifestado, pero también fuera de lo manifestado. Teniendo en cuenta que la comunicación, fuera de los niveles verbales, puede llegar a dar el sentido sustancial.

Sin esta conciencia entre los interlocutores, entre los individuos que se relacionan la comunicación es aún más limitada. Por ello, quedarse en la ejemplificación, en la manifestación de cualquier expresión, es no contactar con el sentido que aquella manifestación está encargadade vincular. En este sentido, los interlocutores que generan las relaciones interpersonales, deberían estar inclinados y acostumbrados, a recibir información y conocimiento, tanto por la vía positiva como por la negativa, tanto por lo dicho como por lo no dicho. Es aquí donde entrarían en juego, en acción, nuestras capacidades comunicativas, de emisión, de recepción, y de resonancias ligadas al todo comunicacional y existencial. Los conocimientos en acto, se entretejen y resuenan más fácilmente, desde una actitud y aptitud individual, dispuestas y abiertas, durante las experiencias comunicativas. El estadio del conocimiento vivo y activo, en que cada uno se encuentra, en que cada uno habita, más la propia disposición a comprender, sintiéndose realmente como una conciencia en tránsito, en transformación ligada, permitirá una más rica y nutritiva actividad relacional. Por lo tanto, infinidad de veces, podremos encontrarnos desarrollando comunicaciones, enviando manifestaciones a los demás, pero para ser comprendidas y enriquecidas sustancialmente, se necesitará del silencio activo, de todos los participantes.

Pero esto no quiere decir, que naveguemos en un mar de fantasías , sin sentido e inconexas de todo conocimiento sustancial, sino que permanecemos alertas, de que todo el esfuerzo siempre esté dirigido, conectado con conocimientos realmente trascendentes para la vida en general. Por lo tanto, la relación entre palabra y silencio, entre manifestación y silencio, puede ser entendida, metafóricamente, como una realidad, en la cual se relacionan luz y sombra, o, forma y contraforma, participantes de alguna intención-emanación comunicativa. Por lo tanto, realidades recostadas a un conocimiento realmente importante, trascendente para la existencia de lo humano. El sentido aparecido en esta relación, es realidad substancial. Por lo tanto, podemos encontrar, nuestras comunicaciones, enriquecidas, por todo aquello que decimos y que no decimos, por toda aquella relación, conformada por la ausencia y la presencia, más, el otro y el contexto cultural , que es quién se entreteje en la comunicación.+ Es decir, que la palabra dicha, pronunciada, enviada, la palabra callada, no dicha, silenciosa, y toda la multiplicidad de silencios posibles, permitirían la aparición del sentido anhelado. La relación entre lo nombrable y lo innombrable, permitiría el acercamiento a ciertos conocimientos difícilmente constatables con la simple mirada. Comprendiendo esto, es que podríamos interpretar toda manifestación enviada por las individuos, fundamentalmente, desde los procesos proyectuales (educativos), como una realidad que supera toda conformación percibible. Instalados en la dimensión del sentido, del conocimiento, aparecido entre el decir y el no decir, emerge toda consecuencia proyectual, como la huella del humano activo, como evidencia de realidades metafísicas, encarnadas en todo lo que la especie hace y proyecta.

Podemos pues, llegar a entender que todo conocimiento puede ser rastreado, conectado, desde las manifestaciones positivas y negativas, aquellas que han nacido, de ciertas emanaciones o intenciones activas; como también podemos pensar, que en el inicio de dichas manifestaciones, es decir, en los procesos emanatorios, hay tanto conocimiento activo, que permite y provoca, todas las transformaciones posteriores, todas las manifestaciones que entran en relación con el resto del tejido existencial. Por lo que el conocimiento siempre es fuerza activa, ya latiendo en la dimensión de la emanación y vinculable al silencio, ya en la dimensión de la manifestación, ya como realidad dicha positivamente, pero sin que ello impida, la ligazón con el silencio que ha permitido su existencia. Desde esta reflexión, las transformaciones humanas, todos los cambios sociales, toda la cultura de la especie, dependen de todo el conocimiento activo que se irradie desde los momentos de emanación, de inicio de todo lo que posteriormente será, de todo lo que llegará a germinar.

Por ello, relacionando emanación y manifestación, como manifestación y emanación, se puede decir que se ha encontrado un puente que los une, unas pautas conectivas que las asocia significativamente. Con ello, se habría encontrado un rapport, una relación significativa, entre la emanación, la manifestación y sus consecuencias contextuales. Podríamos decir, que tal fuerza emanada, más o menos compleja, se ha encarnado en determinada manifestación percibible y entretejido con el todo social. Y esta podría ser lo importante de las palabras, lo trascendente detoda manifestación, cuando germinan desde fuerzas que siempre están dirigidas a potenciar toda realidad humana, a darle un sentido significativo-nutritivo a la existencia .
Siguiendo a Ramón Xirau (1968), en referencia a las palabras, entendemos que hay un nivel de acción de las mismas, desde donde pueden ser comprendidas por todos o por una amplia mayoría, y quizás, esto estaría evidenciando la existencia de un uso positivo del lenguaje, que ofrece una amplia comprensión de todo aquello que se quiere expresar, comunicar. Aquí, aunque pueda siempre atribuírsele silencios anexos, no estaríamos dándole mayor trascendencia a éstos, ni siquiera a las palabras, si es que pensamos que los contenidos a comunicar, no tienen gran significación. Aunque bien es cierto, que tales contenidos, contextualizados, pueden adquirir otro sentido. Pero, en definitiva, en este primer nivel, estaríamos ante la presencia de contenidos simples y expresados positivamente. Es decir, que habría un fácil entendimiento, por una amplia mayoría de personas, porque tal comunicación sería comprendida por lo que expresa positivamente. Podríamos ejemplificar este uso positivo del lenguaje, en el relacionamiento cotidiano de nuestra vida habitual.

Pero, en un nivel más profundo de comprensión, deberíamos notar, que estamos ante acercamientos a ciertos contenidos, a partir de esa relación aparecida entre lo que se enuncia y lo que no se enuncia. Donde la comunicación verbal como manifestación compleja, intenta presentar contenidos complejos, por ser difíciles de expresar. Acercarnos a ciertos contenidos complejos, a partir de la aparición de cierta manifestación verbal, implicaría nuestro esfuerzo por ver lo invisible, a partir de emergencia de silencios significativos, según el contexto de la comunicación y de quién la emana.
En este sentido, el lenguaje se esforzaría, se desarrollaría, para intentar elaborar y comunicar, contenidos que pueden estar más allá de su propio potencia. Si no fuera así, toda realidad conceptual, podría contenerse en la comunicación verbal. Todo conocimiento complejo, sería contenido por la manifestación, y no serían necesarios los silencios significativos para comunicar lo incomunicable.

Sea como sea, podemos vivenciar que las palabras, son fabulosos estímulos que logran dejar resonando nuestro entendimiento, permitiendo el acceso a ciertos contenidos, más allá de su apariencia visual o auditiva. Por ello, la doble función de las manifestaciones, del lenguaje, de las palabras, no siempre exigirían una dicotomía o dualidad interpretativa, en la cual deberíamos optar, sino que también podrían utilizarse simultáneamente, y buscar contenido en ambas dimensiones. Sería posible no optar y podría paradójicamente, vivenciar contenidos desde una manifestación que nombra directamente e indirectamente, de forma simultánea. Por lo tanto, deberíamos estar alertas, atentos, a todas aquellas manifestaciones-textuales, que naveguen en ambos niveles de comunicación, desde donde serían posible generar lecturas en superficie (directas) y/o lecturas en profundidad (indirectas). Las manifestaciones verbales, podrían ofrecernos estos dos caminos para permitir comprender ciertos contenidos, luego de vencer la textura amurallada de la superficie, de la apariencia . Por lo tanto, detrás o delante, de la textura textual, o del enmarañamiento conectivo hipertextual, de toda experiencia, ambos como manifestaciones, existiría una sustancia significativa que las hace trascendentes, vivas, con sentido . Por ello, podemos pensar que nuestra actitud de búsqueda, de alerta constante, como hábito permanente, posibilitará que logremos revivir los indecibles.

Éste hábito que logra recrear lo indecible, que logra detectar lo que la textura verbal presenta, tendrá como una de sus consecuencias posibles, la lenta y bella elaboración de un tejido de ideas, en el cual habitaremos todos los días de nuestra vida. Es decir, que la textura creada por nuestros esfuerzos comprensivos, irán conformando, la dimensión existencial en la cual podamos andar. Podemos pensar que durante nuestra existencia, iremos generando, transformando, la cuna que nos acuna, la nave que nos transporta. Desde esta realidad, es posible auto-observarnos, auto-conocernos, observar-conocer, como aquel gusano que se recubre en su capullo, para transformarse en mariposa, como una realidad más, de la realidadtotal de la existencia (tejedores de territorios existenciales). Decimos, pues, que las experiencias educativas, que las manifestaciones, tanto textuales, hipertextuales, etcétera, permitirán elaborar el tejido de ideas más o menos palpitante, que logramos organizar durante nuestra existencia, y que estará conformado, por estos dos niveles de acceso al conocimiento (positivo-negativo).

Evidentemente, toda noosfera o tejido personal de conocimiento, estará ligado al todo existencial, permitiendo con ello, una relación verdaderamente armónica. El propio enigma que retumba silenciosamente en algunas manifestaciones, en algunos textos, puede resonar, hacer eco, con el todo indiviso, con el todo universal. Es así, como perfectamente, se irriga la expresión-manifestación textual, de tanto silencio sustancial, porque todo fragmento manifiesto del todo existencial, todo elemento particular, sólo no tiene sentido, porque aislado nada dice con profundo sentido. Solamente reunido, ligado, asociado, enjambrado, con la sustancia cósmica, podrá permanecer nutrido, con la sabia universal o realidad innombrable .

Es así, que podemos situar nuestro propio ego, y todo lo que este genera y manifiesta, como realidades transitorias, que abandonarán tarde o temprano, sus estructura individual, pero que siempre han estado ligadas al tejido universal, más allá de sus apariencias. Nuevamente podemos decir, que toda manifestación está enraizada en aquella sabia que la nutre y que directa o indirectamente, es ella misma con otra apariencia, o mejor dicho, con apariencia, en el sentido de poder ser perceptible. Este estado de conciencia personal, es significativo si queremos recomprendernos y en ello, reelaborar todo nuestro actuar ligado al todo, como tejido sustancial vivo, fundamentado en la sustancia que nos permite tejer nuestros espacios existenciales (tejido, arquitectura, noosfera) . Como podemos ver, todo lo manifestado ligado al todo indecible, deja de ser una manifestación aislada, para ser una aspecto de la realidad absoluta, como es posible constatarlo en las olas del mar, que pueden ser observadas como entidades independientes, pero que no lo son absolutamente .

Es quizás, fácil constatar, la dificultad de abarcar el todo en cualquier manifestación, y por lo tanto, entenderla como una realidad indecible, donde la existencia de la manifestación, podría ser la más asequible, lo nombrable con mayor precisión. Por lo tanto, estamos ante realidades que pueden ser nombradas y realidades que no pueden ser nombradas. Es decir, que existirían sustancias que no pueden ser traducidas o manifestadas en su totalidad. Por ello, ligar noosferas, es lograr extender una red mayor y abarcativa de conocimiento manifiesto, pero que debemos entender como siempre abierta, como un organismo que siempre está nutriéndose, pero que no termina jamás de absorber el todo, porque este lo entendemos como in absorbible.
Por lo tanto, las manifestaciones, absorben del todo in absorbible, como si tuvieran raíces que hacen sustancial su presencia, su conformación, su aparición. Por ello, lo que no pueden expresar perceptivamente, queda añadido como el silencio diciente, el silencio con sentido o denso , que deberíamos siempre diferenciarlo de toda ausencia o sepulcro del sentido, de todo silencio sin densidad expresiva, comunicativa, de todo resto o conformación arborescente. Por ello, al preguntarnos sobre la relación palabra, silencio, palabra, silencio, o experiencia, silencio, experiencia, silencio, imaginamos una danza continua de presencias y ausencias significativas, cuando están ligadas al todo, cuando está absorbiendo del todo, o, cuando este todo amamanta. Es decir, existentes en una conexión o pauta con sentido que liga ambas realidades, ambas existencias. Por lo tanto, y en esta dirección, toda manifestación enviada, como puede ser la palabra dicha o la experiencia educativa, como pueden ser los objetos que nos rodean, como pueden ser los silencios con sentido, etcétera, podemos comprenderla como viva, ya que produce en nosotros conexiones y sucesos significativos , sí es que permanecemos en estado de alerta y logramos generar conectividades más o menos trascendentes. Manifestación que es un reflejo de un todo nutritivo, que es, sustancialmente emanador. Como establece la educadora Derna Vignoli Martín : “El silencio-expreso en la educación, lo debemos hacer … Para ello tenemos que experimentar su valor fermental, el valor germinal que posee. Es realmente lo único que nos hace llegar al discernimiento propio y a internalizar las verdades del Universo. Cuando nos dan una verdad ya elaborada no hay procesopropio y generalmente se desvirtúa y se pierde. Lo trascendente se procesa así, y en el pasaje del tiempo vamos comprendiendo cada vez más y más…”

Bibliografía.

CAPRA, FRITJOF. Sabiduría insólita. Barcelona: Editorial Kairos, 1994. DEWEY, JHON. Una fe común. (1934) Buenos Aires: Editorial Losada, 2005. TAISEN DESHIMARU. Preguntas a un maestro Zen. Barcelona: Kairós, 2004. TEILHARD de CHARDÍN, PIERRE. El corazón de la materia. Maliaño (Cantabria): Editorial Sal Térrae, 2002. XIRAU, RAMÓN. Palabra y silencio. México DF: Siglo XX Editores, 1968.

CONTRIBUCIÓN A UNA ONTOLOGÍA DIGITAL (por Rafael Capurro)

Este artículo está dedicado a una investigación de los orígenes de la ontología digital en la metafísica griega (Platon, Aristóteles) tomando como basis el análisis de Heidegger sobre la aritmética y la geometría griegas en sus clases de 1924/1925 publicadas con el título “Sophistes”. El artículo parte de la tesis que la interpretación del ser que prevalece hoy día es la aquí llamada ‘ontología digital’. Esta interpretación tiene su origen en la concepción griega de la artimética y la geometría, en especial de los conceptos de punto y número. La separación del punto y el número del ente natural es una condición de posibilidad de la actual ‘in-formación’ de los mismos en el medio digital. El artículo esboza en la segunda parte las consecuencias de esta concepción para el desarrollo de una ontología digital. Se hace especial hincapié en la diferencia entre ontología, como una posible interpretación del ser, y metafísica como una interpretación del ser que no se reconoce a sí misma como tal

INTRODUCCIÓN

Vivimos en culturas digitales. La técnica digital impregna la vida cotidiana y la laboral, la política y la economía, la investigación científica, la administración pública, la educación etc. Si bien la relación entre técnica y cultura siempre ha sido muy estrecha en la evolución de la humanidad, lo que caracteriza nuestra situación actual es que esto sucede globalmente y casi simultaneamente, a todo nivel, y con relación a una técnica, la digital, que se ha desarrollado en corto tiempo y lo sigue haciendo a una velocidad vertiginosa. Las culturas digitales son parte de una cultura global aunque no todos los seres humanos estén influenciados por ella de la misma forma. Se habla de la brecha digital para designar el problema del acceso a internet el cual sólo es un aspecto de las diferencias entre países y grupos de países más o menos desarrollados o entre grupos dentro de una misma sociedad. Pero lo que caracteriza más profundamente nuestra situación actual no es simplemente el fenómeno de internet o de alguno de sus servicios como ser el World Wide Web o el correo digital, sino más profundamente la “creencia” como lallamaría Ortega y Gasset, de que todos los fenómenos pueden ser vistos, analizados, construídos y manipulados bajo la condición de que puedan ser digitalizados. A nivel diario esta creencia tiene efectos muy banales: ¡si no estás presente en la red es como si no existieras! Si esta interpretación del Zeitgeist (espíritu de la época) es acertada podemos decir que hoy vemos a la realildad en el horizonte de su digitabilidad.

Siguiendo uno de los caminos del pensar abiertos por Martin Heidegger distingo entre ontología, o también “ontología fundamental”, en el sentido de comprensión del ser (del hombre), y metafísica o sea la concepción del ser de los entes la cual no reflexiona críticamente sobre sus condiciones de posibilidad en el conocimiento humano como lo indica Kant o en la existencia humana como lo hace Heidegger (Heidegger 1991). Si la metafísica está basada en la finitud del conocimiento y la existencia humanas, siendo por tanto una ontología si se ve como marco provisorio de la comprensión del ser, también es este el caso de las “formas simbólicas” como las pensó el filósofo kantiano Ernst Cassirer (Cassirer 1994). Heidegger y Cassirer fueron adversarios en la famosa “disputa de Davos” en 1929 (Heidegger 1991). Cultura y técnica entendidas como procesos formativos simbólicos o materiales son fenómenos ónticos o categoriales. “Todo instrumento nuevo”, dice Cassirer, “creado por el hombre, significa entonces un nuevo paso no sólo para la formación del mundo exterior, sino también para la de nuestra autoconciencia.” („Jedes neue Werkzeug, daß der Mensch findet, bedeutet demgemäß einen neuen Schritt, nicht nur zur Formung der Außenwelt, sondern zur Formierung seines Selbstbewusstseins.“ Cassirer 1994, Bd. 2, S. 258). En otras palabras, cultura y técnica están basadas, de acuerdo a la tesis que voy a esbozar, en una interpretación del ser, siendo posible también pensar el concepto de cultura en sentido ontológico, buscando así un camino común a Heidegger y Cassirer.

¿Qué es el ente? Esta pregunta fundamental de la metafísica no puede tener una respuesta definitiva desde la perspectiva de un conocimiento finito sin caer en la ilusión esencialista. Esto tiene consecuencias para la problemática de cómo pensar una cultura digital. Una ontología digital es una interpretación posible del ser de los entes vistos desde su digitabilidad. Pero dicha ontología corre siempre el peligro de transformarse en una metafísica digital en el momento en que crea ser la verdadera o única respuesta a la pregunta por el ser. La ontología digital es una posible comprensión del ser por parte del conocimimento humano finito. Todas las regiones o esferas de los entes son concebidas entonces como digitales.

Utilizo la fórmula esse est computari para caracterizar la interpretación digital del ser que creo que es la actualmente dominante. Esta fórmula se asemeja a la de George Berkeley “su ser [el de las cosas, RC] es ser percibido” („Their esse is percipi“) (Berkeley 1965, p. 62), pero no ha de interpretarse en el sentido de que todo es puramente virtual o de que las cosas consisten esencialmente en bits, lo que se podría denominar pitagoreismo digital. La fórmula quiere decir lo siguiente: creemos hoy haber comprendido algo en su ser cuando lo analizamos no sólo en base a su posibilidad de ser cuantificado como lo concibe la ciencia moderna, sino también en tanto dicha cuantificación se base en el medio digital. También podría variarse esta fórmula diciendo esse est informari en tanto que el proceso de entender al ser de los entes se concibe como un proceso de ‚in-formación’ digital. La red digital global es la perspectiva desde la cual experimentamos y formamos actualmente lo que la metafísica llama, según Heidegger, “el ente en su totalidad” (“das Seiende im Ganzen”).

El origen de este proyecto ontológico puede buscarse, siguiendo pistas abiertas por Heidegger, en la metafísica griega y en sus posteriores transformaciones por corrientes y autores tales como el neoplatonismo, la escolástica, Raimundo Lullus, Pascal, Descartes, Leibniz, los empiristas ingleses y los pragmatistas del siglo XIX y XX pero también en revoluciones científicas y técnicas en particular de los dos últimos siglos como ser la teoría de la evolución, la mecánica cuántica, la biología molecular y, por cierto, la técnica computacional. En el marco de esta breve contribución a una ontología digital sólo me referiré al origen griego, esbozando en un segundo momento las características de dicha ontología.

EL ORIGEN GRIEGO

Los signos 0/1, que son la base de la actual técnica digital, tienen un sentido diferente en el contexto de una teoría de la transmisión de señales que en el de, por ejemplo, una interpretación cabalística de sus significados en la cual hablaríamos más bien de símbolos. Comencemos entonces reflexionando sobre la categoría de signo. ¿Pertenece dicha categoría al ente en cuanto tal en un sentido metafísico o es una propiedad de un tipo de ente, de un agente, divino, humano o de otro tipo? La filosofía clásica la piensa en el primer sentido en tanto que todos los entes están relacionados jerárquicamente lo cual, como lo ve claramente Heidegger en “Ser y tiempo”, tiene su medida ontológica oculta en una concepción del tiempo que da la primacía al presente y consecuentemente al ser como presencia permanente. El máximo ente es paradójicamente un signo o un pensar que se indica o se piensa a sí mismo, “nóesis noéseos nóesis” dice Aristóteles (Met. XI, 9, 1074 b 34), permaneciendo inmutable en su autopresencia y autoseñalamiento. Pero también es cierto que se puede interpretar la metafísica clásica como un sistema comunicacional de agentes tomando una perspectiva más propia de la modernidad en la que los signos juegan un rol central dentro de un sistema de agentes comunicacionales (Capurro 2009b).
Recordemos el análisis heideggeriano de “Indicación y signo” (“Verweisung und Zeichen”) en “Ser y tiempo”. Heidegger escribe, siguiendo los análisis de Husserl, que “signo” (“Zeichen”) “es una “característica” de todos los entes en general” (Heidegger 1976, 77) pudiéndose distinguir otros tipos de “indicación” (“Verweisung”) como por ejemplo señales de tránsito, banderas etc. El concepto de “indicación” está emparentado con el de “relación” (“Beziehung”). Lo importante en este análisis es que Heidegger escribe que aún el concepto formal de “relación”, y por supuesto el de signo, tienen su fundamento ontológico en el de “indicación” o sea en la relación mundanal y pragmática a la que pertenece el conjunto de los “instrumentos” (“Zeug”) que usamos en la vida diaria. En otras palabras, nuestro “ser-en-elmundo” consiste (si bien no solamente) en estar inmersos en una “relación de indicaciones” (“Verweisungszusammenhang”) las cuales son una característica ontológica de los “entes-a-lamano” (“Zuhandenes”). Lo opuesto a esto es la visión cartesiana del mundo como “res extensa” y del ser humano como “res cogitans”.+ La diferencias entre signo, señal y símbolo así como entre signo e indicación desaparecen casi en la modernidad en tanto que son reducidas a meras relaciones formales, desligadas de su fundamento pragmático mundanal. Si tomamos el caso de los signos 0/1 en el contexto computacional podemos comprobar que no son tales signos los que se trasmiten sino corrientes eléctricas, las cuales son interpretadas por nosotros como 0/1. Este código es entonces nuestro aporte a la constitución del proyecto ontológico digital. Esto no quiere decir que todos los fenómenos son reducidos a una lógica binaria puesto que en base a dicho código se pueden, por ejemplo, calcular relaciones de fuzzy logic no menos que fenómenos de mecánica cuántica y los lenguajes naturales. Dejemos abierta la posibilidad de un nuevo código fundamental basado en fenómenos cuánticos, el cual ha sido esbozado en el marco de una “teoría cuántica de la información” (Lyre 1998), y con ello la posible invención de una computadora cuántica, la cual daría lugar no sólo a una cultura sino también a una ontología cuántica entendida esta última como una nueva relación fundamental del ser humano al mundo.+ Para investigar los orígenes de la ontología digital tomo como punto de partida el siguiente texto del curso de Heidegger del semestre de invierno de 1924/1925:

„Dabei ist zu beachten, dass für Aristoteles die primäre Bestimmung der Zahl, sofern sie auf die monás als die arché zurückgeht, einen noch viel ursprünglicheren Zusammenhang mit der Konstitution des Seienden selbst hat, sofern zur Seinsbestimmung jedes Seienden ebenso gehört, dass es ‚ist’, wie dass es ‚eines’ ist; jedes on ist ein hen. Damit bekommt der artithmós im weitesten Sinne – der arithmós steht hier für das hen – für die Struktur des Seienden überhaupt eine grundsätzlichere Bedeutung als ontologische Bestimmung. Zugleich tritt er in einen Zusammenhang mit dem lógos, sofern das Seiende in seinen letzten Bestimmungen nur zugänglich wird in einem ausgezeichneten lógos, in der nóesis, während die geometrischenStrukturen allein in der aisthesis gesehen werden. Die aisthesis ist das, wo das geometrische Betrachten halt machen muss (stésetai), einen Stand hat. In der Arithmetik dagegen ist der lógos, das noein, am Werk, das von jeder thesis, von jeder anschaulichen Dimension und Orientierung, absieht“ (Heidegger 1992, p. 117)

“Hay que prestar atención que para Aristóteles la determinación originaria del número, en tanto que ella haga referencia a la monás como arché, tiene una relación mucho más originaria [que la de la aritmética como subyacente a la geometría, mi añadido, RC] para la constitución del ente mismo, dado que tanto el “es” como el “es uno” pertenecen a la determinación ontológica de todo ente. Cada on tiene un hen. En base a esto, el arithmós en sentido amplio – el arithmós ocupa aquí el lugar del hen – adquiere un significado fundamental como determinación ontológica de la estructura del ente en general. Al mismo tiempo el número entra en relación con el lógos en tanto que el ente sólo es accesible en sus determinaciones últimas a través de un lógos óptimo, en la nóesis, mientras que la estructuras geométricas son vistas sólo en la aísthesis. Es en esta última donde la observación geométrica debe detenerse (stesetai), teniendo allí su lugar. En la aritmética, por el contrario, es el lógos, el noein, lo que entra en juego, prescindiendo de todo tipo de percepción sensorial así como de orientación.“ (Mi traducción, tanto de este texto como de los siguientes).

El separar (khorizein), escribe Heidegger, es para Aristóteles el “acto fundacional de la matemática” (Heidegger 1992, p. 100). Es curioso que sea Aristóteles quien hable de “separación” si se piensa que normalmente esto es atribuido a Platón. Las mathematiká son algo extraído de los entes naturales (physei ónta). El matemático saca algo de su lugar (khóra). Para Aristóteles no existe un lugar celestial (tópos ouranós) para los números. La diferencia entre geometría y aritmética consiste en primer lugar en que la monás no es puesta (ousía áthetos) como es el caso del punto (stigmé). La monás simplemente es. A los puntos hay que ponerlos. Los lugares pertenecen a los entes. Cada ente tiene su lugar: el fuego arriba (áno), la tierra abajo (káto) etc. Estas determinaciones tienen para Aristóteles en parte un sentido absoluto pero en parte también una relación ‘para nosotros’ (pros hemás), es decir que dependen de donde nos encontramos.

El lugar (tópos) es difícil de definir. Comenzamos a ser conscientes de él cuando vemos a algo que se mueve. El lugar es el límite del periekhon, es decir de lo que limita a un cuerpo. El mundo según Aristóteles está orientado en forma absoluta (hay un arriba absoluto etc.). Heidegger llega a la conclusión de que el lugar tiene una dynamis en tanto que es la “posibilidad de la pertenencia correcta de un ente” („Möglichkeit der rechten Hingehörigkeit eines Seienden“). El lugar pertenece al ente como su “poder ser presente” (“Anwesendseinkönnen”) en el sentido de un “poder ser allí” (“Dortseinkönnen”). El ente existe, cuando existe allí (Heidegger 1992, p. 109). Heidegger analiza desde aquí la génesis de la geometría y la artimética. Si excluímos al tópos y consideramos sólo las posiciones y orientaciones posibles entramos en el campo de la geometría. Lo geométrico es aquello que no está en su lugar. Las pérata no son pueden entenderse entonces como los límites de un cuerpo físico sino que adquieren su característica peculiar en base a una thesis. Pero esto no quiere decir que las formas más complejas estén compuestas simplemente por límites como ser los puntos. Las líneas, por ejemplo, no se construyen a partir de los puntos puesto que entre dos puntos existe siempre una línea (grammé). Aristóteles y Platón se encuentran en este punto, según Heidegger, “en oposición total”: “Es cierto que los puntos son las arkhai de lo geométrico, pero no en el sentido de que sumándoles pueda construirse una forma geométrica.” (Heidegger 1992, S. 111). Falta un “tipo determinado de relación” („bestimmte Zusammenhangsart“). Algo semejante sucede en la aritmética donde la monás no es un número. El primer número es el dos. Pero dado que la monás, a diferencia de los elementos geométricos, no implica una thesis, la relación de un conjunto aritmético es distinta al caso de los puntos. Ambas formas de multiplicidad y de relación reticular son diversas. ¿En qué sentido? Siguiendo el análisis aristótelico en el quinto libro de la Física (Phys. V, 3), Heidegger distingue diversas formas de relación:+ * kháma: a la vez; cuando las cosas se encuentran en un lugar;* khóris: separado; cuando algo está en otro lugar; * háptesthai: rozarse (en un lugar); * metaxý: entremedio (o medio, en el sentido, por ejemplo, de un río en el cual se mueve un barco); * ephekhés: lo siguiente; entre lo que está antes y lo que sigue no hay algo entremedio que sea del mismo genus (o del mismo origen ontológico) (“Seinsabkunft”) que lo relacionado en una red. Por ejemplo las casas en una calle están en una fila pero su medio común no es, a su vez, una casa. Este es el tipo de relación reticular de las monades, si bien entre ellas no existe nada. Se rozan pero no como en el caso de la syneches; * ekhómenon: lo que se conserva, un uno después de otro que se mantienen y se rozan y cuyos extremos se tocan en un lugar como por ejemplo un cable y un enchufe; * synekhés – continuum: aqui no hay un entremedio; se trata de un ekhomenon pero sin un entremedio o también de un ekhómenon originario. Por ejemplo cuando los límites de una casa son idénticos al de otra casa. Ese es el modo reticular de relación entre los puntos que conforman una línea.

Todo ente (ón) es un hen. En el caso de la geometría la percepción (áisthesis) es indispensable, mientras que en la aritmética el lógos prescinde de todo tipo de posición (thésis) así como también de toda intuición sensorial (“Anschauung”). Las cosas en tanto que son una, pertenecen unas a las otras o son parte de una red en el sentido de la epekhés, es decir que no es necesario que se rocen pero tampoco es necesario que exista algo entre ellas (Heidegger 1992, p. 113-116).

Así como los griegos separaron a los números de su relación con los entes naturales (physis) así también, según mi tesis sobre el origen de la ontología digital, los separamos actualmente de su relación con el espíritu (nous) y el cuerpo humanos pero en lugar de colocarlos en un lugar teológico lo hacemos en uno tecnológico. En tanto que somos nosotros quienes interpretamos al ser, entra siempre el tiempo en juego puesto que somos entes temporales (Heidegger 1992, p. 632). Heidegger ve la posibilidad de interpretar al ser del “Dasein” desde la perspectiva del mundo o viceversa y se decide por interpretar al mundo desde el “Dasein”. La razón por esta opción es que el “Dasein” tiene su temporalidad propia que no es idéntica a la del mundo. “El sentido más inmediato del ser”, escribe Heidegger, es lo presente (“das Gegenwärtige”) (Heidegger 1992, p. 633). Pero para nosotros también el pasado y el futuro son modos de ser que no corresponden al ser del mundo con su carácter presencial: “El ser del mundo es presencia” („Das Sein der Welt ist Anwesenheit“) (Heidegger 1992, p. 633). La apropiación del ente desde una perspectiva lógica y digital no se adecúa tampoco a la interpretación del ser del “Dasein”. Pero sí vale lo contrario: el ser de las relaciones lógicas y digitales puede esclarecerse en base a una interpretación del ser del “Dasein” que tenga en cuenta (no sólo pero también) “el sentido más inmediato del ser” o sea la presencia (“Anwesenheit”).
Resumo. Los puntos tienen un lugar y pueden diferenciarse unos de otros. Los números no tienen lugar pero se diferencian entre si. Ambos, los puntos y los números, son separados del ente natural (physis), lo cual significa que no tienen una existencia propia como lo cree Platón. El ente digital o el ente en tanto digital implica la separación de la estructura del número de los entes naturales, y separa también, por lo tanto, al ente de su lugar natural. El ente digitalizado o el ente en su potencialidad de ser digitalizado no tiene un lugar propio o es atópico en tanto que es concebido como número. Esta es una condición de posibilidad para la invención de una técnica que omite justamente la perspectiva del lugar, en contraposición, por ejemplo, a una biblioteca que se constituye en base a la materia (hyle) de los libros. Pero también la escritura produce una atopicidad dado que los libros pueden tomar otro lugar.

La atopicidad del lógos es una característica extraña que tal vez constituya un punto clave en el que Platón se diferencia de los sofistas. Platón siempre recalca el carácter situacionaldel lógos a diferencia de la escritura, como lo expone en el “Fedro” precisamente con el mito de la invención de la escritura. Para Platón el número tiene un valor ontológico mayor que el lógos puesto que está menos unido a la materia. Es por esto también que el número puede captar mejor el eidos de las cosas mientras que el lógos está más cerca de lo perceptible con los sentidos. A los sofistas les interesa la posibilidad de negociar con el lógos donde y cuando sea más conveniente separándolo así de la situación tópica dialéctica. Esto indica también que desde el punto de vista platónico, el lógos oral sofista no está menos separado de un lugar que el lógos escrito. Aristóteles toma esta intuición sofista pero sin compartir la práctica de poder subyacente. Además el carácter atópico del lógos permite que la téchne, o sea el saber cómo se produce algo artificialmente, y la poiesis, o sea el proceso de producción mismo de entes artificiales, separen de su lugar propio al ente natural con su hyle.
¿Es así que en base a la relación reticular los números tienen la posibilidad de ser localizados? Parece ser más bien que ellos están siempre en algún lugar pero no exclusivamente en un solo lugar. En otras palabras, los números se encuentran en la intersección entre hyle, punto y lógos. ¿Y qué pasa entonces con la diferencia que hace Heidegger entre monás y hen? Si el hen es propio de los entes naturales, podemos entender desde aquí tanto el adagio escolástico ens et unum convertuntur (en griego: on kai hen) así como también el adagio “uno y todo” (hen kai pan). También podemos comparar la diferencia entre ente y no-ente con la diferencia entre monás y 0. Primero tenemos el mundo natural y en segundo lugar aquello que es atópico (átopos) y sin mundo y que surge debido al proceso de separación (khorízein). El resultado es un esquema con diferentes niveles de abstracción o de separación del ente natural:

* el ente natural (physei ónta): determinado por unidad, lugar y posición (hen, tópos, thetós); * el punto (stigmé): determinado por la atopicidad y la posición (átopos, thetós) así como por el roce (synekhés, continuum); * la unidad (monás): determinada por atopicidad y aposicionalidad (átopos, áthetos).

Esta separación se realiza hoy como una ‚in-formación’ o producción del número y el punto en el medio digital.

ESBOZO DE UNA ONTOLOGÍA DIGITAL

La pregunta que surge es ¿de qué manera nos ubicamos en el mundo que es interpretado ontológicamente desde este horizonte? Los griegos – o más precisamente: Platón y Aristóteles – se orientaron con el lógos y desarrollaron una ontología. El lógos controla los diferentes niveles jerárquicos, siendo él quien finalmente conoce a la monás, es decir al hen. Heidegger hace alusión a la discusión del ón como hen en Parménides. La frase “todo lo que es, es uno” (hen ón to pan) tiene una historia complicada con relación a la esfera parmenidiana, siendo un punto importante el de la diferencia entre unidad como totalidad de partes y unidad como algo que antecede a dicha totalidad (Heidegger 1992, p. 457). Expresado en griego se trata de la diferencia entre hen como páthos epítois méresi (o también: synekhés ek póllon méron ón) y hen alethós, o unidad primigenia. Esto tiene como consecuencia que el ón como hen (alethós) no es idéntico al hólon en sentido de totalidad constituida por partes. Si el hólon no es entonces constitutivo del ón, tampoco pertenecen a éste la génesis y la ousía, puesto que el devenir llega a su perfección en el sentido de una totalidad que culmina en un ente terminado y completo. Pero donde no hay devenir ni ser tampoco hay un ón. La tesis de Parménides lleva una contradicción, como lo indica Heidegger en este comentario sobre Platón.

Dado que Platón razona en el horizonte del hen y le da al me ón un lugar en el todo, surge la pregunta ¿cómo pensar al me ón en el horizonte digital? ¿Qué es una huella digital? Ella muestra algo pasado (me ón) de lo digital. Tal vez nos veamos confrontados en el caso de la ontología digital con un Parménides al revés. Mientras que en el caso de Parménides el hólon – o sea la totalidad en sentido de totalidad compuesta de partes – se desprende del ón, nohabiendo entonces más posibilidad de génesis y ousía, en el caso de la ontología digital se trata del desprendimiento del hen del ón, quedándonos entonces la génesis y la ousía pero no el “ser” y la “totalidad” (pan). La pregunta que surge entonces es ¿si la ontología digital permite ver sólo a la monás pero no al hen (alethós)?

La técnica digital posibilita una nueva forma de atopicidad de los números. Cómo hemos visto, los números no tienen un lugar fijo o son atópicos, pero pueden estar en cualquier lugar o, para decirlo más exactamente, se encuentran en un lugar, pero no son dependientes del mismo por naturaleza. Los números, por decirlo paradójicamente, tienen un lugar y son atópicos. Si consideramos que a los parámetros de espacio y tiempo se suma ahora el medio digital, el resultado es la constitución de lo que podemos llamar el ente digitalizable. ¿Qué rol juega en esta ontología la red digital? Creo que utilizamos actualmente el concepto de red en forma exagerada. La pregunta es si la red constituye ontológicamente un nuevo fenómeno. El mundo digital es mundo y no es mundo, es local y global. El ser humano no tiene sólo la posibilidad de buscar la permanencia frente a un ente perenne sino también la de existir en relación a un ente que es producido por la téchne monás o sea por un saber productivo de la unidad numérica. ¿Qué sucede cuando conectamos al lógos con la aritmética tecnologizada? La posibilidad de que el lógos se separe del ente natural es decir de la voz (phoné) lo muestra la discusión del Sócrates platónico con los sofistas en el “Crátilo” en relación con el debate physei/thesei.

En la ciencia de la información se usa el concepto de information retrieval es decir de la recuperación de la información (Capurro 1986). ¿Cómo se diferencia la recuperación lógica de la recuperación matemática del ente? Si los entes naturales nos incitan desde sí mismos a darles una respuesta ¿de qué forma lo hacen los entes artificiales? La respuesta platónica a esta pregunta es que lo hacen en tanto que somos nosotros quienes al construirlos nos abrimos primariamente al llamado de las ideas a las que imitamos. Esta es la solución platónica a lo que llamamos creatividad: las ideas son paradigmas de la producción de entes artificiales. Para Aristóteles, en cambio, lo que nos rige originariamente es el ente natural, del cual se separan los lógoi. El número y el lógos dejan aparecer al ente de una manera diferente a la aparición natural. Ellos permiten también otra forma de ser de entes en tanto que estos son producidos a partir del lógos o del número. Se trata de una producción en base a una téchne que es ontológica, monadológica y aritmológica. La conjunción de estas tres formas es la produccion del ente ontoaritmológico. Esto tiene como consecuencia que los mismos entes naturales (physei ónta) no sólo son hechos presentes de modo diferente, sino que son percibidos ontológicamente de un modo diverso. En otras palabras, la técnica onto-aritmo-lógica deja ser al ente de un modo diverso a la physis así como a las otras formas conocidas hasta ahora de separación como son el punto y el número. ¿Cual es la relación del ente onto-aritmo-lógico con el lugar? Dicho ente está en un lugar pero no depende ontológicamente del mismo.

Un medio electromagnético o, para decirlo en forma más general, un microprocesor, que consta de un semiconductor y de corriente eléctrica, puede elaborar signos discretos por ejemplo en forma de alto o bajo voltaje. La técnica digital trabaja en base a los signos 1/0 los cuales son, como lo indicaba al comienzo, nuestro aporte simbólico. El microprocesador no tiene ningún conocimiento de dichos signos. Podemos hablar de los microprocesores como de una masa en la que algo se imprime. To ekmagéion llamaban los griegos en este sentido por ejemplo a la cera o al yeso. El resultado es to ekmágma o sea la copia de lo que se imprime. Este proceso de impresión material tiene también un sentido epistemológico en tanto que es el lógos o la idéa quienes se imprimen en el alma (psyché) a través de procesos sensoriales. Ambos sentidos, el material y el epistemológico, están íntimamente relacionado al concepto latino de informatio y a su historia posterior (Capurro 1978). Mageia significa algo mágico. Platón habla del ekmagéion en un famoso texto del “Timeo” refiriéndose a la khóra es decir a un medio capaz de recibir la impresión de todos los entes, y la llama la “nodriza del devenir” (Tim. 52b). Ella tiene que estar libre de todo tipo de imágenes (eidos) si quiere “recibir a lo que es capaz de generar (géne)” (Tim. 50e). Platón afirma que todo tiene que tener su lugar (tópos) ysu medio (khóra) y que si “algo que no está ni en la tierra ni en el cielo, simplemente no existe” (Tim. 52b). Esto vale también para el ente digital el cual precisa de un medio para existir y moverse siendo entonces los microprocesores o el medio electromagnético como una khóra que recibe al ente digital aritmológico. La ontología se orienta hacia el lógos o hacia el ón legómenon, es decir hacia el ente tal como éste se presenta como algo sobre lo que se puede decir algo. Aquí está la diferencia con la ontología digital la cual se orienta hacia la monás o las mathematiká pero no en general sino en tanto que éstas – las monades o unidades – están ligadas tecno-lógicamente al medio digital. La expresión ontología digital, vista así, es un oxímoron. Mas bien tendríamos que hablar de ontoaritmética digital.

Para Aristóteles el hypokéimenon es lo que está subyacente con relación al légein, es decir algo que está pre-comprendido antes del hablar. ¿Pero qué sucede cuando este carácter fundamental del ser no tiene su origen en el lógos sino en el arithmós? ¿Y aún más, cuando el arithmós es concebido tecno-lógicamente? ¿Qué es lo que subyace al contar? ¿Qué es lo que posibilita contar? Simplemente la monás en tanto que ella no es puesta (áthetos). Según Aristóteles el hen es un principio al cual podemos recurrir bajo el punto de vista del contar (arithmós) (Met. V, 1016b 18ss). Pero el hen es un meta-predicado puesto que lo que percibimos como hen es diferente de acuerdo al ente en cuestión. Si lo que contamos pertenece a lo indivisible (adiáireton) y lo no-puesto (átheton), entonces la unidad de la monás es también indivisible. Una línea es divisible en una dirección, la superficie en dos etc. Aristóteles hace además la siguiente distinción: El ser del hen puede entenderse desde el punto de vista del número, del eidos o de la analogía:
* El hen desde el punto de vista del número tiene que ver con la hyle; * El hen desde el punto de vista del eidos tiene que ver con el lógos, o con el schema tes kategorías; * El hen desde el punto de vista de la analogía tiene que ver con la relación del uno con el otro.

Según Aristoteles el punto de vista del número es la dimensión fundamental (Met. 1016 b 30ff). Lo que es uno desde el punto de vista del número tiene también un eidos, pero no viceversa. La monás es por tanto una forma (entre otras) de la unidad hen. A continuación escribe Aristóteles que la unidad del número es origen y medida (en tou arithmoú arkhé kai métron). Esto significa concebir al hen como monás o mejor dicho pensar a la monás como origen del contar (arithmós)

Retornemos a Heidegger. ¿Qué es lo decisivo ontológicamente: la monás o el hen? Cada ente (ón) es en verdad un hen, pero el ser del hen del ente no es algo uniforme y tampoco es idéntico a la monás y al arithmós. Sin embargo el hen desde el punto de vista del número es fundamental con respecto al ser del uno del eidos y de la analogía. El número (arithmós) antecede al lógos dada su no-posicionalidad (áthetos). De acuerdo a Heidegger es esta la razón por la que para Platón el número es más originario que el lógos considerado ontológicamente, puesto que el número necesita menos que el punto pero el hen “no es él mismo número” (Heidegger, p. 121). Esto es desarrollado también por Aristóteles tomando al lógos como ejemplo (Heidegger 1992, p. 120). Los números y las sílabas son autónomos. La ‘sílaba en sí’ no existe, mientras que un punto es como los otros.

Cuando los números están ubicados en la intersección de materia (hyle), punto y lógos, no son simplemente atópicos pero tampoco están ligados a un lugar especial. Esta es una forma de estar-en-un-lugar que según Tomás de Aquino es propia de las “inteligencias separadas (de la materia)” (intelligentiae separatae) (Capurro 1993). Estas elucubraciones escolásticas sobre el ser de lo que los teólogos llaman ángeles han sido a menudo objeto de burla. Sin embargo ellas pueden ser un Gedankenexperiment (experimento mental) interesante si las relacionamos con el tema de la ontología de la virtualidad digital. Fueron los filósofos árabes de la Edad Media quienes siguiendo pistas de la cosmología griega acuñaron este concepto (Capurro 1978). Las“inteligencias separadas” fueron pensadas como motores que mantienen a las estrellas y los planetas en movimiento perpetuo. Esta mecánica celestial fue reemplazada por fuerzas naturales de donde se derivó una industria mecánica desde mediados del siglo XIX. Al final de esta evolución las máquinas se tornan nuevamente abstractas y volvemos a una especie de inteligencia que se caracteriza por su virtualidad, no siendo producto, esta vez, de un inventor divino sino de uno humano.

La máquina contadora universal se ‘hibridiza’ con el lógos en el correr del siglo XX. Pero a fin de poder adecuarse al carácter universal de los números y los puntos, el lógos tiene que volverse artificialmente cuantificable. ¿Corresponde a este lógos una forma especial de comprensión? ¿Se deriva de aquí algo así como una hermenéutica digital (Capurro 2008)? ¿Nos acercamos más (o de otra manera) al ser que utilizando como medio el lenguaje natural? ¿No es acaso el manifestarse de los entes en la percepción estética una forma de separación del ente hacia el otro?

Pensemos que según Aristóteles se forma “en el alma” una imagen (phantasma) de las cosas sensibles sin que esto signifique un duplicarse de las mismas en la conciencia sino más bien que la percepción se dirige a las cosas con órganos sensoriales especiales percibiendo “lo propio”, que Aristótles llama ídia, como ser el oído percibiendo el sonido. ¿Y no es así que la concepción metafísica del lugar del lógos en el alma (psyché) como el lugar del pensar, es decir como un diálogo del alma consigo misma, como lo piensa Platón, no significa sino la separación originaria del lógos de la ‘inter’-relación existencial?

A esto último alude Heidegger cuando da la primacía al hablar (“Rede”) y con él al “como hermenéutico” (“hermeneutisches Als”) como algo anterior al “como apofántico” (“apophantisches Als”) (Heidegger 1976, p. 153 ss) ¿Son la ‚no-verdad’ y la disimulación algo propio del lógos o también de los números? ¿Dónde está la diferencia en su modo de “desvelamiento” entre los números y el lógos? ¿Y de qué modo están relacionadas mutuamente ambas formas de “desvelamiento”? ¿Y existen sólo estás dos? Y si existen sólo estás dos, ¿por qué?

CONCLUSIÓN

Para nosotros no es ya más la sophía como ciencia del hen la ciencia fundamental sino que los son la ciencia y la técnica de la monás y del arithmós. Si entendemos al arithmós como algo fundamental de la estructura de todo ente, estamos siguiendo las huellas de la ontología griega, pero sin el hen y la sophía. Esto quiere decir que le damos a la presencia la primacía ontológica e indirectamente se la damos también a la interpretación del “Dasein”. Actualmente poseemos una matemática y una lógica muy desarrolladas pero no una ontología en el sentido de una ciencia del uno. Lo que quedó es sólo el uno como categoría lógica. Una ciencia de lo uno como “único”, una henología, parece darse hoy sólo en el ámbito de la religión y a menudo de lo esotérico. Al mismo tiempo se despliega una ontología digital cuyo reinado, a menudo bajo el manto dogmático de una metafísica digital, me parece que no tendrá menos influencia que la que tuvo, por ejemplo, el materialismo en los últimos dos siglos

La ontología digital piensa un código y un medio, el de la red digital global, en la cual tiene lugar nuestro ser-en-el-mundo en diversas formas de llamar y ser llamados. Estas últimas cuestionan los límites clásicos de la estructura jerárquica uno-a-muchos de los medios de comunicación de masa inventados en el siglo pasado que eran contrapuestas a la estructura unoa-uno de los medios individuales como el teléfono. La red digital mundial interactiva hace posible una “Aufhebung” hegeliana de esta oposición dialéctica. Si recordamos la palabra griega de mensaje, es decir angelía, podemos decir que estamos confrontados con una nueva situación angelética cuyo fundamento sería la ontología digital. Llamo angelética a la ciencia que se ocupa de este fenómeno cuyo código es mensaje/mensajero (Capurro 2003). La hermenéutica como teoría del comprender presupone este fenómeno. La perspectiva digital delente en su totalidad (hólon) es decir la tesis de que todo lo que es sólo lo admitimos en su ser en tanto lo comprendemos en el horizonte digital, es el meollo de esta ontología. Mientras ella tenga claro que este proyecto de interpretación del ser no es el único, no se transforma en una metafísica digital (Capurro 2006).

BIBLIOGRAFÍA

Berkeley, George (1965): A treatise concerning the principles of human knowledge (part I) [1710]. En: Berkeley, George: Philosophical Writings. Ed. by Desmond M. Clarke. Londres, p. 42-128.
Capurro, Rafael (1978): Information. Ein Beitrag zur etymologischen und ideengeschichtlichen Begründung des Informationsbegriffs. München. http://www.capurro.de/info.html
Capurro, Rafael (1986): Hermeneutik der Fachinformation. Freiburg/München
Capurro, Rafael (1993): Ein Grinsen ohne Katze. Von der Vergleichbarkeit zwischen „künstlicher Intelligenz“ und „getrennten Intelligenzen“. In: Zeitschrift für philosophische Forschung, Enero/Marzo p. 93-102. http://www.capurro.de/grinsen.html
Capurro, Rafael (1999): Beiträge zu einer digitalen Ontologie. http://www.capurro.de/digont.htm
Capurro, Rafael (2003): Theorie der Botschaft. In: Capurro, Rafael: Ethik im Netz. Stuttgart, p. 105-122. http://www.capurro.de/botschaft.htm
Capurro, Rafael (2006): Towards an ontological foundation of information ethics. In: Ethics and Information Technology, vol. 8, no. 4, p. 175-186. http://www.capurro.de/oxford.html
Capurro, Rafael (2008): Interpreting the digital human. En: Buchanan, Elizabeth; Hansen, Carolyn (eds.): Proceedings. Thinking critically: Alternative methods and perspectives in library and information studies. Wisconsin-Milwaukee (University, Center for Information Policy Research, School of Information Studies), pp. 190-220. http://www.capurro.de/wisconsin.html+ Capurro, Rafael (2009). Einführung in die digitale Ontologie. En: G. Banse (Ed.): Technik und Kultur (en prep.)
Capurro, Rafael (2009a). Towards a comparative theory of agents. http://www.capurro.de/agents.html
Cassirer, Ernst (1994): Philosophie der symbolischen Formen [1923]. 10a. ed. Darmstadt. 3 Vol.
Eldred, Michael (1999): Entwurf einer digitalen Ontologie (Versión inglesa: The Digital Cast of Being, actualizada 2009) http://192.220.96.165/dgtlontl.html
Eldred, Michael (2008): Social ontology. Recasting political philosophy through a phenomenology of whoness. Heusenstamm.
Heidegger, Martin (1976): Sein und Zeit [1927]. 15a ed. Tübingen.Heidegger, Martin (1991): Kant und das Problem der Metaphysik [1929]. 5a ed. Frankfurt am Main.
Heidegger, Martin (1992): Platon: Sophistes [1924/25]. En: Heidegger, Martin: Gesamtausgabe. Vol.19. Frankfurt am Main.
Lyre, Holger (1998): Quantentheorie der Information. Viena.

LAS RAICES DE LOS PUEBLOS (por Daniel Ruiz)

Las raíces de los pueblos se hunden en las tierras que los vieron nacer. Pasan las generaciones y los siglos y, a pesar de los movimientos, los cambios y la evolución propia de los seres humanos, las raíces siguen allí, aferradas al espacio que las alimenta, que les permite florecer y dar frutos continuamente…

Allí, en ese medio, crecen sus culturas, moldeadas y marcadas por las condiciones externas, a las que deben conocer y adaptarse si pretenden sobrevivir. Esas culturas crean palabras para designar cada detalle de su alrededor; inventan espíritus que pueblan sus valles o sus bosques, sus bahías y sus salinas; dibujan caminos y senderos en su geografía; aprovechan sus plantas y animales para alimentarse, para sanar, para hacer sus casas y construir sus artefactos cotidianos… Cada cultura, por ende, es única en sí misma, y expresa, también en forma única, un pequeño o gran espacio, ése que ocupó o que ocupa, ése que la nutre, ése en el que hunde sus raíces humanas, que no se ven pero se sienten, en especial cuando se arrancan…
Un pueblo que pierde su cultura propia pierde su identidad, esos rasgos que lo convierten en quién es y lo diferencian del otro. Pierde su historia, las experiencias acumuladas a lo largo de vidas y vidas, el aprendizaje de los éxitos y errores, las pequeñas cosas cotidianas que construyen la existencia del Hombre… Pierde su pasado y su presente, y al mismo tiempo, pierde la capacidad para soñar, imaginar y planear su futuro… Un pueblo sin su cultura y sin su identidad pierde todo, y cae en un limbo del cual le es difícil salir.

Los pueblos originarios de Latinoamérica han sentido esa pérdida a través de su propia sangre y en su propia memoria. El genocidio, la discriminación, la esclavitud, la exclusión, el olvido, la presión aculturadora, las deportaciones forzadas, todo ello aparece en aquellos relatos históricos que se permiten dar la voz a los silenciados. Muchos de ellos desaparecieron para siempre, y no son más que una sombra en el recuerdo y algún artefacto en los museos. Otros sobrevivieron físicamente, pero no soportaron el embate y tuvieron que olvidar quiénes eran para continuar su camino en una sociedad que les negaba sistemáticamente el derecho a ser ellos mismos. Los más afortunados -los menos- siguieron viviendo como si nada hubiera ocurrido. Y otros se adaptaron, preservando su cultura allí donde nadie pudiera tocarla y viviendo de acuerdo a las nuevas reglas, tomando lo mejor del nuevo modelo y evitando -si era posible- lo peor. Para ello, a veces lucharon y resistieron usando las mismas armas del dominador (que no siempre fue extranjero), y otras callaron e intentaron pasar desapercibidos.

Fuese como fuese, todos perdieron algo: sus tierras, su lengua, su historia, sus costumbres, su comida, su música, sus danzas, sus sabios, su porvenir… De alguna forma, sin embargo, algunos consiguieron elementos que les permitieron seguir andando, es decir, construyendo, manteniendo y fortificando un nuevo sendero en busca de la libre expresión de su forma de ser, sin barreras ni límites.

Hoy en día, la cuestión indígena sigue ahí, a nuestro lado, presente, con sus heridas abiertas o cerradas, con sus miles de facetas y abordajes posibles, con sus cientos de opiniones diversas, con sus orgullosos movimientos o sus silencios… Quizás ya no sea tiempo de recordar pasados vergonzosos, dolorosos y humillantes para todos, sino de construir presentes nuevos, en los cuáles podamos vivir lado a lado, aprendiendo los unos de los otros, y buscando la solución a los problemas y el disfrute de los éxitos en forma conjunta. El hecho de no recordar, no tiene que significar necesariamente olvidar, pues sólo (re)conociendo la historia de quienes nos precedieron podemos seguir elaborando la nuestra propia.

Las bibliotecas y los libros no han sido elementos extraños a los pueblos originarios latinoamericanos. De una u otra manera, todos ellos tuvieron medios de codificación y preservación de sus saberes, aunque fueran radicalmente diferentes a los modelos occidentales,generalmente considerados como “los mejores”. La oralidad, los “libros vivientes”, los khipus, las láminas de madera+ o de fibras de ágave pintadas, las piedras talladas, los entramados de muchos tejidos… todos ellos fueron un esfuerzo por salvar la memoria del olvido, y por permitir que la información más valiosa pudiera trascender las vidas humanas y fuera útil a las generaciones venideras. El mismo objetivo persiguieron las bibliotecas, allí donde las hubo. Ambos medios fueron exitosos, cada uno a su medida.+ En la actualidad, en el contexto de una “Sociedad de la Información” poblada de brechas cada vez más profundas, la biblioteca y el conocimiento adquieren un valor especial: el del poder que contiene toda información estratégica. El poder de cambiar, de solucionar, de desarrollar, y también de impedir nuevas caídas. El valor de estas herramientas para las sociedades indígenas es altísimo: significa no sólo recuperar, conservar y revitalizar su acervo cultural propio, sino también enseñarlo al resto de la sociedad, y aprender de ella. Significa la posibilidad de un diálogo entre iguales.

Lamentablemente, un alto porcentaje de la población indígena de nuestro continente continúa “del otro lado” de la barrera informativa y educativa. No son los únicos: muchos otros sectores se ven en desventaja en este sentido. Pero en el caso de los pueblos originarios, la barrera es doble: por un lado, la discriminación, la exclusión y el olvido no les permite acceder equitativamente a los bienes (in)formativos disponibles en la actualidad; por el otro, y por las mismas razones, su cultura continúa siendo relegada, y su identidad, negada.

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA DOCTRINA CONSTRUCTIVISTA DE J. TORRES GARCÍA (por Claudia Vázquez Reinaldo)

La figura de Joaquín Torres García (1874-1949) reúne la doble condición de artista plástico que acompaña su producción artística con una producción teórica: un artista que reflexiona acerca de su arte, un pensador que plasma artísticamente el producto de su reflexión. Lo cierto es que Torres García hace una propuesta claramente recortada del concierto de corrientes estéticas: el Arte Constructivista (casi simultáneamente surge en Moscú, un movimiento artístico denominado Constructivismo que apela a la estética de líneas y planos, pero que no parece tener relación con la propuesta del pintor uruguayo).

La pregunta que se impone es obvia: ¿Qué persigue Torres con su propuesta?, dicho de otra forma, ¿Por qué la manera constructivista de hacer arte y no otra? ¿Tiene para este artista el arte un fin?, de ser así ¿Cuál es?

¿Qué piensa este hombre que se ha propuesto la tarea mesiánica de dotar al país de un arte que le sea propio a la vez que universal?Podemos intentar definir el arte constructivo como aquel arte idealista, en el sentido de que rescata la idea de un objeto; en palabras de Torres, “…va a lo substancial del objeto” (1), lo que es representado a través del trazo geométrico donde interviene el orden y la medida.

La tarea de un artista plástico es la de “constructor”, la de creador –o más bien redescubridor- de una estructura: “…medir, ordenar todo debidamente, otra cosa no ha de ser la labor del artista” (2).

El Constructivismo de Torres García es una propuesta estética que se auto-erige en verdadero arte. Esto no debe sorprendernos ya que es propio de la modernidad, como lo denomina Danto (3), ser la “Edad de los Manifiestos” (4). El Manifiesto, semejante a “promulgaciones de fe”, define a un movimiento, traza las características del estilo, y proclama al “verdadero arte”, discriminando a aquellas formas que no comparten dichas características estilísticas y degradándolas a la condición de pseudo-arte.

Si apelamos a la historia del arte veremos que aproximadamente a partir del siglo VI a.n.e., se origina en Grecia un movimiento que culminará con la imposición de lo que luego se llamaría cánon clásico; la pintura y la escultura conquistan el espacio, el movimiento, la luz, y las figuras rígidas del período anterior, se convierten paulatinamente en copia facsimilar del mundo sensible. Es el llamado “milagro griego” a partir del cual se instaura el proyecto mimético; la conquista de la apariencia queda integrada a una tradición que tenderá al ilusionismo. La vigencia de este canon pasará por fluctuaciones; en el medioevo, por ejemplo, se descartarán los logros del ilusionismo griego, y las figuras corresponderán más bien a formas estereotipadas que apuntan a una función religiosa; como señala Gombrich “…el arte se ha vuelto otra vez un instrumento, y de un cambio de función resulta un cambio de forma” (5). A partir del Renacimiento, junto con los “protagonismos” correspondientes (el arte en el medioevo era anónimo), resurge la búsqueda por la conquista de la apariencia. Proyectándonos en un largo salto que termina en el siglo XX, vemos en los albores del mismo, aparecer tendencias (con antecedentes en el romanticismo) de vanguardia que se oponen al arte tradicional, rechazando el afán mimético y apostando a nuevas formas expresivas.

Torres rechaza tanto el cánon clásico (6) como el arte de vanguardia. Veamos por qué.

De manera explícita declara que el momento cumbre del arte se dio en Grecia antes de Pericles (7), es decir, el arte arcaico, aquellas formas que algunos historiadores de arte – impregnados de un espíritu evolucionista- consideran ensayos imperfectos hacia lo que más tarde será el logro mimético. Rescata y revaloriza al arte etrusco, bizantino, al arte indoamericano y negro, todas aquellas expresiones que se caracterizan por ser esencialmente geométricas.

Discrimina entre la imitación servil de la naturaleza y la reconstrucción creadora de la misma, apostando a una versión del objeto según tono, geometría y ritmo. “Todo cuanto el arte ha producido, no importa de que época, oscila entre dos extremos: de un lado lo que viene de la idea, del otro lo que toma su origen en la impresión real. O en otros términos: arte geométrico y arte imitativo.”.(8)

Es así que encontramos en el Constructivismo la expresión de una doctrina estética que, si bien pretende ser sólo para artistas, posee connotaciones que van más allá del terreno puramente plástico.

Las expresiones artísticas arcaicas (si bien se entiende que en aquel entonces esas formas no eran entendidas como “arte”) que podemos encontrar adornando vasijas, cántaros, o siendo simplemente artículos funerarios –como en el antiguo Egipto- poseen la peculiaridad de no pretender un ilusionismo óptico, de ser copia de la apariencia perceptible de un objeto del mundo exterior. En el caso concreto del arte egipcio, las expresiones apuntan a la claridadconceptual, es un arte esencialmente pictográfico que no persigue la contemplación sino que aspira a ser “leído”, así como la decoración de vasos del período anterior a la instauración del arte clásico, perseguía, por ejemplo, contar historias. Lo cierto es que apuntar al reflejo exacto del mundo sensible, igualar la obra a un objeto del mundo exterior a modo de facsímil, es una originalidad del artesano griego del siglo VI a.n.e. y no una regla universal. La tendencia general más bien, es el arte esquemático, conceptual, ideográfico, y eso es lo que intenta rescatar Torres en su propuesta de Arte Constructivo. Porque la plasmación de este arte conceptual no hace otra cosa que dar cuenta de lo que hace al hombre “hombre”: su dimensión simbólica.

En el caso del arte de vanguardia, Torres valora la audacia inicial del Cubismo y el estilo de Cézanne (de quienes son los primeros tributarios), ya que a este pintor le obsesiona introducir el orden en la pintura impresionista, pero considera que terminan desvirtuándose, tal vez porque la meta de Cézanne siguió siendo la captación de la naturaleza apelando a métodos no académicos.

A Piet Mondrian dedica su “Estructura”, a esta figura que junto a Kandinsky tildó de “malísimo” pintor de la pintura tradicional y de “falso artista” le dedica su libro en un gesto un tanto ambiguo.

Este pintor holandés por influencia del Cubismo termina cambiando dramáticamente su estilo inicial, pasando a una pintura de líneas rectas que se entrecruzan ordenadamente, pinturas sobrias, con manejo casi exclusivo de colores primarios que Torres también adopta.

La linealidad y el ascetismo de Mondrian serán virtudes irremplazables para Torres, pero no le perdona “…esa frialdad que se preconizó en nombre de la pureza.”. (9)

Torres va detrás de la unidad, o más bien debería decirse que intenta plasmar a través de la construcción de una estructura la convicción parmenídea de la unidad e indivisibilidad del ente. En este sentido podríamos decir que el arte mimético al plasmar a un objeto en su singularidad, no hace más que copiar al mundo de la apariencia en su multiplicidad y por tanto no es auténtico.

Por el contrario, la representación geométrica, conceptual, simboliza a un universal, los hombres de Torres pueden ser cualquier hombre y todos los hombres, recupera la unidad en la multiplicidad, y sus representaciones no son ambiguas, ni admiten diferentes lecturas, a través de la representación esquemática su pintura adquiere un carácter unívoco, a través de la utilización de una paleta primaria tampoco hay lugar para ambigüedades en la interpretación del color, los colores puros y básicos serán siempre eso para cualquier observador.

Torres no quiere representar el objeto real tal y como se nos presenta a los sentidos, no quiere representar tampoco la visión subjetiva del mismo, no quiere un arte sin objeto que se reduzca a pura abstracción, no quiere plasmar una vivencia oniroide, lo que quiere es representar a los objetos que sí tienen existencia en el mundo material no en su aspecto accidental sino en su idea, transformando así el objeto real en objeto estético.

Pero hace algo más que rescatar -según su criterio- la esencia del mismo; lo pone además en relación con otras esencias a través de una diagramación que se asemeja a un rompecabezas, cada parte es indispensable para completar una unidad armónica.

Ese equilibrio en la construcción y esa interrelación de elementos reflejan un orden trascendente. Lo que Torres plasma en el lienzo, o en un muro, o en un pedazo de madera, es su visión acerca del mundo y de la posición del hombre en éste.Esto obviamente, implica que Torres utilice el arte para expresar algo más que una tendencia estilística, y creemos que esto es lo más importante a destacar. Tal vez podríamos clarificar esta noción si confrontamos con otras propuestas estéticas. Recurriremos en primera instancia al Impresionismo. ¿Qué es lo que se propone este grupo de artistas así denominados?

Se proponen pintar las cosas tal como las ven, renunciando a conceptos preconcebidos académicos que dictan normas de “como deben verse”.
Estudian los efectos de la luz natural, el manejo del color al aire libre, cómo percibimos las cosas en movimiento, intentando captar el instante fugaz. El resultado son obras que en comparación con las de los maestros tradicionales adolecen de un cierto inacabamiento, de falta de precisión, porque lo que intentaban plasmar eran sus sensaciones frente a lo que percibían. Como se desprende de esto, el proyecto impresionista era también el de crear una ilusión de realidad tal como la percibimos en un instante y no como creemos que “debe ser” según cánones académicos.

Los impresionistas no renuncian a la idea de verosimilitud, lo que varían son los métodos y el interés de estos artistas es puramente plástico. Podemos especular acerca de los condicionantes históricos y sociales que hacen que eclosione esta nueva perspectiva, pero lo importante a destacar es que su proyecto no trasciende el campo de la estética.

En el caso del Expresionismo, la búsqueda se orienta a la manifestación de sentimientos y a la plasmación de motivos generalmente rechazados por el prosaico criterio estético burgués, afecto a motivos más complacientes que no hieran su sensibilidad, podríamos decir que los expresionistas perseguían ser transgresores y cuestionadores de un determinado estado de cosas, y, desde luego, como arte vanguardista “rompe” con los academicismos.

Para el Cubismo, la obra debe representar la “visión mental” que el artista tiene acerca de alguna cosa. La idea que subyace en la propuesta cubista es la de construcción a partir de dicha imagen mental, es así, que un mismo objeto se percibe simultáneamente desde distintos ángulos.

En estos tres ejemplos es claro que el nudo alrededor del cual giran –a pesar de las diferencias en los resultados- es el mismo: cómo percibimos la realidad y cómo podemos plasmar eso que captamos, no parecerían existir fines extra- estéticos (a pesar de que para Merleau- Ponty “…la historia moderna de la pintura en su esfuerzo por desprenderse del ilusionismo y por adquirir sus propias dimensiones tiene una significación metafísica”) (10).
Justamente con Torres ocurre todo lo contrario y tal vez por eso sea que no pueda asimilársele al arte de vanguardia, al cual adhiere en determinado momento por razones puramente coyunturales (11).

El plan de Torres ha sido catalogado de utópico: dotar al país (en el más modesto de los casos, en su primera época apuntaba al continente) en tanto nación jóven y de aluvión, de un arte que se pretenda típico, autóctono; la creación de una tradición estética, para lo que apela al arte indígena americano y en general a todas las manifestaciones arcaicas. Pero este retorno a los orígenes no es caprichoso. Por un lado las corrientes de vanguardia revalorizan en general estas manifestaciones pero desde una perspectiva más bien formalista y reivindicatoria: la de considerar “artísticas” manifestaciones no occidentales.

Pero Torres ve en el arte indígena o primitivo la expresión de una cosmovisión, la manifestación natural de una actividad vinculada a fines mágicos y religiosos, reflejo de un conjunto de creencias colectivas.Según algunos autores, Torres apela al arte especialmente precolombino para sostener su propuesta a través de una argumentación sugestiva pero apresurada ya que más tarde al estudiar en profundidad la cultura incaica la considerará decadente (12).

Vemos en la teoría de Torres un sesgo platónico: su búsqueda de la esencia remite al eidos. Recordemos que para Platón la techné mimética representaba algo así como una degradación de segundo orden, ya que es una imitación de otra imitación (mundo sensible) y por tal razón nos aleja doblemente de la verdad. Por el contrario, valora el arte egipcio por su inmutabilidad, por la sujeción a la ley, a la norma, al cánon que se repite; como señala Gombrich en su “Historia del arte” (p.54):”…uno de los rasgos más estimables del arte egipcio es el de que todas las estatuas, pinturas y formas arquitectónicas se hallan en su lugar correspondiente como si obedecieran a una ley.”

La valoración del arte por parte de Platón está pautada por motivos extra-artísticos: fines éticos y políticos. Es decir que para Platón la techné mimética obstaculiza la contemplación del mundo de las ideas porque desvía la mirada del observador al mundo sensible o a la imitación de éste. Le atribuye un carácter tan seductor como engañoso, algo semejante al discurso de los sofistas.

Vale la pena destacar que Platón vivió durante el auge del arte imitativo al que se resiste obstinadamente, nos vemos tentados a asimilar la actitud de Torres a la de Platón, en el sentido de que son hombres que reniegan de su época, la condenan (recuérdese las críticas de Torres a la época moderna, es decir, industrial) y proponen un retorno a lo anterior.

También maneja Torres elementos pitagóricos, el número, la medida, es sabido que en sus composiciones utilizaba el compás para establecer la relación áurea (objeto que aparece representado en muchas de sus pinturas).

En “Estructura” (pág. 2 a 4) establece una compleja –o inentendible- red de correlaciones numéricas para dar cuenta de un orden y un sistema de correspondencias en donde no queda claro si se trata de una actividad lúdica, creativa, que se permite este artista reflexivo, o es el reflejo de una oscura lógica propia que pauta su pensamiento.

De todas formas lo que queda claro en las reflexiones de este pintor, ávido lector de filosofía griega, es que subyacentemente impera la noción de logos, como razón, ley, principio ordenador o más bien orden inmanente. Logos entendido también como revelación, medida (pitagorismo), como inteligencia (Heráclito, Parménides) (13)

Dice: “Razón: llave. Sin esa llave nada puede “saberse”. Las leyes que rigen el Universo son las mismas leyes que las de la razón. La razón es eterna.” (14)

Torres (si lo consideramos bajo este sesgo platonizante) procura plasmar la “esencia” del objeto, pero, ¿cómo llega a ésta?+ Parece ser que a través de la intuición: “evidencia no demostrable”, (Aclaración final en “La tradición del hombre abstracto”).

Nos vemos tentados a apelar a Panofsky quien en su libro “Idea” establece las distinciones pertinentes entre la Idea platónica y las posteriores lecturas e interpretaciones.

Para Plotino, concretamente, las representaciones interiores de un artista son autónomas de la realidad e idénticas a los principios en los que el mundo sensible tiene origen. Es en este sentido que para Plotino la obra de arte es un intento de acercarse a la Idea y no de alejarse de ella a diferencia de Platón; siguiendo esta dirección diríamos que entonces Torres está más afín con el neoplatonismo, el arte como un intento de acercarse a una verdad trascendente adquiere así sentido, porque si no podríamos preguntarnos legítimamente: ¿Para qué pinta Torres? Yaque su postura puede quedar clara a través de sus escritos y conferencias sin necesidad de recurrir a elementos plásticos.

Pues bien, el PINTA, considera que hay una FORMA CORRECTA de hacerlo e intenta imponer una escuela para propagar su doctrina. Y ello nos lleva necesariamente a la función que le asigna al arte.

Podemos ensayar varias respuestas que intenten responder la pregunta anteriormente planteada. La primera podría resumirse diciendo que el artista produce una obra con fines catárticos. En este sentido la descarga puede producirse a través de cualquier estilo; “descarga” el pintor abstracto, tanto como el surrealista o el fauvista.

La catarsis en sentido de purgación y de proyección al exterior de sentimientos, emociones y/o deseos se produciría de cualquier manera, independientemente del motivo proyectado.

Una segunda tentativa de respuesta (manejada por largo tiempo) sería que se busca plasmar la belleza o concitar en quien contemple la obra una experiencia estética placentera, sin necesariamente caer en el malentendido de confundir la hermosura de una obra con la belleza del asunto representado.

Una respuesta más podría ser la de cumplir con una función social, así como los artistas del Estado ideal platónico, o como el arte en los estados socialistas en donde el fin era exaltar al proletariado.

Pero para Torres la finalidad del arte es el de llegar a una unidad estética que concierne a un conjunto plástico armonioso más la expresión de una emoción. Si bien Torres hace hincapié en que el arte no debe ir más allá de sus límites, él, con su propuesta, los sobrepasa ampliamente; la actividad estética tiene una función social que es la de plasmar y trasmitir sentido de colectividad, apunta a un arte metafísico, celebratorio, monumental y ritual.
Parece ser una constante el manejarnos con categorías de “evolución”, “etapas” o “progreso”.

Torres plantea una serie de períodos por los que transita el arte, el primero correspondería al arte naturalista, la imitación (paleolítico) para pasar a un arte simbólico y esquemático (neolítico), una fase que denomina “animista subconsciente”, para pasar a una tercera etapa que es la definitivamente geométrica, abstracta y que sería el clímax de la expresión artística.

El filósofo contemporáneo Danto, que maneja un marco conceptual hegeliano (15), declara el “fin del arte”. Lo que hace a una obra de arte “obra de arte” es la teoría que la sustenta, ya medida que ésta se independiza más y más del objeto, termina por abandonarlo.

Transitando por una serie de etapas, el arte se va desligando cada vez más de los aspectos perceptivos para irse transformando en reflexión sobre sí mismo. La preocupación filosófica acerca de la verdadera naturaleza del arte que tanto preocupa a teóricos y artistas de la modernidad los llevaría a “…crear arte explícitamente para el propósito de saber filosóficamente que es el arte” (16), ¿No nos recuerda esto a la actitud de Torres?
En el pintor uruguayo hay además de una preocupación metafísica un imperativo ético, el arte debe ser “X” (abstracto, geométrico, etc) y no “Y” (imitativo, naturalista, etc).

En síntesis, la doctrina Constructivista de Joaquín Torres García propone la instauración de un arte que se pretende universal, y a la vez típico de nuestro país, ya que no poseemos unatradición estética propia, sino que desde afuera se nos imponen –y aceptamos- determinados modelos. Esta característica, la de carencia de identidad propia en sentido artístico, fue considerada por Torres como la más propicia para implantar su propio modelo, que más allá de su protagonismo persigue la implantación de un arte metafísico, de sentido cósmico que pretenderá ser monumental y anónimo.
Recurre a la geometría para plasmar un arte diagramático, ya que en la medida que escapamos del realismo apuntamos a la conceptualización, nos acercamos a la Idea. Al manejarse según ley y medida, impone un cánon, una forma rígida que se repite, y esto constituye la característica del arquetipo.
A pesar del sesgo platonizante de su postura la actitud frente al arte no es denigratoria como lo sería la platónica, sino que para Torres, más bien es encomiástica: arte no es duplicación sino conquista, la vía de acceso a un conocimiento más profundo.

El arte de Torres no es un arte demagógico ya que no persigue la persuasión realista, en este sentido, compartiendo o no su doctrina, debemos reconocer el hecho de que dedicó su vida a sus convicciones, al precio –como señala Fló- de dejar de ser un respetado artista nacional, para pasar a ser un hombre discutido, resistido y hasta denigrado.

Su macro-proyecto tal vez pueda parecernos utópico, sin embargo, es innegable su influencia en el ambiente artístico nacional, sus ilustres discípulos, fieles exponentes de su escuela, muestran al mundo su estilo, y la figura de Torres ha quedado definitivamente integrada al imaginario popular uruguayo.

[1] Joaquín Torres García,” Mística de la Pintura”, Montevideo, Taller T.G., s/d, pág.8.
2 Joaquín Torres García, “Estructura”, Montevideo, Alfar, 1935, “Advertencia”.
[3] Arthur Danto, “Después del fin del arte. El arte contemporáneo y el linde de la historia”, Barcelona, Paidós, 1993.
[4] Torres publica el “Primer Manifiesto del Constructivismo” en 1934.
[5] Ernst Gombrich, “Arte e ilusión”, Madrid, Alianza, 1990, pág.136.
[6] Cuando Torres reclama volver al arte clásico, se refiere más precisamente al retorno al arte pre-clásico.
[7] Joaquín Torres García, “La recuperación del objeto”, Montevideo, Clásicos Uruguayos, Tomo I, 1965.
[8] Joaquín Torres García, “La tradición del hombre abstracto”, Montevideo, Asociación de Arte Constructivo, s/d, pág.1.
[9] Joaquín Torres garcía, “Mística de la Pintura”, pág. 22.
[10] Maurice Merleau-Ponty, “El ojo y el espíritu”, Montevideo, Universidad de la República, 1975, pág.31.
[11] Juan Fló, “Torres García en (y desde) Montevideo”, Montevideo, Arca, 1991, pág. 14. Señala Fló que Torres debió alinearse en una de las corrientes de vanguardia, para subsistir en el ámbito parisino. Junto con Van Doesburg se pronuncia en contra y combate al surrealismo. Pero en realidad Torres se encuentra más próximo a esta tendencia-dado que comparte con ella el concepto supra-estético del arte-que al formalismo del grupo “Cercle et Carré”. Pocos artistaspretendieron expresar en el arte intereses más trascendentes. Entre estos últimos: Mondrian, Kandinsky y Klee.
[12] Juan Fló, íbidem, pág. 32.
[13] Mario Silva García, Curso de “Filosofía Teórica” en Facultad de Humanidades, Montevideo, 1982, pág.2.
[14] Joaquín Torres García, “Mística de la Pintura, Montevideo, Taller T.G., s/d.
[15] El arte para Hegel es una de las etapas por la que transita el espíritu en su desenvolvimiento. Distingue un período simbólico que corresponde al arte arcaico, en donde la desmesura da cuenta de la inadecuación entre forma y contenido (arte egipcio). Un segundo momento que correspondería al arte clásico, que es considerado por Hegel el momento privilegiado del arte, y en un tercer mto.-a partir del Romanticismo- el arte pasará a cumplir otras funciones, lo cual es considerado una degeneración.
[16] Arthur Danto, “Después del fin del arte…”, Barcelona, Paidós,1993, pág.53.

BIBLIOGRAFÍA ESPECÍFICA
– TORRES GARCÍA, Joaquín, “Estructura”, Montevideo, Alfar, 1935. – TORRES GARCÍA, Joaquín, “Lo aparente y lo concreto en el arte”, Montevideo, CEAL, 1969. – TORRES GARCÍA, Joaquín, “Mística de la pintura”, Montevideo, Taller T.G., s/d. – TORRES GARCÍA, Joaquín, “La tradición del hombre abstracto”, Montevideo, Asoc. Arte Constructivo, s/d. – TORRES GARCÍA, Joaquín, “Universalismo Constructivo”, Bs. As., Poseidón, 1944. – TORRES GARCÍA, Joaquín, “La recuperación del objeto”, Montevideo”, MIPPS, 1965. – TORRES GARCÍA, Joaquín, “Raison et Nature”, Montevideo, 1974. BIBLIOGRAFÍA GENERAL
– DANTO, Arthur, “Después del fin del arte”, Barcelona, Paidós, 1997. – FLÓ, Juan, “Torres García en (y desde) Montevideo”, Montevideo, Arca, 1991. – GOMBRICH, Ernst, “Arte e Ilusión”, Madrid, Alianza, 1990. – GOMBRICH, Ernst, “Historia del arte”, Madrid, Alianza, 1987. – MERLEAU-PONTY, Maurice, “El ojo y el espíritu”, versión mecanografiada de la Universidad de la República, 1975. – ORIBE, Emilio, “Estudio sobre ideas estéticas”, Montevideo, Universidad de la República, 1950. – PANOFSKY, Irving, “Idea”, Madrid, Cátedra, 1990. – PODESTÁ, José, “Joaquín Torres García”, Bs.As., Losada, 1946. – SILVA GARCÍA, Mario, “Curso de filosofía teórica 1982”, Facultad de Humanidades, versión mecanografiada.

LA VERDAD ES OPACA A propósito de la aparición de los cuerpos de los desaparecidos en un mundo que excluye (por Guillermo Uría)

Desde la oscura entraña de la tierra son extraídos los huesos, blancos y por ello opacos, de lo que en vida fuera un hombre comprometido con su tiempo. Tal vez no pudiese ser de otra manera: en un tiempo en que la edificación ideológica pasa por una presentación que, a imagen de la caverna, se pretende luminosa realidad, como opuesta a las sombras falaces que han de ser abandonadas.

Al igual que el proyecto platónico, el proyecto dominante es un proyecto de los poderosos, de quiénes se autonombran guardianes de los guardianes. Desde esta posición articulan su campo de luz, como una luz que enceguece, como la negación de toda determinación cierta. Resultado natural del proceso del iluminismo racional, y no su anomalía.

Quiere quién formula la alegoría, que el que habita en la caverna crea que su mundo era un mundo de sombras, de irrealidades. Tal cosa hubiese sido, si vivir el mundo de la caverna fuese sólo el vivir un mundo de la visión. Pero en la oscuridad, otros sentidos se habrían agudizado. Y en ningún caso se desconocería la propia realidad, como cuerpo, que no como sombra.Así el deslumbrante exterior, se constituiría en un mundo en el que la visión se vería imposibilitada, pero no por ello el tacto o los otros sentidos. Tampoco habría, pues, en el afuera más realidad que en el adentro.
Esa vieja alegoría establece claramente la elección de la vista como determinante de lo real, y como hijos en la historia de su tradición, hemos estado sometidos al fantasma de la luz y de la sombra, antagónicos demonios, y como todo demonio, mera “mentira religiosa”. Pues la luz sólo cobra alguna significación a nuestro entendimiento cuando es reflejada por un cuerpo opaco.

Así que tal negación –la negación de la realidad de lo real– presentada como luminosa, surge desmentida por el hallazgo. Y el hallazgo marca diversos sentidos. Marca el sentido de la historia, indicando la necesaria recuperación del mismo. Marca el sentido del presente, indicando la actualización de su realidad. Marca el sentido del futuro, como compromiso práctico a ser asumido. Hablemos primero del sentido histórico.

En el Uruguay la instauración de la racionalidad tecnócrata se realiza en dos movimientos: la ley de Estado de Guerra Interno, -instauración del técnico de la violencia-, y la ley de Caducidad –instauración del expertécnico (*), negación del saber, y negación del otro.+ Es claro que entre otros propósitos, la Dictadura tenía el de establecer un cierto discurso de interpretación de la entonces “historia recientísima”. Tal sentido pasaba antes que nada por su justificación en una ley fundante, la Ley de Estado de Guerra interno.

Una ley es una expresión de la relación de fuerzas existente en un momento dado en una sociedad dada. Pero la finalidad por la que tenemos normas, la finalidad por la que las mismas son marcadas, no es la sanción al infractor, ni el solo reconocimiento de las fuerzas que son. Se trata en realidad de una acción performativa que apunta a la construcción de la conducta del buen ciudadano y a la perpetuación del estado de cosas.
Además el poder militar utilizó las cárceles, la tortura y la persecución performativamente. La sociedad laica hacia necesario constituir materialmente un infierno, un espacio de temor, que ordenase negativamente la conducta. Sin embargo el rol que se asignaban a sí mismas no era el de demonio sino el de Dios Iracundo, juzgando desde el final de los tiempos, desde el fin de la historia.

El militar se presenta entonces como una figura ajena a lo político. Tanto los grupos políticos demonizados, como los viejos políticos, son presentados como enemigos de una racionalidad de la luz, del orden y el progreso. Es el viejo mito de la existencia de una razón más allá de la historia o de los hombres que la construyen, una razón que es previa, y que el militar como técnico en violencia y guardián de los valores viene a restaurar.
Pero tal como señala el aristócrata ateniense, el mejor gobierno no es el de los militares, sino el del filósofo, o para su caso, del expertécnico en su impostura.

Al producirse la apertura democrática pasa a cobrar espacio protagónico la figura del expertécnico –éste ya estaba presente, ahora cambia su posición. Porque lo que se reestablece no es la vieja democracia uruguaya, sino otra, en la que el viejo clientelismo es sustituído por la presencia de dispositivos de un saber técnico prescindente. A partir de ahí el militar pasa a ocupar una posición de demonio, lugar que él ya había asignado a un otro.

La sindicación del militar como demonio, lo subordina al Dios Justiciero. El político, transustanciado en expertécnico, es quién pasa a ocupar el centro del firmamento, y es él quién con su gracia ofrece el perdón a quiénes son presentados como los únicos contendientes. Se consuma la sustitución de la historia por un mito.A partir de ahí el expertécnico, puede blandir la amenaza del demonio militar. Cómo cuando un joven de mal aspecto sube al ómnibus para pedir dinero, y dice que lo hace para no robar, lo que lleva de suyo la admonición, dame tu dinero o te lo voy a robar.

Es interesante ver como algunas de las características con que es entrevisto el demonio militar se aproximan a cómo es visto el excluído social: son feos, morochos, violentos, pueden romper la calma de tu vida privándote de tus bienes y de tu salud. Y el poder expertécnico es un Dios que Juzga –es el poder ejecutivo quién dice si se aplicará la Ley de Caducidad–, pero a la vez es un Dios incapaz de mantener todo el tiempo a raya a sus demonios.
Los dos demonios nombrados, los militares y los por ellos llamados subversivos, son demonios del Dios en el poder. Son un dispositivo mítico falsamente triádico, ya que el demonio subversivo, es un demonio ausente. Su hueco oculta que la verdadera lucha contra la dictadura se libró desde otras expresiones de la izquierda política.

Entonces logra el interés de ese Dios en el poder su victoria imponiendo la Ley de Caducidad. Ley que queda así hermanada con la Ley de Estado de Guerra Interno. Una es la ley que instituye al experto en violencia, la otra es la que instituye al expertécnico. Ambas cierran el círculo, y establecen la necesidad de la exclusión, concebida como el dispositivo ineludible en que reposa el orden social.

La ley, dispositivo fundante de la autoridad de la que emana, es justificada y presentada como necesaria, esto es, como voluntad. Autoridad y norma, se relacionan siempre en una relación dialéctica. La autoridad es quién pronuncia la norma, y la norma es la que fundamenta la autoridad. Pero ahora además, lo que hace es constituirse en autoridad que excluye la realidad sobre la que actúa, fundando el poder sobre la negación. La norma funda así un poder excluyente, y desde el mismo se pronuncia quién estará dentro y fuera del círculo de los salvos.

El expertécnico sustituye al político. Los temas ideológicos serán dejados de lado, los temas sociales deberán resolverse mediante la participación de organismos asépticos.

La norma de máxima autoridad ya no se pretende que sea la que dimana del poder efectivo/represivo/económico, para ser la autoridad impersonada en el conocimiento técnico. El poder de un saber que se presenta como ausente del campo político, genera un campo político que no se asume. El lobo no se disfraza de oveja, se hace invisible.

La total visibilidad social invisibiliza los agentes de poder, re-invisibiliza la normatividad como respuesta a la visibilización de la que había sido objeto en la discusión del dispositivo legal que la sustenta.

En un mismo discurso sobre el poder se embandera el gobierno, las ONGs y las bandas anarco-punks. Lo político como anatema. El conocimiento es presentado como prescindente de lo político. Todas las culpas se cargan sobre el espacio de lo político. Lo político no es presentado como un demonio, sino como la condición de lo demoníaco.

La negación de lo político, como espacio de resolución del poder en lo social y como realización de la experiencia individual, lleva consigo la ceguera ante la historia, como campo de experiencia de la sociedad y realizadora del presente. La historia es sustituida por el mito, y a veces simplemente por el olvido de sí. Por la instauración de la eternidad.

La eternidad es la negación de la historia, el sueño la negación de la vigilia. La cultura dominante en el Uruguay excluido pasa entre otras cosas por negar la historia –discurso expertécnico postpolítico– y por negar la realidad que esta ante sí, a favor del ensueño estadístico, una luz tan brillante que ciega.Los hallazgos de restos humanos de comunistas asesinados por la Dictadura se constituyen en el elemento material a partir del cuál se restituye la historia. Pero para llegar a ello, debemos comprender cómo se llega hasta ahí.

En 1999 cuando Jorge Batlle gana las elecciones promueve la creación de una comisión que tratará expertécnicamente el tema de los crímenes en la Dictadura. ¿Por qué lo hace?

Por un lado no podemos dejar de considerar que desde 1998 el modelo impuesto en lo económico hacía agua. Las crisis internacionales, y las regionales auguraban un futuro incierto, incluso sin necesidad de catástrofes sanitarias. Si bien la entidad de la misma no era aún clara, era claro que se produciría.
Por otro lado, los partidos tradicionales eran conscientes de la constante pérdida de apoyo electoral. Jorge Batlle intentaba hacerse de una de las banderas tradicionales de la izquierda, que resolvería de acuerdo a sus intereses y a las modalidades que le eran posibles, reafirmando de paso el valor del expertécnico.

Por último en tanto las condiciones de exclusión social se hacían más duras, constituía una buena estrategia eliminar viejos problemas para tratar luego de nuclear a la sociedad integrada en oposición a la sociedad excluida. Si se aclaraba la verdad, esto consagraría la verdad de la norma que justificaba finalmente la exclusión. Consagraría la perpetuidad de un mundo establecido bajo una sola voz, un mundo en que la política ha sido demonizada. Un mundo en que el ejecutor de la violencia inaugura la exclusión para instaurar a los excluidos como nuevo campo del horror, que nos sujetan por el miedo. La cárcel cede su lugar al asentamiento, la tortura a la rapiña.

Sin embargo la crisis debilita al círculo, y genera, aún más, una crisis en la confiabilidad del expertécnico. Conlleva la crisis en la creencia en la inevitabilidad de la exclusión, y marca la necesidad de revisar el rumbo económico, como primer acto.

Sin embargo, los mitos de la edad de oro uruguaya se hallan más que nunca vigentes, y apuntan por tanto no hacia una comprensión histórica y materialista. ¡Ni siquiera hacia una visión utopista! La cultura dominante se vuelve en una retrotopía.

Retrotopía es un neologismo que se me ocurre oportuno, para expresar a la finalidad entrevista a partir del mito de una edad de oro uruguaya. Recuérdese que U – topía significaba “no lugar”. La Retro – topía, significaría el lugar de lo que estaba atrás, implicando así un lugar que no podemos ver, pero que es constituyente de nosotros. Por otro lado, en tanto Retro también indica lo anterior, señala el lugar del tiempo pasado, de lo que fue y no es. De lo que es imposible. Así, lo que no podemos ver y nos hace, es imposible de presentarse en el futuro, a pesar de que depositemos la esperanza en ello.

La retrotopía se halla instalada en la raíz mítica que la expertecnia no puede tocar. El técnico en tanto que otro para los más, halla espacios que le son vedados, residuos de la tradición de la sociedad que ha intentado sustituir. Una sociedad desmovilizada por el dispositivo excluyente, no puede sino pensarse a sí misma míticamente, alejándose entonces de la posibilidad de realización, e impidiendo la comprensión de lo real.

Esta retrotopía reclama la necesidad de cumplir acciones políticas que atienden las necesidades de la gente; pero también de revisar, de atender al pasado. A diferencia del círculo eterno, transhistórico, de la expertecnia, la retrotopía necesita pensar el pasado. Pero en la medida que apunta a un pasado constituido en un discurso idealista, entra a su vez en crisis al tropezarse con la realidad de las huellas materiales del pasado histórico.Así llegamos hasta lo que llamo el sentido del presente.

La retrotopía y la expertecnia se ven diversamente amenazadas por la realidad histórica que representan los hallazgos de restos humanos.
La primera ve cuestionada su caracterización de proyección al futuro de una historia mítica, en el desafío de la reconstrucción de un pasado real, que permita proyectar un futuro según un proyecto materialista.

La segunda ve cuestionada su razón de ser, ya que lo que revelan los hallazgos son dos cosas. Primero el fracaso de la Comisión para la Paz, y por ende del proyecto especialista, en la tarea de enunciación de la verdad.

Segundo pone de manifiesto que la obra de otros especialistas, de aquellos que en nombre del orden y el progreso, de la eliminación de la corrupción y del peligro exterior, cometieron tales crímenes.

La razón expertécnica queda ella misma pues en entredicho, y es posible repensar su pertinencia en las diversas áreas de la vida social.

No es ajeno, sin embargo, a la fuerza política en el poder, la impostación que ejercen retrotópicos y expertécnicos en su seno; ubicados en posturas que no deciden avanzar en el sentido de una profundización de las dimensiones de la historia. Ello no podría ser de otro modo, ya que tales articulaciones del pensamiento y la práctica son consustanciales a la ideología dominante en el Uruguay presente, enquistada también en algunos elementos del gobierno.

Tal impostura sólo puede ser quebrada entonces a través de la restauración del discurso histórico.

Los huesos en su opacidad, se constituyen en verdad. Son la referencia de una arqueología que desnuda las discontinuidades, en las que construimos la continuidad de nuestra experiencia.

La anulación de la Ley de Caducidad, implica la deslegitimización de la otra, -de la del Estado de Guerra Interno- y consecuentemente, una reinscripción de la historia –historia como discurso ahora–, posibilitando la construcción de una historia como práctica contra hegemónica.
Y sólo con dicha anulación es posible la destrucción de la cultura mítica de la exclusión y sus ramificaciones prácticas, la expertecnia y la retrotopía.

Por una afortunada coincidencia de la lengua, en castellano anular, referido al anillo, y anular, hacer nulo, se escriben y pronuncian igual. Podemos por tanto utilizar la lengua para entender como la anulación de la norma, lo que rompe es un compromiso, señala el fin de una alianza, la ruptura del círculo.

Así que llego al sentido del futuro, entendido como aquello que no es real, y que sin embargo un esfuerzo colectivo hará real, ya sea como tragedia o como comedia.

El hallazgo opaco, la voz que viene de la oscuridad, nos interpela y manifiesta las impostaciones del presente, obligando al reconocimiento de la necesidad –como voluntad– de la anulación de la Ley de Caducidad.

(*)Nota: Expertecnia es un término introducido por Ricardo Viscardi en su libro “Guerra en su Nombre”. La explica como “alejarse del saber pasando por el conocimiento”especialmente en el caso de las actuales sociedades “del conocimiento”. Agregaría que en tanto tecnia viene de tejné, lleva a su vez que este “viaje” se realice como un movimiento en que el “cuerpo del conocimiento” es sustituido por un “cuerpo de reglas”. Yo utilizo abundantemente “expertécnico” como aquél que actúa según tan poco loable marco.

Nota del Redactor: Este artículo de Guillermo Uría mantiene su total vigencia frente a la votación que se realizará en Uruguay en pocas semanas más con motivo de la Anulación de la Ley de Caducidad.

EL INTELECTUAL (por Pedro Subirats Camaraza)

Me propongo reflexionar sobre el intelectual. Tal vez algún postmoderno descalifique, no sin razones, hablar de este concepto. Lo admito si aceptamos la deconstrucción de las nociones de «sujeto» e «identidad», en las que se funda tal vocablo. Sin embargo, todavía es útil usar la voz «intelectual» para referirnos a la identidad de unos sujetos que, históricamente, sehan apropiado de esa condición. Por motivos puramente psicológicos de sentirse intelectual, o económicos de trabajar como intelectual, o sociológicos de formar parte de una casta diferenciada, el concepto hace sentido a la mayoría en esta Conferencia.

La reflexión abarca diversos asuntos. Comentaré sobre los orígenes históricos del intelectual, su uso del lenguaje, la vinculación con la verdad y autoridad, su propensión a la estupidez, el mercado del conocimiento y algunos postulados epistémicos que son cuestionables. No tengo la menor idea de cómo se puede concluir con este tema, y tal vez no se pueda, así que luego abrimos la sesión para los comentarios y miniponencias de ustedes.
El término «intelectual» provoca diversas reacciones desde la arrogancia hasta el desprecio, pasando por diversos grados de cinismo o indiferencia. Ocasionalmente el intelectual siente pudor y trata, en vano, de disimular el agrado que resuena en su interior cuando le llaman intelectual, en tono admirativo y respetuoso. Contribuye mucho la asociación del término con gente sabia, inteligente, profunda o de vasta cultura.

Las primeras noticias históricas del intelectual provienen de la época carolingia cuando era representado por los clérigos, aquellos sujetos que sabían leer y escribir, al contrario de los laicos, que eran analfabetos e indoctos, como se decía. Sólo la pertenencia a una orden religiosa institucional de monjes, de clérigos, o desde el siglo XIII, de frailes, daba acceso a las actividades intelectuales. Pertenecer a una escuela implica subordinar la enseñanza, el estudio y la prédica a revelar verdades, e imponerlas a otros, que es la función propia y esencial de la Iglesia. Por eso es la escuela –lo mismo la schola monástica de los siglos IX-XI, que la catedralicia del siglo XII, o la universitaria del siglo XIII– la que fija las tareas, las bases y los modos de actividad del intelectual.+ Desde sus raíces, el tronco del intelectual crece por la autoridad (auctoritas) que lo limita y por la tradición (traditio) que lo configura. Tanto una como la otra constituyen un conjunto de conocimientos y de certezas que, por su fuerza coactiva, se imponen desde afuera y desde lo alto, imponiendo una reverencia y sumisión absoluta. No sólo en función de las Sagradas Escrituras, sino en todos los decretos conciliares, los cánones, las normas antiguas, los textos de los Doctores de la Iglesia y los Padres; sucesivamente se añaden los filósofos profanos, colocados formalmente en un grado inferior, pero progresivamente dominantes, como ocurre con Aristóteles, desde el siglo XII y su comentarista Avicena. La tarea de los intelectuales consistía en leer los autores y comentarlos según esquemas lógico-formales predeterminados. La subordinación del intelectual a cánones de verdad y su función de transmitirla so pena de desacato celestial, aún pervive en las modernas aulas educativas, desde el 1er grado hasta la universidad.

Durante los siglos XV-XVI, surge la secularización de la cultura y la aparición de unas relaciones sociales y productivas diferentes en la base material de la economía. Es la primera decandencia de las universidades al aparecer estudiosos laicos, independientes de la jerarquía eclesiástica, que se reúnen en academias pensando y produciendo cultura al margen de las instituciones tradicionales. En este período del renacentismo y humanismo naciente, la figura y función del intelectual, como sujeto público, empieza a emerger de un nuevo estado de situación europea donde la sociedad burguesa se va constituyendo en hegemónica. La revalorización de la razón (que teóricamente se afirmó en la última fase de la filosofía escolástica medieval) se concreta en la revolución científica del Renacimiento, por la experimentación y el método, en un proceso que va desde Galileo, a Bacon y que se prolonga hasta Descartes. El intelectual aparece ligado a la construcción de una cultura cuyos símbolos ideológicos son la ciencia, progreso y razón, los tres bastiones del naciente positivismo y de la cosmovisión burguesa que cada vez dominaba más las fuentes productoras, en economía y cultura.
Con la obra de Julien Benda, La Trahison des clercs, publicada en 1928, se inicia una discusión formal y explícita, entre los propios intelectuales europeos, sobre su función e identidad. Benda es el trasfondo teórico a lo que Weber, Mannheim y Wright Mills pensaron sobre la intelectualidad como fenómeno sociológico. Este ensayo es una polémica muyinteresante, en el sentido de que articula sus argumentos con los presupuestos de una metafísica platónica y una ética universalista que unía a todos los seres humanos en lazos valorativos comunes. Según Benda, los «clérigos» traicionaron ese presupuesto. Muchos pensaban que hasta el siglo 19 existían dos clases genéricas de seres humanos, los clérigos y los seglares, es decir, los segundos manejaban los asuntos de la vida social, pública o del Estado, aplicando la ciencia y el pensamiento en esos menesteres; y los primeros, tomaban distancia de fines inmediatos y prácticos, para ocuparse en regiones de la vida humana, vagamente caracterizadas por lo abstracto, lo contemplativo, lo inmaterial, incluso lo que es desinteresado. La traición de los clérigos a fines del siglo 19 consistía en involucrarse directamente en la vida política, asumiendo que la actividad intelectual era particularmente significativa en su relación con la política, el nacionalismo y fines de defensa racial.

Benda pensaba que la separación de ambos estamentos era requisito para la sobrevivencia de civilización europea; por tanto, los clérigos no debían inmiscuirse en la vida pública. Curiosamente, en la década siguiente, la segunda guerra mundial y el holocausto dieron un toque ominoso a las profecías del ensayista francés.

El ensayo de Benda fue revivido en 1990 y 1991 en los simposios celebrados en Munich, Viena y Oxford, convocados por Montefiore y Maclean para discutir la responsabilidad del intelectual con motivo de la unificación europea, ante el resurgimiento del neoliberalismo y la posibilidad de un nuevo discurso de la izquierda socialista. Pero estos debates asumen que el intelectual es una figura no sólo de gran respeto social por sus credenciales de pensamiento, sino que tiene un impacto en la marcha de la historia. Desde luego, tal noción es disputada, a veces ridiculizada, y no precisamente por gente de poco juicio intelectual. Entre las enciclopedias y diccionarios filosóficos que se han escrito, de los más entretenidos, por su originalidad y lucidez, son Diderot, Voltaire y Sabater. Este trío iconoclasta coincide en reirse del intelectual. Denis le dedica apenas tres columnas, diciendo que al intelectual se le concede la razón como al cristiano la gracia. La razón es esa inquietud que lo mantiene en movimiento: el intelectual sería similar a un reloj que se diera cuerda a sí mismo. Al igual que los demás seres humanos, también él anda a tientas, sólo que al avanzar en su camino es alumbrado siempre, cual antorcha, por la razón. Savater incluye el vocablo «intelectual» bajo la voz «estupidez», parafraseando a Carlo Cipolla, el historiador italiano, siempre provocativo con la frescura de su pensamiento. La estupidez humana es una antesala conceptual conveniente para entender al intelectual. Hablemos algo de ella a partir de las reflexiones de Cipolla, Pánniker y Ciorán, quienes han pensado hondamente sobre el estúpido, tal vez por haberlo sufrido, excesivamente, en la vida académica.

Cipolla dice que la gente más peligrosa para la felicidad humana son los estúpidos. Y nos previene de no confundir los estúpidos con los tontos, los que tienen pocas luces intelectuales. Los tontos pueden también ser estúpidos, pero su tontería y escasa brillantez les quita la mayor parte del peligro. En cambio, lo verdaderamente alarmante es que un Premio Nóbel, un destacado ingeniero, un prestigioso físico, o un filósofo, pueden ser estúpidos hasta el tuétano a pesar de su competencia profesional. La estupidez es una categoría moral, no una calificación intelectual: se refiere, por tanto, a las condiciones de la vida humana.

En la filosofía moral aristotélica aprendimos, de jovencitos (y no se nos ha olvidado), que toda acción humana tiene por objetivo conseguir algo ventajoso para el agente que la realiza. Podemos establecer cuatro categorías morales: primero están los buenos o sabios, cuyas acciones logran ventajas para sí mismo y para los demás; después vienen los incautos, que pretenden lograr ventajas para sí mismos, pero en realidad lo que hacen es proporcionárselas a los otros; y por último están los estúpidos, que pretendan ser buenos o malos, lo único que consiguen a fin de cuentas es perjuicios tanto para ellos como para los demás. La opinión del historiador italiano es que hay muchos más estúpidos que buenos, malos o incautos. Y que son más peligrosos. Primero, porque no consiguen nada bueno ni siquiera para sí mismos, y luego por aquello que dijo el sutil Anatole France: el estúpido es peor que el malo, porque el malodescansa de vez en cuando, pero el estúpido jamás. Aún peor, porque lo característico del estúpido es la pasión de intervenir, de reparar, de corregir, de enseñar, de ayudar a quien no pide ayuda, de curar a quien disfruta con lo que el estúpido considera enfermedad, etc. Cuanto menos logra arreglar su vida, más empeño pone en enmendar la de los demás, como acontece, particularmente, con los clérigos, pastores y maestros. En una ocasión, Lenín dijo que el comunismo eran los soviets más la electricidad. Aquí podríamos establecer que la estupidez es la condición de imbécil sumada a la pasión por la actividad.

Si la estupidez es mala en todos los estamentos humanos, entre los intelectuales alcanza una gravedad especial. Al final comentaré sobre su curación.+ Pocos oficios reciben mayor ingratitud de sus propios practicantes que el oficio del intelectual. Esta especie humana sufre de una crónica insatisfacción. Se duele y se resiente del estado del mundo, de la educación, de las universidades, del conocimiento mismo, del malestar en la cultura, de la política, del sexo, de la ética civil, o de cualquier acción humana capaz de ser pensada o ejecutada.

La queja es su oficio peculiar. Y cuando alaba o aplaude, es inmediatamente reprendido por sus congéneres por no haberse dolido del objeto alabado. Esta condición de queja comporta los peligros de un estado permanente de doliente padecimiento.

No es tan fácil encontrar profesiones que tengan una propensión casi innata a poner en tela de juicio su propia legitimidad, su derecho a la vida. Cierto que se puede preguntar ¿para qué electricistas, o dentistas, o choferes, o militares, o abogados y banqueros…?, sólo que semejantes dudas no se plantean entre los banqueros, ni los generales, ni los juristas, mientras que la pregunta a propósito de los intelectuales figura entre las ocupaciones favoritas de los intelectuales mismos.

Y bien, ¿quiénes son los intelectuales? ¿Individuos aislados o integrantes de una capa social? Si se trata de esto último ¿puede hablarse de ellos homogéneamente? ¿Hay diferencias en cuanto al origen y la función ideológica que representan? ¿No es indudable que figuras enfrentadas con el poder -Sócrates, Galileo- han sido emparejadas con otras más apologistas – Hobbes, el último Hegel, Heiddegger-? ¿Es intelectual toda persona que vive de un intelecto cualificado, o existe una distinción entre técnicos o representantes de profesiones intelectuales, y aquellos que podrían ser «intelectuales-intelectuales»? ¿Hay alguna cualidad de la mente, o del intelecto, que cuando alguien la posee y la exhibe, se le puede asignar este vocablo? ¿Marca esa distinción la relevancia o no relevancia del intelectual en relación con el orden establecido, sea favor o en contra? Si así fuese, ¿hubiese dejado Einstein, por ejemplo, de ser intelectual si no hubiera interrogado públicamente por el futuro de la humanidad, la energía atómica, la paz, la ética, el socialismo y el misticismo, y se hubiese dedicado «simplemente» a revolucionar la física sin salir de los linderos de su laboratorio y academia? ¿Son sinónimos de intelectual los términos «científico, pensador, investigador, escritor, teórico, artista o ensayista? En definitiva ¿quiénes son, qué hace y para qué sirven?

Nadie discute que desde los tiempos de las sociedades primitivas viene existiendo un determinado grupo de personas especializadas en crear, producir, recopilar y administrar cierto tipo de objetos simbólico-culturales. La función de estas personas ha sido imprescindible para la estabilidad y el cambio de la sociedad. Tal es la primera clave que caracteriza un tipo de función especializada que se asocia al intelectual, es decir, el carácter mediador o productor de un símbolo. ¿Qué media o produce un intelectual? ¿Será acaso la palabra, como sugiere Wittgenstein, dando el giro lingüístico al pensar abstracto? A primera vista, tal parece ser el caso. Sin embargo, la palabra es sólo uno de los tantos instrumentos de mediación humana. ¿Será el caso que los intelectuales son productores del instrumento mediador, como plantea Kolakowski? Sigamos esta línea de razonamiento a ver a dónde nos conduce.

En las primeras fases de la división del trabajo los mediadores eran necesarios o útiles: llevaban mercancías de un lugar a otro y se les pagaba por ello. Eran comerciantes en sentidofísico de trasladar mercancías. No producían nada, pero resultaban indispensables a fin de repartir espacialmente lo producido. Con el desarrollo de la economía mercantilista y una mayor división del trabajo, los comerciantes podían quedarse en el mismo lugar para organizar su negocio a base de papel y lápiz. La riqueza deja de requerir formas físicas visibles y el dinero se separa progresivamente de sus formas materiales. Primero con el ganado, luego con el oro, después con papel moneda y ahora con impulsos eléctricos.

En la actualidad, la forma física de mi riqueza en capital es representada a través de una computadora en el banco (a propósito, no olviden que muchos hablan del conocimiento como fuente de capital o nueva riqueza de las naciones). Podemos comprar y vender impulsos eléctricos y con ellos especular, quebrar o enriquecernos, en una transacción invisible, abstracta, casi mágica.

En términos del mercado, hace siglos existen personas que no son intermediarios en el sentido antiguo, sino que tienen por objeto de su comercio la sustancia misma de la mediación, es decir, el dinero, concebido casi de modo metafísico. Banqueros, prestamistas, usureros, corredores de bolsa, prefiguran un fenómeno similar a lo que acontece con los intelectuales.

De modo similar al dinero, ocurre lo mismo con la palabra, es decir, el medio humano en virtud del cual intercambiamos mercancías espirituales y las transferimos («espiritual» no en sentido sacro-religioso, sino como un objeto de alto valor simbólico-cultural intangible). Históricamente, al lado de individuos cuyo encargo era confiar a la palabra informaciones, enseñanzas, órdenes, tradiciones, etc. -sacerdotes, maestros, profetas, heraldos, escribas- surge un estrato social para el cual la palabra representaba la materia misma de su labor, tal como el dinero para los banqueros. Poco a poco, la palabra se independiza, deja de ser un mero medio de intercambio y empieza a manejarse como un valor. La sustancia invisible de la palabra, el signficado, se consolidó como una esfera del ser independiente, capaz de ser referida funcionalmente a la transferencia de verdades, mentiras, sentimientos y deseos.

El poder se independiza antes que el dinero y la palabra, porque tenía que generarse previamente a partir de las funciones militares y organizacionales del estado moderno. Es la gran tríada instrumental de la comunicación y de la organización social. La moderna sociedad burguesa se alzó sobre esas tres columnas autonomizadas: poder, dinero y palabra. En cada uno de esos terrenos sigue avanzando ese proceso de autogeneración y automultiplicación, y los tres niveles que se encargan de elaborar esas sustancias invisibles -o sea, los expertos en dinero, los dentadores del poder y los constructores verbales, que son los intelectuales-. Gracias a ellos, el dinero engendra más dinero, el poder engendra más poder, y la palabra engendra más palabras.
La palabra es la seña e identidad del intelectual. Desde que Adán puso nombre a las cosas y acciones, aquello que era realidad perceptible sin palabras, no pudo seguir siendo la misma. La palabra no sólo funciona como sustituto de la cosa que nombra, es decir, en sustitución de lo real, sino que cogenera la propia realidad. La cosa misma (el objeto, la acción, el evento, el ente, el ser) es percibida necesariamente por mediación de la palabra. Las cosas son dentro de la red omniabarcadora del lenguaje. Es imposible, sin razonar en círculo, decir propiamente qué va primero para el conocimiento, si la palabra o la cosa, dado que la cosa ya se manifiesta perceptualmente en el sentido que le da la palabra. Nuestra mente no sólo refleja el mundo, sino que lo construye y proyecta.

Esta cualidad creativa del lenguaje, paradójicamente, ha sido la bendición y la maldición del intelectual. El lenguaje es productivo, no se limita a abarcar la realidad o el mundo, sino que anticipa lo posible, contempla lo irreal y aún lo imposible. En la gramática del lenguaje disponemos de formas interrogativas, de futuro, de modos hipotéticos, y en consecuencia, quien usa el lenguaje, con las fascinación persuasiva del intelectual, tiende a ponerlo todo en cuestión, el pasado, el presente y a sí mismo. La peculiaridad del lenguaje reside en que no sólo se ha independizado de su sujeto, como magistralmente captó Kubrik en2001 Space Odissey con HAL, sino que es autorreflexivo. El dinero se hizo autónomo, pero no se pone en tela de juicio. La palabra sí. Ya lo dijo el mismísimo Dios, o su amanuense, en el capítulo doce del Eclesiastés: «Faciendi plures libros nullos est finis», no hay término en la generación de libros.

El intelectual, el amo de las palabras, el domesticador del lenguaje, el manipulador de la palabra, puede generar mundos posibles o desbaratar mundos ya habitados, en virtud del potencial creador o destructor del lenguaje. Dicho de otro modo: el potencial creador -o demitificador- de la palabra reside en su capacidad de alterar la percepción del mundo, de poner en duda lo conocido, de tomar distancias de la realidad social que la genera. Las ventajas del hacerse distante ante el mundo, para pensarlo y asumirlo, se pierden cuando ese distanciamiento rompe el cordón umbilical, el hilo dorado que nos conecta con las gentes y las cosas. Es un peligro que asecha al intelectual, quien dispone de pocas defensas. Su materia prima, los elementos de su trabajo intelectual, son el pensamiento, el lenguaje y la realidad. No se puede trabajar con esos elementos sin pagar algún precio: es el costo de rendir cuentas, de su responsabilidad ante el mundo y ante los saberes que cultiva. En castellano: su responsabilidad política y epistemológica.

Las funciones del intelectual han tenido claros objetivos pedagógicos. El intelectual moderno se afirmó como un educador social a través, principalmente, de una comprensión exhaustiva y global de la realidad y del principio de la crítica como método hermenéutico y epistemológico. Desde su función orientadora, ha querido fundar el quehacer intelectual en el principio de autonomía moral ante el mundo, para convertirse, sin entender la contradicción, en vigilante de los fundamentos éticos de la acción social. La crisis del intelectual contemporáneo se anuda en la convergencia de dos problemas: primero, el carácter hiper-racionalista del discurso intelectual, y luego, la irrelevancia de este discurso en el nuevo mercado del conocimiento.

El intelectual tiende a manejar la palabra -o los saberes- con la intención de dotarla de una cosmovisión, muchas veces narcisista, que quiere imponer a los demás. Además de la molestia que causa su vanidad arrogante, el problema es más agudo: se trata de hiperracionalidad, una enfermedad ideológica del pensamiento, que privilegia el razonar abstracto sobre la experiencia vivida, que desconecta la teoría de la práctica, que subraya la comunicación verbal por encima de la interracción concreta y que valora la mente «pura» sobre la existencia material.

De ahí el sentimiento contradictorio que padecen los intelectuales en su discurso político y social. Es el desdén hacia la gente sencilla y el menosprecio hacia el pueblo en su cultura popular o de masas (curioso que se emplee la frase «gente humilde», usando la voz virtuosa más importante de la condición intelectual, esta vez en sentido minusvalorizado). Paradójicamente, este desdén se acompaña de su afán de solidarizarse con los pobres y oprimidos, muchas veces en una identificación puramente cerebral. Por ejemplo, el desprecio por la gente sencilla era muy notable en la Escuela de Frankfort, donde se husmeaba ese horror mezclado con envidia ante la cultura norteamericana de clase media, personas que demostraron colosalmente sus logros técnicos y la organización de instituciones democráticas, sin tener la menor idea de quién era Kant, sin jamás haber leído una página de Hegel, sin poder reconocer una melodía de Bach, y para remate de todo ello, sin ningún interés de otorgar a los intelectuales una condición honorífica sobrehumana -más bien, teniéndolos por gente ordinaria, refugiados en la academia, parásitos de la economía-.

El hiper-racionalismo es un forma de narcisismo mental bajo la cual el intelectual se venera a sí mismo mientras ve en el mundo ve en el mundo externo el reflejo de sus propios dictados de «razón». En este sentido, una de las tareas más difíciles del intelectual es cómo domesticar su exagerada autoestima, imponiéndose y autoregulándose con humildad y autocrítica. Viene a cuento el eco de Spinoza que exigía al ateo vivir como un santo.En su incapacidad para conectarse con la vida y anclar su pensamiento en el flujo dinámico de la realidad, que siempre se escapa a las construcciones abstractas, el intelectual se torna resentido y rebelde. Se recluye en la curiosa idea de que su reino no es de este mundo, de que, como intelectuales, forman una iglesia intramundana, una «enclesía», una congregación de clérigos seglares que celebraría en soledad compartida el sacramento del pensar fino y elegante, desprovisto de la espuria mundana.

El siglo XIX parece haber acabado ese sueño del intelectual no sólo de interpretar el mundo, sino de transformarlo. Fue un hombre de acción, enemigo declarado de los idéologues, quien transformó el mapa de Europa: Napoleón. Ya en el siglo XX los procesos de producción y distribución de la sociedad industrial comienzan a desarrollar su propia legitimidad: ahora lo que se precisa son ingenieros que mantengan las máquinas y burócratas para administrar las personas; ya no hay sitio para una elite de intelectuales improductivos que creen poder conducir la sociedad en nombre de principios.
Fue Karl Marx quien tuvo la ocurrencia de pensar que con el capitalismo todo devenía en mercancía. No sólo aquellos bienes producidos para el mercado, sino también todos los demás. Era Don Carlos uno de esos hombres exagerados que asolaron el siglo XIX con ideas huracanadas. Lo que anunció hace más de cien años es ya hecho consumado. Finalmente, todo devino en mercancía y aquella exageración resulta ser un tópico común.
¿Qué se ha tornado en mercancía? Precisamente lo que pretendía ser el sello distintivo de los intelectuales: la producción simbólica de la cultura. Ya nada es como antes bajo la nueva deidad del Mercado. La moderna iconografía dibuja el conocimiento como un bien o utilidad mercadeable. En todo congreso y simposio que conozco, los organizadores empiezan el acto inaugural con sus mantras favoritos: «human capital, knowledge industry, education the new wealth of nations». La proclamación baconiana de que conocer es poder y el eslogan publicitario de que ambos -conocimiento y poder- generan capital, y de que ese capital radica en una especie de soberanía educativa del pueblo, verifica la pesadilla de los intelectuales más lúcidos: se escapó de sus manos el poder, el conocimiento y el capital que, históricamente, nunca acumularon. Baste constatar la proletarización salarial del profesor Marx universitario y su marginación decisional ante la burocracia administrativa para interrogar qué pasó con sus saberes, dónde esos saberes desplazaron los poderes y por qué no generaron el preciado capital.

¡Aaahh, el mercado! La confrontación de la oferta y la demanda, de vendedores y compradores que se intercambian cualquier servicio o bien capaz de ofrecerse y comprarse… El supermercado de la cultura donde los intelectuales llevan su mercancía de saberes… ¿Qué ha pasado? Una nueva institución resultante de cuatro factores: a) la complejidad creciente del conocimiento, b) la enorme diversificación de necesidades e intereses sociales, c)los mecanismos modernos de producción económica y d) la tecnología de información, han alterado radicalmente las bases del trabajo intelectual.
Durante mucho tiempo, la historia del arte y de la literatura, el conocimiento científico, la tradición filosófica y los saberes humanísticos se habían identificado en repertorios de contenidos que deberíamos conocer (aprender de memoria y recitación) para ser cultos. Ese capítulo histórico está cerrado. Ahora la antropología y el folclor, así como los populismos y democracias políticas, al reivindicar el saber incorporado a prácticas populares, constituyeron el nuevo universo de lo cultural. No podemos subestimar el impacto que han tenido las ideologías modernizadoras (desde el liberalismo del siglo pasado, las variantes de socialismo, los ensayos del desarrollismo latinoamericano y tercermundista y el neocapitalismo con sus vértices globales) en acentuar una sociedad plural, heterogénea y altamente diversificada, en el sentido que más interesa al intelectual, a saber: el consumo de saberes.Nunca como hoy han existido más cantidad y variedad de formas y opciones para el disfrute, entretenimiento, gustos, usos y apropiaciones de haberes culturales. Las formas actuales de organización de mercado hacen que nada consumible nos sea ajeno. Circular por la realidad social en los marcos estructurales de la cultura de Occidente significa ingresar en los circuitos del mercado y, por tanto, del consumo en masa. El fenómeno que más ha consolidado la fuerza del mercado, en cuanto a industria cultural, es sin duda la aparición y expansión de los medios masivos de comunicación.
Con el acceso al capitalismo, vinculado a la complejidad de la competencia, instrumentado por los medios masivos de comunicación y asentado en la cultura popular de masas, Occidente ingresa en la etapa de mayor racionalidad productiva que conoce la historia. Hay que comprender esta verdad histórica en toda su dimensión: la incorporación de nuevos avances científicos y técnicos se aplica tanto a la producción de mercancías, como a las formas de organización y producción de la demanda. Producir demanda supone redefinir profundamente las prácticas de comunicación. La comunicación se convierte, a su vez, en mercancía. Y esta mercancía modifica el entramado general de la cultura.

Transitar, pues, por la lógica de las diferentes formas de mercado cultural implica una nueva pedagogía del conocimiento de la realidad. Y esto es válido para los intelectuales en tanto en cuanto intentan ser reproductores o generadores de la realidad. El intelectual tiene que olvidar algunas bases de su trabajo epistémico para aprender nuevamente a leer la realidad.

La gramática epistémica más aparentemente ingenua y universalmente practicada por los educadores e intelectuales, es aquella que supone al conocimiento como un objeto del entendimiento que se objetiva, se cosifica, ensambla o empaqueta, para ser transferido a los demás. El problema es que el conocimiento, en su producción y comunicación, no es asunto tan simple de empaquetar, ni siquiera en currículos universitarios, donde mayor reverencia se ha hecho a esta concepción epistémica.

En el contexto contemporáneo de producción y difusión de conocimientos perdió vigencia esta idea de un saber corporizado en la mente del intelectual, empaquetado en instituciones y currículos y más o menos a espaldas de las necesidades de su entorno. Los conomientos, como Jano bifronte, tienen dos rostros: su cara más vista es la del conocimiento como representación, idea o bien simbólico; la otra cara, comúnmente oculta, es la del conocimiento como disposiciones, destrezas, competencias o habilidades (no haré distinción entre estos vocablos, aunque tienen significados y matices diferentes) que permiten a su poseedor una práctica específica con un actuar informado e inteligente.

Desde el punto de vista de una economía y sociedad de mercado, la dificultad con el conocimiento-representación es que, ante todo, busca obtener reconocimiento de los demás productores al interior de las respectivas comunidades disciplinarias. Ciertamente esto es muy importante para la investigación, innovación y avance de los saberes, bajo la condición de que, en algún modo, sean históricamente contextualizados a las necesidades y situaciones del medio en que se gestan tales conocimientos.

En cambio, el conocimiento-competencia es practicado o aplicado, y su utilización se halla determinada por una estructura de oportunidades que está siempre más próxima al polo de la acción -y de las decisiones- que al polo de la producción. Este conocimiento es más compatible con la moderna sociedad autoregulada, que valora las práticas locales y tiene confianza en procesos de decisión que nacen de contextos interactivos donde participan diversos agentes dotados de información parcial y conocimientos contextualizados.

En un mundo tan complejo y diversificado, donde es prácticamente imposible el manejo conceptual de la enorme cantidad de variables y factores que inciden en los conocimientos – salvo que sean microespecializados o simulados en computadora- se favorece un modelo deconocer que sea generado en contextos relativamente autónomos de interacción. Consecuentemente, este modelo de operación intelectual valora las capacidades de autoaprendizaje de los agentes y organizaciones, y trabaja con el supuesto de soluciones parciales e incompletas, de ensayo-error, de comprensión provisional y tentativa del mundo, abierta al cambio y transformación. Por lo mismo, la sociedad adopta una actitud escéptica ante las pretensiones de ingeniería político-social del modelo iluminist intelectual.

Pongamos de ejemplo la investigación social -economía, política pública, sociología urbana, educación, psicología social, administración pública, estudios ambientales, etc.Miradas las cosas desde un punto de vista microsociológico, la relación entre investigación social y toma de decisiones, postulada por un modelo iluminista de ingeniería social, describe una trayectoria convergente. En algún punto de esa trayectoria se espera que los conocimientos producidos por el intelectual-investigador lleguen a fundar decisiones, o al menos, a iluminarlas, informarlas o respaldarlas.

Según nuestra experiencia, las expectativas generadas por esa visión sobrepasan con mucho su efectividad empíricamente constatada. Sólo ocasionalmente ciertas investigaciones parecen tener incidencia directa sobre decisiones. Para que ocurra una aplicación directa de saberes a decisiones se requiere un conjunto extraordinario y concatenado de circunstancias que difícilmente concurren en la práctica. No existe una correlación directa ni lineal en los vértices del sistema triangular del conocimiento, esto es, en el modo de producción de conocimientos, en su difusión o comunicación, o en el polo de recepción y utilización. De nuevo, estamos confrontados a una sociedad que diversifica aceleradamente los conocimientos y los instrumenta or una variedad de agentes que difícilmente se acomodan a la descripción y estilo de trabajo tradicional del intelectual-investigador.
Ya se perfiló un nuevo tipo de intelectual que funciona bajo esquemas de síntesis e interpretación de saberes en función de realidades concretas. Robert Reich le llama intelectuales analítico-simbólicos que tienen la capacidad de identificar, solucionar o arbitrar problemas, y de producir o crear cultura, mediante la manipulación de símbolos, datos, palabras, representaciones orales o visuales, y con un firme anclaje en la experiencia y la pericia práctica. En este sentido, George Lucas es un intelectual que diseña Star Wars, igual que su maestro de UCLA Joseph Campbell, el otro intelectual que le enseñó 18 créditos en arte e historia de la mitología. Los intelectuales recluídos en sus dominios tradicionales de producción, aislados del mundo y con un sentido autónomo de su quehacer se encuentran, cada día más, en desventaja respecto a intelectuales analistas simbólicos en sus «think tanks», oficinas y organizaciones de consultoría privada, grupos de asesoría especializada, agencias de análisis de diverso tipo, ciertos organismos internacionales, y en general, redes de pensadores y practicantes cuyos miembros se conectan libremente, y horizontalmente, con la estructura de oportunidades que ofrece el mercado en expansión para los servicios de manipulación de conocimientos.+ En suma, parece haber llegado el momento en que el conocimiento deja de ser el dominio exclusivo de los intelectuales para convertirse en un medio común a través del cual las organizaciones se organizan, cambian y se adaptan. De aquí en adelante corresponde al intelectual ajustarse a esta nueva situación a riesgo de convertirse en un trabajador marginal e inconsecuente, para sí y para los demás.

* * * * *

Según prometido, finalizo con la estupidez. En su Diccionario filosófico escribe Voltaire: «la mayor desgracia del hombre de letras no es quizás ser objeto de la envidia de sus colegas, o víctima de los conturbenios, o despreciado por los poderosos de este mundo; lo peor es ser juzgado por tontos. Los tontos llegan a veces muy lejos, sobre todo cuando el fanatismo se une a la inepcia y la inepcia al espíritu de venganza». Este dictamen es importante porque proviene del intelectual antiestúpido por excelencia, quizás al hombre de letras a quien menos opiniones desastrosas pueden reprochársele.Pero de la estupidez ningún intelectual está descartado: la llevamos adentro como una enfermedad profesional, es para nosotros como la silicosis para el minero. A la pregunta de por qué los estúpidos se vuelven a menudo maliciosos, ha respondido Nietzsche, el sabio mejor dotado para estudiar el tema, con la siguiente sentencia: «A las objeciones del adversario frente a las cuáles se siente demasiado débil nuestra cabeza, responde nuestro corazón haciendo aparecer sospechosos los motivos de las objeciones». Por eso toda vigilancia es poca y cada cual debe hacerse chequeos periódicos a sí mismo para descubrir a tiempo la incubación de la estupidez. Los síntomas más frecuentes: espíritu de seriedad, sentirse poseído por una alta misión, miedo a la opinión ajena acompañado de un loco afán para gustar a todos, impaciencia ante la realidad (cuyas deficiencias son vistas como ofensas personales o parte de una conspiración contra nosotros), mayor respeto a títulos y credenciales académicas que a la sensatez o fuerza racional de las ideas, olvido de los límites (de la palabra, de la razón, de la acción, de la discusión) y tendencia erótica a seducir intelectualmente, etcétera.

Un buen test para detectar el estrago de la estupidez en nosotros es preguntarnos sinceramente si aún podemos contestar a quien nos inquiera qué hemos hecho frente a los terribles males del mundo, con la cuerda modestia de Albert Camus: «Para empezar, no agravarlos». Si esto nos parece poco, mal síntoma…

LA FILOSOFÍA Y LAS CIENCIAS EN EL SIGLO XXI Un nuevo contrato epistemológico (por Alicia Poderti)

Atravesamos una época en la que la industria y la técnica son las actividades humanas dominantes. Estas prácticas generan la aparición de un tipo de profesional “experto” que tiende a convertirse en el más útil para el sistema económico dominante. Así, el hiperespecialista, es el profesional que posee un gran dominio de un sector muy reducido del conocimiento (científico, técnico o artístico). Esta situación deriva en una atomización del conocimiento y una imposibilidad de los profesionales para comprender problemáticas distintas a las de su interés individual.

Una de las consecuencias negativas de la disgregación del saber es la conformación de lenguajes especializados. Por ello, en la primera mitad del presente siglo el llamado fisicalismo pretendió, bajo el liderazgo del famoso filósofo Carnap, dar unidad a la ciencia tratando de construir un lenguaje científico universal mediante la publicación de su Enciclopedia Internacional de la Ciencia Unificada, experiencia que resultó fallida.

Los antiguos sabios griegos y, más tarde los enciclopedistas de la Revolución Iluminista del siglo XVIII, consideraron a la Filosofía como “ciencia de las ciencias”. Luego, algunos movimientos buscaron la unificación del saber o lo que hubiera de común entre las ciencias. A comienzos de la Edad Moderna se pretendió lograr tal objetivo sosteniendo que las ciencias matemáticas debían ser el vínculo entre todas las disciplinas, basándose en un criterio de “cientificidad” regido exclusivamente por las leyes de las ciencias exactas. Destacados representantes de esta tendencia fueron personalidades como Galileo Galilei (1564-1648), Inmamuel Kant (1724-1824) y Augusto Comte (1798-1857).

Recientemente se ha pretendido encontrar el elemento unificador de las ciencias en el método, como Karl Popper. Sin embargo, la imposibilidad de comunicación entre científicos debería conducir a la búsqueda de estrategias para comprender mejor el mundo y lograr la unidad de la cultura –es decir, de la ciencia, la tecnología, el arte y la educación–, así como también su vinculación con otros sectores de la sociedad (la economía, la política, el medio ambiente, etc.) y a la aprehensión de estrategias válidas para lograr la formación de profesionales distintos: seres humanos capaces de combinar habilidades generales y metodológicas sobre una disciplina con el saber actualizado, de fronteras y con visión contextualizada del mundo, la sociedad y la ciencia. Estos seres deberán ser conscientes de laimposibilidad de resolver problemas sociales mediante visiones parciales o unidisciplinarias (Cfr. Morles, 1999).

Hacia un nuevo contrato epistemológico: la transdisciplinariedad A través del tiempo aparecieron metodologías, enfoques o filosofías que, con diferentes grados de generalidad, trataron de aportar nuevos instrumentos para comprender la realidad. Propuestas globales como el estructuralismo, el existencialismo, el pragmatismo, el neoliberalismo, la religiosidad (fundamentalista, oriental o revisionista) y el posmodernismo; o aportes de menor alcance como el análisis de sistemas, la multidisciplinariedad y la interdisciplinariedad, y más recientemente, el pensamiento complejo, el holismo y la transdisciplinariedad.

El enfoque de la transdisciplinariedad es producto de un proceso evolutivo que se inicia a principios del siglo XX y está dirigido a tratar de superar la visión focalizada o disciplinaria en el estudio de problemas humanos complejos. El proceso comienza con la consideración de que dichos asuntos no pueden resolverse adecuadamente con una visión focalizada o reduccionista de los mismos sino que requieren de otras perspectivas. Así aparece la “multidisciplinariedad” que propone que en la solución de cualquier problema social deben participar profesionales de distintas disciplinas. Posteriormente surge la protesta justa contra el “saber en píldoras” que produce el sistema educativo dominante (Palmade, 1979) y la comprensión de que con mayor frecuencia surgen problemas que no corresponden a disciplinas establecidas, y que se sitúan más bien en las fronteras de algunas de ellas. Aparece así el enfoque de la “interdisciplinariedad”, el cual ha tenido en las últimas décadas cierta influencia en los campos de la investigación científica y de la educación. El abordaje de la “transdisplinariedad”, se propone como “actitud que atraviesa y trasciende” las disciplinas; y el Holismo, como la “nueva visión y abordaje de lo real” (Weil, 1995).

La transdisciplina, como otros enfoques que trascienden las visiones funcionalistas y atomizadas de la realidad, enfatiza aspectos que pueden ayudar al logro de una visión integradora del hombre, la sociedad y la naturaleza. La transdisciplinariedad es valiosa por su énfasis en el rigor, la apertura y la tolerancia. “’Rigor’ en la argumentación, tomando en cuenta toda la información disponible como la mejor barrera contra toda posible distorsión. ‘Apertura’, que implica aceptación de lo desconocido, lo inesperado y lo impredecible. Y ‘tolerancia’ significa un reconocimiento al derecho a existir que tienen las ideas y verdades opuestas a las nuestras” (Declaración Transdisciplinaria, 1994).

Perspectiva

Como ha expresado Morles (1999), la especialización es un hecho contradictorio. Ella ha permitido al sector económico -sobre todo en las sociedades capitalistas- el logro de una mayor eficiencia y productividad (científica, técnica e industrial); y en el campo profesional es indudable que la delimitación cada vez más precisa de los campos de estudio, ha conducido a la creación lenguajes más específicos y al dominio de los contenidos y técnicas de sectores altamente complejos y especializados. Pero, lamentablemente, este proceso está gestando resultados no esperados, como la desproporcionada prioridad dada a las ciencias y tecnologías físicas sobre el estudio de los problemas sociales. Así, tanto en el campo de la educación como en el laboral y el de la ciencia, se pueden identificar dos movimientos opuestos bien definidos:

– la visión o tendencia economicista o reduccionista, de origen neoliberal y carácter materialista, según la cual, la única manera de lograr el progreso humano, de modernizar la sociedad, de aumentar la producción y la productividad, es formando trabajadores (manuales e intelectuales) que sean cada vez más especializados y competitivos;

-la visión humanista, que concibe a todo ser humano como ente polivalente, con capacidades múltiples y reconvertible. Los problemas complejos, particularmente losrelacionados con ciencia y tecnología, deben enfocarse desde perspectivas múltiples, esto es: inter, multi y transdisciplinariamente, pero también sistémica, holística y dialécticamente.

La Declaración aprobada en el Primer Congreso Mundial sobre esta materia, realizado en Portugal en 1994, presenta este enfoque como una actitud de mente abierta mediante la cual se atraviesan y trascienden las diferentes disciplinas, más precisamente como “una nueva visión de la naturaleza y la sociedad” (Cfr. Anexos).

Como expresa Víctor Morles, los problemas actuales no pueden resolverse mediante visiones parciales o unidisciplinarias. En un mundo cada vez más complejizado, se requieren profesionales “de perfil amplio” que dominen el conocimiento de fronteras. Esto equivale a poseer la capacidad de resolver problemas complejos y transdisciplinarios: comunicarse fluidamente con profesionales de otras áreas y niveles; dirigir y trabajar con equipos multidisciplinarios; aprender constantemente; cambiar de ocupación si es necesario; comprender nuevos lenguajes e involucrarse activamente en la resolución de los problemas de su sociedad.

La falta de comunicación entre profesionales de distintas ramas está guiando hacia la búsqueda de estrategias para comprender mejor el mundo y lograr la unidad de la cultura. Así, la ciencia, la tecnología, el arte y la educación se vinculan entre sí y también con otros sectores de la sociedad (la economía, la política, el medio ambiente, etc.), posibilitando la aprehensión de estrategias válidas para lograr la formación de profesionales distintos
Según Basarab Nicolescu, uno de los padres de la “transdisciplina”, ese proceso de babelización puede traer como consecuencia que los dirigentes se vuelvan cada vez más incompetentes. Un dirigente que no sea individualista y tenga intereses verdaderamente colectivos es aquel capaz de tener en cuenta todos los elementos del problema que examina. Así, los desafíos más importantes de nuestra época requieren capacidades amplias.

En la era del gran “bang” disciplinar y de la especialización exagerada es posible concebir una supercomputadora programada con los conocimientos de todas las disciplinas. Pero esa supercomputadora podría saber todo y no entender nada. Quien utilizara dicha máquina sólo tendría acceso instantáneo a resultados investigativos heterogéneos y no sería capaz de comprender sus significados ni los lazos de unión entre las diferentes disciplinas.

La necesidad indispensable de entrelazar las disciplinas se manifiesta en el surgimiento, hacia el final del siglo veinte, de la transdisciplinariedad.

Así, la transdisciplina se convierte en un novedoso enfoque metodológico de indudable utilidad para el estudio de problemas complejos de carácter social, científico, técnico y pedagógico.

LA RAZÓN RAZONABLE (VAZ FERREIRA) (por Agustín Courtoisie)

Los grandes sistemas filosóficos son como una pirámide al revés, sostenida por un vértice. Al procurar deducirlo todo a partir de unos pocos principios fundamentales, un pequeño hecho adverso permite echarlos por tierra. Las doctrinas de inclinación empirista, en cambio, reposan sobre una segura superficie. Y esta base puede permitirse muchas fallas antes de acarrear el derrumbe general.

Esa imagen de Bertrand Russell puede aplicarse a la obra de Carlos Vaz Ferreira, porque fue construida sobre una multitud de sólidas Ideas y observaciones (1905). Y por ello si algún tema o contenido ha perdido vigencia, son muchos más los que perduran o vuelven a cobrar inesperada actualidad.+ Como lo entendía Bacon, por otra parte, algunos filósofos sacan telas de sí mismos como las arañas, otros amontonan datos como las hormigas, pero el proceder correcto es intermedio y consiste en tomar el material del exterior y transformarlo como las abejas. Por eso permanece intacto también su equilibrio entre razón y experiencia, entre la penetración y los matices del análisis y la solícita atención por los datos de la realidad.

Los pasos sobre las huellas

Arturo Ardao señaló alguna vez el notable paralelismo vital e intelectual entre Bertrand Russell -el mismo que prestó la metáfora inicial de la pirámide- y Carlos Vaz Ferreira. Nacidos ambos en 1872, ambos producen sus obras de plenitud mental hacia 1910 y son atraídos por los mismos grandes problemas de las relaciones entre el pensamiento y el lenguaje. Más allá de las divergencias de mentalidad y formación, más allá de que Russell avanzó en el sentido de la lógica matemática y Vaz Ferreira en el de una psico-lógica, resultan idénticos en su espíritu analítico y en cuanto a la preocupación radical que obedecen. Resultan muy afines sus respectivas críticas al pragmatismo -las conferencias de Vaz son de 1908, la publicación de Russell de 1909-. También el hecho de que después de 1914 pasan a ocupar un primer plano en la bibliografía de uno y otro los temas sociales, políticos, educativos, éticos, y los de la problemática histórica de la época. Y lo que confiere al paralelismo todo su alcance, es su empirismo humanista – aunque cuesta muchísimo etiquetarlos- y la circunstancia clave de que ambos se juzgaran hijos espirituales de John Stuart Mill.

A estas extraordinarias similitudes anotadas por Ardao, cabe agregar un par de diferencias capitales. Russell sabe ser claro -engañosamente claro, igual que Vaz- aún en temas técnicos, pero también soberbio y desdeñoso. Sus libros están llenos de sonrisas voltaireanas. La obra de Vaz Ferreira, en cambio, sin resentir jamás la racionalidad, suele ser cálida y hasta conmovedora, especialmente a propósito de temas sociales y educativos.
Impregnaron ambos, por cierto, el ambiente y la época que les tocó en suerte, contribuyendo así a la formación de muchas conciencias, pero su radio de influencia fue harto desigual. Uno provenía de una nación imperial y el otro de un pequeño estado, cuyos orígenes habían sido vistos con buenos ojos por embajadores de aquélla. A esta altura podría sospecharse que los dos filósofos no se encontraron nunca y jamás hicieron referencia uno del otro. Y que eso no tiene nada que ver con la calidad de la producción intelectual que los acerca -a menos que pueda ser bueno solo lo que el mundo conoce o lo que proviene del jet-set de la historia-.

Igual que una ciudadNo surge lo anterior, sin embargo, de torpes compensaciones nacionalistas: otros tienen a Beethoven, Shakespeare y Descartes, los uruguayos a Fabini y Quiroga, a Vaz Ferreira y la flor del ceibo. Porque existe una vasta obra, surgida del afán de explicar y de responder a problemas concretos -y que acaso por eso mismo perdura más allá de su circunstancia-, que se defiende sola y permanece a disposición para quien desee visitarla. Problema del mundo si el mundo no la conoce.

Para comprobarlo, el turista filosófico puede comenzar por las avenidas principales como Moral para intelectuales (1909), Lógica Viva (1910) o Fermentario (1938). Si el guía es confiable, seguramente advertirá que cualquier parecido con la filosofía del lenguaje común -o con ciertos desarrollos de la semiótica- no es mera coincidencia. Como lo ha podido mostrar Jorge Liberati en “Vaz Ferreira, filósofo del lenguaje”, en decenas de oportunidades Vaz se adelanta en el tiempo diez, veinte, treinta años. La diferencia reside en que, al caminar por sus páginas serenas, no importunan vendedores ofreciendo pedantes trivialidades, adornadas a veces con citas de Peirce o Eco.

Cada vez que un suelto en un diario, una simplista polémica radial o televisiva, un enredado libro de moda, o una confusa discusión cotidiana, hieran el entendimiento del testigo – a veces sin saber de qué modo-, se aconseja remontar algún capítulo de Lógica Viva. Esto restañará las heridas de la inteligencia vulnerada, dará nuevo aliento para encarar al prójimo discutidor, y hará sospechar que la lógica formal -el esprit de géométrie- ayuda poco en estos casos y mucho el esprit de finesse. Esta “ciudad”, que tiene de todo menos alma tutorial y mentalidad de sistema, no respeta planes rígidos y sigue suaves ondulaciones. Aparenta cierto desorden pero jamás es caprichosa.

Los platos fuertes metafísicos pueden encontrarse en una calle céntrica, desconocida para muchos taximetristas de la cultura (Emilio Oribe en “Poética y Plástica” decía que menos de seis personas habían entendido el libro): Los problemas de la libertad y los determinismos. El esfuerzo es desproporcionado con las nueces de las conclusiones, pero la originalidad -casi como siempre- de la propuesta, y los matices de las observaciones, justifican el árido trayecto. Recomendable solo para pasajeros con varios días de estadía.

Los interesados en epistemología encontrarán en Trascendentalizaciones matemáticas ilegítimas y falacias correlacionadas (1940) una pieza ejemplar, y deben animarse a traspasar sus umbrales a pesar del título. Pero existen zonas disfrutables para cualquiera que tenga la mente despejada, como las del breve fragmento que viene a continuación. El mismo fija toda una perspectiva epistemológica y condensa como ninguno las complejas relaciones entre ciencia y filosofía: En medio del ‘océano para el cual no tenemos ni barca ni velas’, la humanidad se ha establecido en la ciencia. La ciencia es un témpano flotante. Es sólido, dicen los hombres prácticos, dando con el pie; y en efecto, es sólido, y se afirma y se ensancha más cada día. Pero por todos sus lados se encuentra el agua; y si se ahonda bien en cualquier parte, se encuentra el agua; y se analiza cualquier trozo del témpano mismo, resulta hecho de la misma agua del océano para el cual no hay ni barca ni velas. La ciencia es metafísica solidificada. (Fermentario).

Otra callecitas son las conferencias de 1920 sobre Nietzsche -visto bajo el ángulo de sus geniales ocurrencias a-sistemáticas, y haciendo a un lado los ases del eterno retorno y el superhombre, con que la colorida baraja de su pensamiento ha sido empobrecida y vulgarizada-, y los “Cuentos Intelectuales”. De entre éstos, “Ultra” (1894) muestra hasta que punto los temas del psiquismo inconsciente estaban en el aire de la época. Estos y aquellas no se hayan especialmente vinculados, excepto que pueden ser adquiridos con la misma edición de “Inéditos” (tomo XX, 1963) y eso viene a ser como pagar dos viajes divertidos con el mismo boleto.Los baldíos de la educación y la política+ Hasta el más frívolo paseante se sentirá llamado a recogimiento cuando encuentre varios inmensos lugares donde se interrumpió la construcción, pese a la impecable arquitectura de los pliegos: el proyecto de Parques Escolares y las propuestas Sobre la propiedad de la tierra y Sobre los problemas sociales. Del primero, incluso Jesualdo, el temible acusador de “Vaz Ferreira, pedagogo burgués”, admitió las enormes implicancias progresistas, que trascenderían rápidamente lo educativo: las escuelas -y quizá más adelante los liceos- abandonarían para siempre su insalubre ámbito urbano para funcionar en el campo, los niños serían transportados en tranvías hacia los parques y aprender sería un paseo. Respirarían aire puro y no polvo de tiza, habría aleros para los días de lluvia, habría grandes mapas pero también herramientas, y el mundo del trabajo y el saber de las manos comenzaría a ser igual para todos -y tan respetable como el saber intelectual-, y estudiar ciencia sería más agradable porque la naturaleza estaría cerca. El país se dividió en dos bandos y el proyecto fracasó, pese a las ventajas de orden económico e intelectual profusamente demostradas.

En cuanto al ideario político-social de Vaz Ferreira, cabe advertir que es una regla fecunda interesarse por aquellos que izquierda y derecha han denigrado mucho tiempo. La distinción entre tierra de producción y tierra de habitación y el reconocimiento del derecho humano a ésta última sin pagar precio ni permiso, llevó a Vaz Ferreira al diseño de un plan muy concreto -y realizable- de reparto de tierras de habitación. El parlamento nacional tiene ya redactado, sin saberlo y desde hace décadas -puede presumirse en ello la participación de Eduardo Vaz Ferreira y Sara Vaz Ferreira de Echevarría-, el Proyecto de Ley de Tierra de Habitación. Acaso no sean muchos los ajustes que el proyecto requiere.

Resulta aleccionador, en estos tiempos de desamor, que el filósofo de la sensatez y la razón razonable, haya encontrado un buen argumento en favor de las utopías. Ese argumento consiste en atreverse a imaginarlas, basándose en que el propio orden actual socio-económico – que resultará inconcebible, decía Vaz, para los hombres del futuro-, parece una utopía. Está lleno de tanta injusticia y tanto dolor, que haber llegado hasta él es lo absurdo (Progresistas y retardatarios, en Moral para intelectuales). Claro que se oponen al camino de las utopías buenas y humanas, como lo afirma en Fermentario, aquellos que son liberales para todas las libertades ya adquiridas y formidables conservadores para las que aún hay que adquirir.

Un ideario para estos tiempos

El ideario de Vaz Ferreira -y conviene llamarlo así, antes que doctrina o cerrado pensamiento-, concebido pocas décadas después del 1900, posee además innegable actualidad. La misma historia que el ilustre montevideano miró tantas veces con desconfianza, hoy señala con una guiñada el formida- ble cambio de espíritu que trae este fin de siglo y tardíamente parece darle la razón. Con dolor sabemos ahora que había que buscar la justicia sin dejar de lado la libertad y no comparar ideales con realidades. Que debíamos llevar adelante todos los valores aunque fatalmente ellos entraran en conflicto. Que la democracia, como la racionalidad, no era todo pero era mucho.

Que no era malo enseñar a dudar y que ningún daño hubiera causado el escepticismo dulce, el escepticismo con esperanza, en vez de lo que provocaron las creencias rígidas de las almas tutoriales de uno u otro signo. Que hubiera sido mejor pensar por ideas a tener en cuenta que pensar por sistemas. Que la ciencia se ocupaba de cuestiones explicativas pero no admitían solución perfecta las normativas. Que podían estar muy cerca las personas de pensamiento o convicciones diversas si los planos mentales, la amplitud y la sutileza en la forma de sostenerlos, era similar.

Que la lógica estaba viva. Que sería algo raro estar muertos pero no más natural el seguir vivos y que no había que caer en falsa precisión al hablar de esas cosas. Que de todos modos podía desnudarse hasta la vaguedad de sus velos, mediante el estudio de las falacias verbo- ideológicas. Que se podía ser filósofo sin tener una visión omnicomprensiva. Que habíacuestiones de hecho pero si queríamos llegar a Dios, contruir una Torre de Babel y decir lo indecible, seríamos castigados por cuestiones de palabras. Que eso sucedería también a diario porque son turbias las relaciones entre el lenguaje y el pensamiento y porque cada palabra, sostenía Vaz junto con Nietzsche, es un prejuicio.

Que no se terminaría la historia cuando todo esto se supiera. Habría bastado con escuchar a los hombres de pensamiento -es decir, los de acción a largo plazo- para que hubiera comenzado de otro modo. Siempre hay tiempo.

GÉNERO Y EQUIDAD: EN BUSCA DEL EQUILIBRIO PERDIDO (por Nancy Chenlo)

Cuando el Derecho a través de la norma jurídica refiere a “el hombre”, suponemos que está hablando de un “hombre genérico” y como las normas se fundan sobre la base del supuesto de igualdad entre las personas (“todos somos iguales ante la ley”), generalmente olvidamos analizar a qué hombre realmente hace referencia.

Al dejar estos espacios en blanco, es que se da lugar al pre-juicio, a lo sobreentendido, y aparecen las injusticias encubiertas. Si se analiza de acuerdo al discurso jurídico, podemos ver que en realidad la norma históricamente ha sido pensada por hombres (y no genéricamente), y para hombres. Para defender los derechos de hombres, de raza blanca, propietarios, y heterosexuales. Con los cambios sociales que se han dado al respecto de la situación de la mujer, el derecho ha tenido que irse adecuando, aunque aún hoy persisten normas sumamente discriminatorias. Tras esta insistente idea de que somos todos iguales, se deja fuera algo vital, la diferencia. Seguramente este intento por homogeneizar tenga razones fundadas en necesidades que respondían a un momento histórico, donde lo fundamental era tratar de salvar las diferencias que habían sido excusa de sometimiento. Pero en la actualidad y desde hace ya un buen tiempo, lo realmente necesario es dar lugar a esas diferencias, porque aquella pretendida igualdad ya no responde a las necesidades actuales y en definitiva legitima inequidades, bajo el supuesto de que todos tenemos las mismas oportunidades y los mismos derechos, y que nuestros logros dependen enteramente de nuestra voluntad, hoy podemos ver que esto no es así. Indirectamente se invisibiliza la diferencia, se la deja por fuera, porque lo que no dice el Derecho, no está en el Derecho, por tanto lo diferente queda fuera del sistema y de la protección del mismo.+ A través de los valores que promulga, el Derecho nos dice cómo ser mujeres u hombres, determinando los parámetros de las expectativas que se tendrán de cada sexo. Nos dice que debemos formalizar las relaciones a través del matrimonio, en pro de formar una familia que es “la base de la sociedad”. Debemos buscar hijos dentro del matrimonio, y educarlos según como las normas nos indican, bajo el modelo de hombres y mujeres “de bien” que le serán productivos al poder. Así pensado, no queda mucho lugar para las opciones, es más, de preferencia, mejor no elegir diferente, porque podría peligrar nuestra inclusión en el sistema, podemos pasar a no ser, o lo que es peor, a no pertenecer.

Los seres humanos deben procrear, este es su cometido según el Derecho, porque además es lo que le sirve al sistema, multiplicarse a través de la creación de mayor cantidad de fuerza productiva. El poder no está al servicio de la familia sino la familia al servicio del poder, como institución reproductora del sistema.+ Aquí no hay cabida para una pareja “no productora” que decide no procrear, menos aún para la homosexual, que no es deseable para el sistema porque lo desestabiliza, pues cuestiona la funcionalidad de las personas según su propia lógica (la del sistema).
Esto es realmente preocupante y muestra la ficción de la autonomía y la libertad, e incluso de la igualdad. Tienes autonomía para elegir, pero sólo dentro de lo que el sistema te dice que puedes elegir. Somos iguales siempre y cuando no pienses diferente, porque entonces te será quitada la calidad de existencia como “sujeto de derecho”. O sirves al sistema o estas fuera de él.

La legitimación es, de las relaciones de poder; que han beneficiado: al hombre sobre la mujer, heterosexuales sobre homosexuales, e iguales sobre diferentes. Lo único que legitima el Derecho es lo que permita mantener el “status quo” y que tiene que ver con valores que marcan muy claramente quienes son “las minorías”, que surgen como consecuencia irremediable delejercicio del poder. Éstas, pasan a ser no deseables, pero necesarias para justificar y encubrir, en definitiva, el uso de la violencia por parte del Estado.

  • Red Filosófica del Uruguay

    Click aquí para visitar la RFU

    Pulse sobre la imagen para conocer la R.F.U.

  • ¡Síganos en Facebook!

    Pulse aquí para participar de los debates públicos de la Red Filosófica del Uruguay en Facebook.

  • Archivo

  • Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirse a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 149 seguidores

  • Estadísticas del blog de Ariel

    • 273.961 hits
  • Contacto

    Para comunicarse con nosotros usted puede hacer comentarios debajo de los artículos o escribir un correo electrónico al R.Responsable de Ariel. Muchas gracias.
  • Cómo publicar en Ariel

    Lea aquí las pautas de publicación de la revista.
  • Anuncios